"En vez de ahorrar para vacaciones, lo hacía para competir"

Con mucho amor al deporte y una gran inversión de su bolsillo, Pablo Aprahamian abrió la puerta olímpica

Es contador público, llegó a jugar al básquetbol en Luxemburgo mientras trabajaba en un banco, recorrió Armenia como mochilero y a los 30 años cumplirá el sueño máximo de todo deportista: disputar los Juegos Olímpicos. Su nombre es Pablo Aprahamian y en la categoría -100 k de judo espera meter el ippon de su vida.

"Soy del Náutico e hice deportes desde chico. Jugué al tenis, fútbol, tenis de mesa, judo. En Unión Atlética hice básquetbol. El deporte para mí es una parte fundamental de mi vida porque el club eran mis amigos y mis actividades más allá de lo competitivo", contó a Referí.

"En Unión Atlética fui vicecampeón infantil en 1999. Después hice cadetes y un poco de juveniles. Pero al mismo tiempo hacía judo, entonces después de las prácticas que eran de 18 a 20, me sacaba los championes y me iba al tatami".

"Con el tiempo le empecé a dar más preferencia e importancia al judo", un deporte con el que arrancó a los siete años con Celia Barcena y Mario Ogliaruso como entrenador, allá por 1993.

Ese deporte, 23 años después, lo llevó a los Juegos Olímpicos donde competirá este jueves.

Pero para eso debió transitar un larguísimo camino. "La primera vez que salí a competir por Uruguay fue en el Sudamericano sub 15 de Manizales, en 2001. Tenía 14 años, éramos cinco competidores y me pareció fascinante aquello de ver a Brasil y Argentina con delegaciones gigantes con cuerpos técnicos multidisciplinarios. Gané una medalla de plata". Aquello fue motivación pura.

En 2008 empezó a competir por mayores, pero entre 2009 y 2011 se fue a trabajar a un banco en Luxemburgo luego de recibirse de contador y arrancar una maestría en finanzas.

"No más llegué me puse a buscar un club para hacer deporte y a la vuelta de donde vivía había dos clubes de básquetbol, uno de primera y otro de segunda. Fui al de primera, me probé y quedé. Era un club semiprofesional, de mitad de tabla, el Racing de Luxemburgo. En la primera práctica veo a un yanqui con un short con propaganda de Azucarlito. Resultó ser Corry Largent que jugó en Atenas y Paysandú", contó.

Aprahamian no sumó minutos oficiales en el equipo. "Pero al entrenador le gustaba por las ganas que le metía y porque hacía buenas faltas".

Luego de los Juegos Olímpicos de Londres, Aprahamian puso en marcha su propio sueño olímpico. "Con mi hermano Mikael comenzamos a competir en torneos internacionales para sumar puntos para el ranking".

La aventura comenzó a costearse de su propio bolsillo. "Empecé por los torneos regionales puntuables: Montevideo, Buenos Aires, Santiago y La Habana porque ir a Europa o Australia o Abu Dabi estaba fuera de mis posibilidades".

"Nunca me puse a hacer números de todo lo que gasté, en vez de ahorrar para vacaciones lo hacía para ir a competencias", expresó a las risas.

El ranking olímpico se conforma con los puntos ganados en los torneos de los últimos dos años. "En 2015 me pasé de la categoría -90k a la de -100k entonces arranqué de cero. Por suerte me llegó apoyo de la Fundación Deporte Uruguay para ir al mundial de Kazajistán".

Estando allí se trasladó a Armenia, la tierra de sus raíces. "La recorrimos de mochileros con mi hermano, fue una experiencia increíble".

"Después me pagué los viajes para competir en Austria y Dusseldorf como para asegurar la clasificación. Pleno invierno en Europa, me cagué de frío".

"Competir a ese nivel es caro, pero los uruguayos somos expertos en hacer lo más económico posible las cosas más caras. Si bien la inscripción a los torneos cuesta € 30 la organización te obliga a quedarte en los hoteles oficiales del torneo donde los precios rondan los € 100 y € 150 la noche. Hay hoteles que en la web los ves a € 50 y ahí te los cobran € 150. Entonces, si son cuatro o cinco noches, vamos una o el mínimo obligatorio y el resto vamos a un hostel o a un hotel baratito", contó.

Atrás quedó aquel triunfo épico ante el estadounidense Ayax Tadehara en el Campeonato Panamericano de Edmonton 2015 cuando llegó con un ranking 180 y tuvo que debutar contra el 40 del mundo. "Esos fueron los puntos vitales de mi ranking".

Y ahí está Aprahamian, ya instalado en la villa olímpica a la espera de su competencia que se desarrollará este jueves.

La ficha

Fecha de nacimiento: 13 de setiembre de 1985
Club: Náutico
Profesión: Contador
Entrenador: Juan José Gorriz
Preparadores físicos: Bernardo Amarillo y Marcia De León
Nutricionista: Karina Sanabria
Ranking: 103
Logros:
* Medalla de plata Sudamericano sub 15 de Manizales 2001
* Medalla de plata Panamericano sub 20 de Puerto Rico 2004
* Medalla de bronce en el Sudamericano de Santiago 2012

Uruguayos retro

Londres 2012, Juan Romero
Sídney 2000, Álvaro Paseyro
Atlanta 1996, Willian Bouza
Barcelona 1996, Jorge Steffano
Seúl 1992, Jorge Steffano

Histórico

Álvaro Paseyro, francés de padres uruguayos, tuvo una histórica actuación en Sídney 2000 tras ganarle por ippon a Farkhod Turaev y Tsend-Ayush Ochirbat. Luego empató en tiempo reglamentario y alargue con el japonés Makato Takimoto en una polémica decisión arbitral donde estaba en juego el pasaje a la final: "Después de esos Juegos se determinó que los alargues continuaran hasta el golden set y que un solo árbitro decida y los otros dos vayan a mesa", contó Juan José Gorriz, entrenador de Aprahamian quien dijo: "Paseyro se formó en Francia, una potencia mundial del judo, era un atleta de elite mundial". Paseyro derrotó luego por ippon a Ruslan Seilkhanov y Ok Ochol Kwak para finalmente caer ante el portugués Nuno Delgado quedando a un triunfo de la medalla de bronce


Acerca del autor