Encomendados a la salud de Suárez

Uruguay vive la misma situación del Mundial: perdió en el debut y apura la vuelta del delantero
Qué increíble... parece que el tiempo volviera a atrás para poner a Uruguay en una situación conocida. La selección uruguaya se encuentra ante una encrucijada conocida porque la vivió hace dos años en el Mundial de Brasil 2014. Perdió en su debut (1-3 ante Costa Rica) y debió apurar el regreso de su principal figura, Luis Alberto Suárez.

Claro que hay matices y diferencias. Ayer los rivales eran nada más ni nada menos que Inglaterra e Italia, dos potencias mundiales. Hoy la historia pasa por ganarle a Venezuela y Jamaica.

Pero la realidad es que el equipo celeste cayó 1-3 en su primer partido en la Copa América y todas las miradas de los uruguayos apuntan al salteño de Barcelona que se recupera de una lesión.

Las dudas invaden. ¿Está pronto? ¿Llega para jugar ante Venezuela el jueves? ¿En qué condiciones futbolísticas se encuentra? Las interrogantes de hoy son las mismas de ayer cuando Tabárez lo tiró a la cancha y se convirtió en el salvador de la celeste nada más ni nada menos que contra Inglaterra.

Por estas horas Suárez se recupera de un desgarro. Habitualmente el tiempo de recuperación de una lesión muscular es de 20 días. Pero el equipo lo necesita. Y con Luis parece no haber imposibles. Su fortaleza física, su enorme deseo de querer estar siempre, acelera los procesos de recuperación.

Por estas horas donde Uruguay quedó sin margen de error la presencia del hombre más desequilibrante del equipo se hace una necesidad. Es que, al margen de que Cavani fue un león y rindió en la medida de lo esperado, quedó claro que le faltó compañía. Uruguay fue un equipo sin peso ofensivo en el primer tiempo.

La simple presencia de Luis en la zona caliente de la cancha genera una preocupación extra en sus rivales. El 9 de Barcelona es incómodo para los defensas. Es que va siempre y el que se duerma pierde porque no perdona.

De más está decir todo lo que gana Uruguay con un hombre como Suárez.

El tema es saber en qué condiciones se encuentra porque, por más que en esta etapa de recuperación ya ingresó en campo, una cosa es entrenar y otra distinta es ser sometido a la exigencia de un partido.

Poco y nada se filtra en el entorno del cuerpo técnico con relación al tema, pero todos los caminos conducen al retorno del salteño de Barcelona.

En esta historia, al margen de las sugerencias de la sanidad, influirá mucho el deseo del jugador por poder dar la cara en un momento complicado. A decir de Tabárez, cuando estaba en Barcelona, Suárez llamaba todos los días para ver cuándo lo dejaban entrar a la cancha.

Los entrenamientos de los próximos días serán determinantes para saber si está en condiciones de jugar. Por lo pronto ayer entrenó con los jugadores que no formaron parte del partido con México e ilusiona a los uruguayos se encomiendan a su pistolero.