Ensayo con gusto a poco

Inglaterra demostró ser un equipo Rooney dependiente, empató 2-2 con Ecuador

Luego de la despedida como local en Wembley, donde goleó a Perú por 3-0, Inglaterra tuvo ayer su última prueba para consolidarse como equipo a días del inicio del Mundial de Brasil 2014, empatando 2-2 contra Ecuador en Miami.

La principal conclusión que dejó el empate es la confirmación de que Inglaterra abrirá el torneo con un sistema de 4-2-3-1, con Wayne Rooney replegado a integrar esa línea de tres volantes creativos y con la misión de ser el héroe de un equipo joven.

El entrenador Roy Hodgson rotó el equipo para darle minutos a todos y alineó a Ben Foster, Luke Shaw, Phil Jones, Chris Smalling, James Milner; Frank Lampard, Jack Wilshere; Alex Oxlade-Chamberlain, Wayne Rooney, Ross Barkley; Rickie Lambert.

Desde el inicio del juego, el equipo británico tuvo dificultades para sacar limpia la pelota desde su defensa, ya que Lampard, el hombre indicado para esa función, sufrió la presión inteligente de Gruezo y Noboa, el doble cinco que dispuso el entrenador Reinaldo Rueda.

Los ecuatorianos apelaron a la movilidad constante, con las subidas de Ayoví por el andarivel derecho y las incursiones ofensivas de Montero por izquierda y Antonio Valencia por derecha.

En ocasiones, Ecuador llegó a maniatar a Inglaterra atacándolo con cuatro hombres, lo que encendió las alarmas en los dirigidos por Hodgson. Justamente una incursión hasta el fondo de Ayoví derivó en un centro justo para que Enner Valencia rompiera el cero.  

Sobre el final del primer tiempo, Milner logró soltarse para generar peligro ante la nula capacidad ofensiva de Smalling. De ese avance nació el empate en los pies de Rooney, luego de un error entre Guagua y Banguera.

El complemento tuvo tiempo para golazos y expulsiones. Las anotaciones corrieron por cuenta de Lambert, tras gran jugada de Berkley y de Arroyo para el 2-2.

En tiempos de lesiones a días del arranque, Raheem Sterling y Antonio Valencia vieron la roja por una dura entrada del hombre de Liverpool, que provocó la reacción del ecuatoriano.

Lo anecdótico del resultado no oculta que Hodgson tiene un plantel corto y que Inglaterra no es ningún cuco.


Populares de la sección

Comentarios