En Nacional los refuerzos están en deuda

De los siete jugadores que se incorporaron al plantel tricolor en el último período de pases, solo dos son titulares (Lembo y Luna), cuatro aparecen en cuentagotas y uno, Juan Ramón Curbelo, aún no debutó

Los números no cierran, ni en la tabla de posiciones del Apertura ni en los rendimientos de los siete refuerzos que llegaron en el último período de pases para valorizar el plantel de Nacional. De los jugadores que contrató el equipo dirigido por Gustavo Díaz para la temporada 2012-2013 solo dos son titulares, Alejandro Lembo y Adrián Luna, cuatro tuvieron una escasa participación y uno, Juan Ramón Curbelo, aún no tuvo minutos en el plantel principal.

“Aún faltan tres fechas del Apertura y toda la segunda parte de la temporada, y es importante entender que los jugadores nuevos que llegan al club a veces necesitan un proceso de adaptación. Cito un ejemplo que es bien gráfico: Pablo Álvarez, que ya había actuado en Nacional, estuvo todo un año en el banco de suplentes con Marcelo Gallardo y recién ahora se ganó un lugar en el equipo titular. Creo que algunas de las incorporaciones que tuvimos en este semestre van a tener participación en la segunda parte, pero también es necesario analizar a qué vino cada uno de los futbolistas. Por ejemplo, Taborda llegó para sumar algunos minutos y cumplió con ese cometido, entró en todos los partidos. Juan Ramón Curbelo llegó como refuerzo ante la inminente salida de Píriz, Cabrera y Damonte, y finalmente no se fue ninguno de los tres”, explicó a El Observador el gerente deportivo de Nacional, Daniel Enriquez.

Consultado acerca de si la contratación de futbolistas tiene un alto contenido de azar, el principal de la estructura deportiva de Nacional, dijo: “No, azar no, lo que tiene la contratación de futbolistas es un componente de tiempo y momento. Cada uno tiene el suyo”.

Los que juegan
Adrián Luna llegó desde el fútbol español y se ganó un lugar como puntero derecho. Es titular inamovible, autor de tres goles y una de las piezas más importantes que tuvo el equipo en el inicio del Apertura. Estuvo en los 12 partidos que disputó Nacional en el torneo local.

El otro jugador que se ganó un lugar en la zaga, y más que nunca a fuerza de fútbol, porque el titular era Adrián Romero, fue Alejandro Lembo.

El excapitán de Nacional llegó a último momento cuando su futuro parecía más cerca de continuar en el fútbol argentino que de regresar al uruguayo, pero decidió volver al club con el que ganó todo a nivel local. Lembo fue una de las figuras del clásico y es puntal en la defensa de Nacional.

Los otros
La lista de incorporaciones se completa con cinco futbolistas que llegaron en circunstancias muy diferentes.

Juan Ramón Curbelo fue la carta que jugó Nacional en el período de pases cuando se hablaba de las salidas de Facundo Píriz, Matías Cabrera e Israel Damonte. Tan cerca de su pase al exterior estuvo Cabrera que llegó una tarde a Los Céspedes, se despidió de sus compañeros porque viajaba a Italia y retiró sus pertenencias, pero tres días después volvió al club porque se frustró su transferencia. Píriz estuvo a punto de firmar, pero no arregló su contrato y al argentino Damonte lo querían de Zaragoza.

Frente a ese escenario, Nacional, que iba a apostar a un Maximiliano Calzada que ya está maduro y al juvenil Santiago Romero, se reforzó con Curbelo. El volante aún no debutó. Por el momento solo entrena en Los Céspedes y juega en Tercera división.

Por su parte, el zaguero Adrián Romero llegó a Nacional ante la inminente salida de Alexis Rolín. Días después de la llegada del zaguero, se concretó la transferencia a Italia del mejor defensa en el Campeonato Uruguayo 2011-2012, según la encuesta Fútbol x 100 que anualmente organiza El Observador. Sin Rolín, el titular era Romero y así comenzó la temporada, pero la llegada de Lembo desplazó a quien había empezado formando la zaga con Andrés Scotti.

El caso de Juan Manuel Díaz también tuvo su particularidad. El lateral que jugaba en River Plate argentino era una materia pendiente que tenía Nacional desde hacía varios períodos de pases, que por distintas razones se frustraba sistemáticamente.

Díaz firmó el último día del mercado de transferencias, y estampó su rúbrica en la AUF antes de pasar la revisación médica y confirmar que llegaba con pubalgia. Necesitó cuatro fechas del Apertura para recuperarse, luego empezó a jugar en Tercera y debutó sin gran suceso en Primera. Quedó fuera del plantel en los dos últimos partidos.

A Sebastián Taborda, que llegó a pesar de la resistencia que había en el club para su contratación, lo trajeron para sumar algunos minutos y como una segunda opción. Cumplió su objetivo, porque jugó 11 partidos –hasta el clásico– y faltó al último por lesión.

Jhonatan Ramírez, también de escasa participación, está en proceso de adaptación. Los dirigentes lo querían desde que se fue a Vélez, pero recién pudieron contratarlo en el último período de pases. Tras las 12 primeras fechas del Apertura, y en comparación con Peñarol y Defensor Sporting, los refuerzos de Nacional están en deuda.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios