Encrucijada en Peñarol

Los hinchas cuestionan al golero Bologna por su actuación ante Fénix, que no lo respalda. Da Silva le da crédito, pero evalúa si lo mantiene en el arco; el argentino no entrenó este martes por temas personales

La situación es delicada por el pasado y comprometida por el presente. Por la inestabilidad que genera el arco de Peñarol y porque el argentino Enrique Bologna tuvo un mal debut en el Torneo Apertura frente a Fénix. Los hinchas cuestionan, hacen silencios y silban. Los hechos lo condenan (fue responsable directo de dos de los cuatro goles que su equipo recibió el domingo). Por esa razón, el entrenador de Peñarol, Jorge “Polilla” Da Silva se encuentra ante la primera encrucijada de la temporada y analiza si lo mantiene para el partido que los aurinegros jugarán el domingo ante River Plate, por la segunda fecha, o si toma la opción de Leandro Gelpi, el guardameta que terminó la temporada 2011-2012.

“No podemos juzgar a nadie ni evaluarlo por un partido. Todos los jugadores tienen sus días buenos y sus días malos”, explicó primero Da Silva, cuando fue consultado por El Observador acerca de hasta cuándo se sostiene a un futbolista con rendimientos como el del argentino. Inmediatamente agregó: “La del domingo fue una situación general mala y la del golero se ve más agravada, especialmente por la expectativa que había. Cualquier error que tenga un golero de Peñarol será visto de una manera diferente, además: él es extranjero, llegó después de un tiempo en el que se hablaron muchas cosas y la gente lo estaba esperando. Él es el gran perjudicado y está peor que todos”. Subrayó, pero luego aclaró: “En la medida que demuestre tener personalidad y rebeldía para salir, lógicamente que lo voy a seguir esperando. Si no hay respuesta y le cuesta salir de un mal momento, hay otros compañeros esperando y le tocará a otro”.

El arco de Peñarol está otra vez en los titulares de los diarios, y no por las destacadas actuaciones de los goleros. Para colmo de males, el golero argentino, de 30 años, ayer no concurrió a entrenar debido a que su hijo tuvo problemas de salud que le impidieron participar del movimiento matutino, el único que realizaron los aurinegros. El entrenador de goleros, Hugo Quevedo, solo trabajó con Leandro Gelpi, Danilo Lerda y Gastón Guruciaga.

El técnico dijo el domingo –después de la derrota 4-3 ante Fénix, en la que Bologna tuvo responsabilidad directa en los dos primeros goles que recibió su equipo– que lo iba a esperar, que respaldaba su gestión y que confiaba en la capacidad del golero. También lo repitió ayer en Los Aromos. “Mis palabras fueron de apoyo, que sigo confiando en él y que el grupo también. El único responsable aquí soy yo y lo voy a seguir respaldando hasta que vea que no está para jugar, pero por el momento no podemos juzgar a nadie por 90 minutos de fútbol y más por cómo se dio el partido”.

De todas formas, según pudo saber El Observador, Da Silva evaluará la forma en que el jugador se recupera en la semana, después del golpe del domingo.

La primera intención del técnico es que ataje ante River Plate, pero Da Silva no descarta utilizar a Gelpi si no ve bien a Bologna.

Consultado Da Silva ante la presión que plantea la tribuna y hasta cuánto puede resistir él ese embate, respondió: “Esto perjudica a todo el equipo, el que está adentro de la cancha lo siente. Cuando estaba Carini me pedían a gritos que lo sacara. Cuando atajó Gelpi todo el mundo decía que no estaba maduro para ser el golero de Peñarol. Y ahora, si venía el mejor golero del mundo, lo iban a estar esperando y ante cualquier error le iban a llover las críticas. Tenemos que estar tranquilos, saber lo que puede dar. Lo conozco bien, porque lo vi y sé lo que puede dar. Esperemos que tenga la valentía y fuerza para sobreponerse al golpe duro”.

El plantel de Peñarol vuelve a entrenar hoy a la hora 10 en Los Aromos. Bologna retornará después del domingo fatal y los ojos estarán puesto sobre él. Da Silva está en la encrucijada. Le quiere dar toda la confianza para que siga custodiando el arco de Peñarol, pero dependerá de cómo reaccione en la semana para saber si el domingo ataja ante River Plate.

Da Silva quiere confiar en él. “Que se recupere, que demuestre ser un hombre fuerte y que a partir del domingo pueda demostrar lo que es capaz de hacer”, disparó al final el DT.

Los arqueros
Gastón Guruciaga
17 años
Es el golero de Quinta división de Peñarol, que entrena con el plantel principal. Es el cuarto arquero que tiene a su disposición Jorge “Polilla” Da Silva

Leandro Gelpi
21 años
Fue el golero que terminó jugando con Da Silva en la temporada 2011-2012. Luego fue convocado a la selección olímpica y fue suplente de Campaña. Es la primera opción que tiene Da Silva si no juega Bologna.

Danilo Lerda
25 años
El golero argentino, que jugó en Fénix, llegó a principios de este año a Peñarol, cuando el equipo era dirigido por Gregorio Pérez. En la pretemporada, cuando no estaba Gelpi y Carini no era utilizado, fue la primera opción de Da Silva.

"Con Bologna hablé después del partido. Estaba mal, porque era su debut. Pero es un hombre grande, inteligente y sabe que no fue el partido que esperaba. Y la gente se lo hizo saber. En estos momentos hay que apoyarlo. Estoy convencido de que es un gran golero; ojalá pueda demostrarlo en Peñarol y pueda ganarse el cariño de la gente”
Jorge Da Silva
Entrenador de Peñarol


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios