Entre la copa y la revancha

Peñarol y Defensor Sporting comienzan a definir el martes el título; si ganan los aurinegros, serán campeones, si triunfan los violetas extenderán la incertidumbre de la definición

La hora más esperada por todos llegó y el martes de noche, en el partido “más importante del año”, como dijo Jorge “Polilla” Da Silva, técnico de Peñarol, a El Observador, los aurinegros buscarán dar una vuelta olímpica que se les niega desde hace tres años. La última vez que logró el Uruguayo fue en 2010.

Al haber culminado primero en la Tabla Anual, los aurinegros necesitan ganarle hoy a Defensor Sporting para dar la vuelta olímpica. En caso de que no lo consigan, continuará la definición por el título.

Diferente es la situación de Defensor Sporting, campeón del Clausura, para el que el partido de hoy es la semifinal del Uruguayo. Los violetas necesitan ganar hoy para luego, ante los aurinegros, afrontar la final por el título, que se resolverá a dos partidos.

El partido que comenzará a la hora 21 y se jugará a estadio lleno, tendrá un ganador que saldrá de los 90 minutos reglamentarios, del alargue de 30 minutos o de los penales.

En estas finales, Peñarol enfrentará a un Defensor Sporting que estuvo en cinco de las últimas seis finales del Campeonato Uruguayo. Solo faltó en la de 2009-2010, que Peñarol le ganó a Nacional. Pero, si bien los violetas no faltaron al último partido de la temporada, en las anteriores finales ganaron un título y perdieron tres.

De cara a esta primera final, la expectativa es mayúscula y tanto es así que ayer no solo se agotó en cuatro horas la Tribuna Ámsterdam en la que se instalan los seguidores de Peñarol, sino que se colocaron 34.000 boletos (para el partido de Uruguay-Francia en una semana se vendieron 12.000). Por esa razón, la AUF habilitó a que hoy en el Velódromo se expendieran entradas desde la hora 13.

Mientras el Polilla Da Silva no confirmó el equipo –más allá de que se sabe que Carlos Núñez, desgarrado, no podrá jugar–, todo indica que presentará una oncena similar a la del clásico, con Sebastián Píriz en la mitad de la cancha como volante tapón delante de la línea de cuatro, junto a Marcel Novick y Sebastián Cristóforo.

El resto del equipo no tendrá sorpresas, ya que en la defensa Darío Rodríguez jugará como titular pese a no estar 100% físicamente. El sábado fue sustituido en el segundo tiempo.

En tanto, el técnico violeta, Tabaré Silva, sabe que tiene una única oportunidad si quiere acceder a la finalísima del Uruguayo. Debido a ello el conductor de los violetas, se la juega colocando a un delantero más con Maximiliano Callorda de entrada en lugar del volante venezolano Emilio Rentería, quien no mostró un nivel acorde al que necesita el equipo en esta instancia decisiva. El sábado, en el empate violeta ante Cerro, Rentería jugó el primer tiempo sin gran suceso. Luego ingresó Diego Laxalt, el sustituto natural del venezolano, que ayer fue descartado debido a que acusó un fuerte estado gripal. El futbolista de la sub 20, que el jueves viaja a Europa para iniciar la gira previa del combinado que disputará el Mundial de Turquía, ni siquiera concentró.

El último apronte de los dos equipos de cara a la final de hoy, tuvo puntos en común: ambos fueron a puertas cerradas. Peñarol entrenó en el silencio de Los Aromos y durante unos 15 minutos practicaron penales, ante la eventualidad de que hoy sea neceasrio recurrir a ese tipo de definición. DDa Silva no quiere dejar nada librado al azar.

Los violetas entrenaron ayer de tarde en el Franzini, sin público, y el técnico confirmó el equipo que utilizará en el decisivo partido.

La final de esta noche pondrá frente a frente a dos equipos dirigidos por entrenadores surgidos del mismo club (Defensor Sporting), Da Silva y Tabaré Silva, y a dos planteles con características diferentes, uno más experiente que el otro (los violetas dependen del juvenil De Arrascaeta y los aurinegros de sus figuras). Pero para ambos, el partido de hoy ofrece una recompensa: copa o revancha.


Populares de la sección

Comentarios