“Enfrentamos al rival, a los árbitros y al sistema”

El volante Nicolás Olivera vuelve a la actividad luego de sufrir dos fracturas en cuatro meses; dice regresar fortalecido por el respaldo de la gente y dispuesto a pelear por su sueño de jugar un campeonato más justo

Cómo tomó todo lo que le sucedió en la pasada temporada con las dos fracturas sufridas en cuatro meses que lo marginaron de la definición del Campeonato Uruguayo?

Inicio la pretemporada con lo mejor, con buenas intenciones, con buena vibra, sabiendo que todos los campeonatos son diferentes y convencido de hacer una buena pretemporada porque nos espera un inicio de torneo en el que debemos demostrarnos para qué estamos hechos.

¿Le quedó una espina con lo que pasó en la última temporada donde terminaron perdiendo el campeonato?

No tengo ninguna espina. Las cosas pasaron por alguna razón y en esta profesión estamos expuestos a muchas cosas. Me tocó a mí lo de tener que padecer las lesiones y nada más. De todos modos, me quedo con lo que hizo el equipo, con la campaña del Torneo Clausura y, al margen de que perdimos la final, supimos hacer un gran campeonato.

¿El pasado iba a ser su último año, usted tenía pensado retirarse?

Nunca había mencionado que era el último año. Quiero cerrar el ciclo en Defensor Sporting de la mejor forma y la mejor forma es salir campeón uruguayo. Aspiro a eso. Tengo claro que es complicado porque enfrentamos al sistema, al rival de turno, a los árbitros, pero es cuestión de seguir trabajando y en lo personal estar a pleno para lo que viene.

Cuando hace referencia a enfrentar al sistema, ¿qué quiere decir?

Una de las claves es que tenemos que jugar en todas las canchas, cosa que otros equipos no hacen. Siempre nos acomodan árbitros, y no queremos que nos favorezcan, sino que sean justos a la hora de arbitrar. Siempre nos ponen árbitros con los cuales sacan ventaja otros equipos. En las finales tenemos que correr el doble que el rival y luego pequeñas situaciones o momentos del partido donde el arbitraje va favoreciendo al equipo de turno, llámese Nacional o Peñarol. Y hay que luchar contra todo eso.

¿Todo eso que sucede y usted denuncia, lo cansa?

Claro, lo que queremos es que sea justo como en todos los deportes; entonces, si logramos tener un fútbol más justo, va a ser más vistoso.

¿Teniendo en cuenta que los grandes tienen la ventaja de jugar siempre en las mismas canchas, el Campeonato Uruguayo es de los más injustos de América ?

Puede ser. Lo que sí tengo claro es que si todo se basa alrededor de dos equipos, no es justo. Todos los futbolistas tienen los mismos sueños, los mismos problemas económicos, las mismas dificultades. Es un fútbol que tendría que dar más chance y el valor que se merecen muchos equipos, y no solo hablo de Defensor. Entonces no puede ser que, por cuestiones ajenas al fútbol, jugadores que no cobran y que hacen un esfuerzo grande, no lo vean reflejado en la cancha por circunstancias ajenas al fútbol.

¿Luego de un tiempo en el que pudo reflexionar sobre lo que le pasó qué conclusiones sacó sobre lo que le sucedió con sus lesiones?

Me tomé mi tiempo para pensar pero admito que no pensé más allá de lo normal. Son cosas de la vida y del juego. Nunca me lesioné estando en mi club. Lo máximo que me pasó fue en 1998, que me operé de los meniscos y nunca más nada. Y ahora, en cuatro meses, tuve dos fracturas importantes que te hacen pensar qué pasó. Entonces tenés dos caminos: o te quedás llorando o te levantás. Y yo tomé por el segundo camino, como una demostración de coraje, de valentía. Voy a seguir de la misma forma pero siendo más cuidadoso.

¿En qué aspectos?

La jugada de la segunda fractura fue una acción rápida, y por ansias de ir al frente de repente me pasó eso. Después de lo que me sucedió tengo que ser agradecido a todos los que me llamaron y se preocuparon. Y me quedo con que la gente, más allá de la cancha, me brindó su respaldo.

Hay jugadores que en determinado momento están más allá de las camisetas. Le pasó a Pacheco. ¿Usted vivió esa situación con las lesiones que padeció, sintió estar más allá de las camisetas?

Sí, la gente me reconoce más allá de la camiseta. Siempre manifesté que fui respetado por todos los equipos más allá de Defensor, que es mi casa y mi familia. Cuando me pasó lo de la clavícula vi a la gente muy movilizada en el aspecto de la emoción, de reconocer la parte humana y eso me puso feliz porque lo que uno transmite en la cancha es el reflejo de lo que sucede afuera y mi proceder siempre fue el más correcto. De pronto es porque en la calle soy respetuoso con la gente o por mi forma de proceder, de poner mi palabra por delante de los hechos. Venir a Defensor y no involucrar la parte económica antes que los sentimientos. Entonces soy un agradecido porque eso forma parte de la buena vibra que uno puede recibir. Toda esa energía te hace trabajar mejor para volver.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios