“En Peñarol viví una situación espantosa”

Gonzalo Latorre habló de su polémica salida del aurinegro

Una de las joyas que Peñarol tenía en juveniles decidió irse del club cansado de esperar la chance de ser considerado en Primera División.

Gonzalo Latorre atendió a El Observador en Punta Del Este donde habló de su salida y su sueño mundialista con Uruguay.

Se fue de Peñarol libre, ¿Por qué firmar con Atenas?
En Atenas me siento muy bien porque me recibieron de excelente manera. La idea de jugar que tiene el cuerpo técnico de Edgardo Arias me motivó. El equipo terminó bien el Apertura y estoy contento de llegar para sumar.

¿Por qué se fue de Peñarol?
Porque mi principal motivación es continuar con el proceso de selección y buscar la chance de jugar el Mundial sub 20. En Peñarol es difícil jugar porque la política del club hace mucho años que es más de compra que de venta. Se busca muy poco promocionar juveniles y yo quiero demostrar mi capacidad en Primera División.

Por sus palabras se deduce que pesa más volver a la selección que jugar en Peñarol.
Soy hincha de Peñarol a muerte, amo al club, pero tengo que ver mi beneficio porque es mi carrera. Además la selección es una vidriera que no se paga con nada.

¿Fonseca tomó la determinación de sacarlo del club?
La idea de irme de Peñarol fue mía, no de Daniel. Yo en el club no me sentía cómodo por problemas internos que tuve y eso me llevó a alejarme. Es el club que amo y el más importante del mundo, pero con Daniel tengo una relación muy fluída y me apoyó.

¿Qué problemas tuvo?
Problemas dirigenciales por mi contrato. Ellos (los dirigentes) no se comunicaron de la mejor manera conmigo. Eso me motivó a irme porque ya no me sentía a gusto en Peñarol.

Desde Peñarol sostienen que buscaron su renovación desde noviembre de 2013 y su representante les decía que estaba todo bien pero luego no atendía el teléfono.
Desde 2013 no. El contrato me lo plantearon en tiempo y forma, el tema es que yo no veía una oportunidad concreta de sumar minutos por un tema de nombres y por una política del club que no comparto. Fue una decisión mía. Me llamaron por la renovación recién en 2014 y mi representante no vive en Uruguay, vive en Italia. Después pasaron cosas que me llevaron a no querer continuar.

¿Fue luego de su debut ante Olimpo de Bahía Blanca?
Claro. Esto venía de largo. Cuando me suben a Primera División, Jorge Fossati, a quien le estoy muy agradecido, quería que yo tuviera más minutos pero por un tema contractual no podía jugar. En ese momento tuve problemas con la parte deportiva del club. Ellos tomaron decisiones que me hicieron doler muchísimo.

¿Qué decisiones se tomaron?
Por ejemplo bajarme de Primera a Cuarta. Yo tenía 17 años y para un pibe los cambios no son fáciles. Peñarol tenía ganas de renovarme pero se equivocó en las formas. Hubo varios dirigentes que me hablaron mal. Yo lo siento así. Fossati en ese momento se puso firme y dijo que no me bajaran.

¿Qué dirigentes lo motivaron a irse?
Walter Pereyra es un señor que me vino a hablar de excelente manera, pero hubo otros dirigentes que se equivocaron, pero no le niego el saludo a nadie porque soy respetuoso.

¿Peñarol tiene un problema en el armado de sus planteles?
Yo creo que la política del club hace que los entrenadores no puedan poner jugadores. Para los entrenadores es más fácil pedir de afuera y que Peñarol los contrate. Si el club no exige poner juveniles, es complicado porque ningún entrenador se quiere arriesgar. Nadie sabe como van a rendir los juveniles. Hay muchos que se quieren cubrir la espalda. Así nunca van a poder mostrarse y hay que tener paciencia porque algunos van a andar mal los primeros partidos. Lo que me llamó la atención es que el club no apoyó a los jugadores que formamos parte de la selección.

¿Atenas es una escala para jugar en Cruzeiro?
Concretamente no sé nada ni firme nada. Me enteré por las redes sociales del club de Brasil que me dieron la bienvenida. Yo no firmé.

¿El hincha de Peñarol está molesto con usted?
Está dolorido porque sabe como es el tema de los juveniles. El tema de la cabeza deportiva no está bien. Los que me putean es por una calentura momentánea. Di el máximo por Peñarol y mi objetivo fue siempre quedarme, pero no sabían los pormenores. Yo viví una situación espantosa, me venían mareos, me sentía mal. En Peñarol me sentí maltratado. Ahora mi objetivo es hacer goles y no me importa contra quien. Será distinto contra Peñarol. Yo iba a la Tribuna Ámsterdam con mis amigos, pero pasé una situación difícil. Cuando entro a la cancha voy a ser lo mejor posible.


Populares de la sección

Comentarios