En terreno de Nadal

En polvo de ladrillo, el español buscará un nuevo título de Masters 1000 y recuperar posiciones

Pasó la Copa Davis y dejó mucha tela para cortar sobre todo del lado de las potencias, como España, que jugarán la permanencia en el grupo Mundial. Pero, sin respiro, el calendario se sube a toda velocidad a la temporada de polvo de ladrillo, con el Masters 1000 de Montecarlo como gran apertura de la misma la próxima semana.

Una de las atracciones para esta temporada es Rafael Nadal y, aunque eso no parece ninguna noticia, la expectativa por verlo sobre su superficie preferida en la alta competencia, desde que regresó a la actividad tras ocho meses de ausencia, es un punto insoslayable para los amantes del tenis.

El español retornó desde abajo, jugando en la gira sudamericana torneos ATP de menor fuste, en donde consiguió ritmo, llegó a tres finales, dos de las cuales lo tuvieron como vencedor.

Luego saltó a las canchas duras y ya entreverado con los tenistas de elite. Y como nada es imposible para el mejor español de la historia del tenis, hace unos años incontestable casi en cualquier superficie, se quedó con el Masters 1000 de Indian Wells.

Con renovados bríos, ganas de recuperar las posiciones perdidas en el ranking mundial y la confianza de llegar a Montecarlo, donde ya ha ganado ocho veces, Nadal es de nuevo la figurita sellada del álbum de estrellas de la ATP.

Sus colegas lo saben y vuelven a mirar con cuidado al español, que regresó para contestarle a los muchos que creyeron que su carrera ya estaba terminada o, al menos, en declive.

Su compatriota Fernando Verdasco fue muy elocuente esta semana al decir: “Claramente Nadal es el jugador a vencer otra vez en arcilla. Ha sido el número uno en la superficie en los últimos siete u ocho años. Comenzó bien el año y demostró que será muy difícil de vencer. De seguro podría ganar todos los torneos ATP World Masters 1000 sobre arcilla y Roland Garros”.

Pero para hacerle las cosas difíciles a Nadal estarán varios sacando número. El serbio Novak Djokovic, número uno del mundo buscará retomar la senda del triunfo después de los traspiés sufridos en Indian Wells y Miami.

Otro que quiere seguir entreverado entre los de arriba y recuperar su puesto perdido es el suizo Roger Federer, quien cedió el número dos a manos del británico Andy Murray.

Para Federer no es el mejor escenario, ya que no es la superficie en la que se desempeña mejor y, además, no está encontrando la facilidad en su juego que exhibió el año pasado.

En cambio, para Murray la situación es diferente. El campeón olímpico viene en ascenso, justamente desde que obtuvo la medalla dorada en Londres en 2012.

No solo llega en alza en su juego y confianza, sino que los resultados lo están acompañando y su situación en el ranking también, dado que llegó al segundo escalón nunca antes alcanzado.

Tras estos contendientes, que desde hace años se alternan las reservas de las canchas centrales para los últimos días de cada torneo, vienen algunos españoles y el argentino Juan Martín del Potro.

Entre los compatriotas de Nadal, quien quiere seguir sumando puntos es David Ferrer, pero también Verdasco, Nicolás Almagro y los demás integrantes de la Armada Española.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios