En medio del alboroto político surge una señal: #PeñarolUnido

Sacudido por el fuego cruzado entre los dirigentes, intentan ajustar el rumbo; ¿lo conseguirán?

Cuando todavía faltan seis meses para las elecciones de Peñarol, todo indica que el presidente Juan Pedro Damiani esta vez no se presentará y que la situación que debería descomprimir la definición del futuro político del club. Sin embargo, en los últimos días,se alborotó el avispero y muchos hablan, opinan y critican.

Pocas propuestas, con la excusa de que faltan seis meses para votar, dejan espacio para las acusaciones y las respuestas.

Lo que encendió la mecha fue cuando la semana pasada Ignacio Ruglio dijo en Sport 890 que "Peñarol vende mal a sus jugadores porque no tiene los contactos necesarios en el mundo".

Allí se refirió al pase de Santiago Bueno a Barcelona y comentó que no lo vendieron en las cifras que se habían manejado públicamente.

"En España no pueden creer que Bueno haya sido vendido en US$ 1 millón. Debió venderse mucho mejor. Además, nos mintieron al decirnos que no tenía contrato y había que venderlo ya", tiró sin anestesia.

Rodolfo Catino, uno de los dirigentes oficialistas del club, presidente de juveniles, pero que no se lanzará para ser elegido titular carbonero en las próximas elecciones, le salió al cruce en su cuenta de Twitter: "Tanto Ruglio como Betingo (Sanguinetti) estuvieron de acuerdo con las condiciones en las que se vendió el jugador".

Y agregó: "Es falso que el pase de Santi (Bueno) se haya concretado por 1.050.000 euros. La transferencia se concretó por 1.500.000 por el 70% de la ficha, más los adicionales, hasta llegar a 5.000.000", escribió Catino, quien aclaró que "es falso que se haya mentido respecto al contrato" de Bueno.

A su vez, un hombre de muy bajo perfil como el secretario general de Peñarol, Gervasio Gedanke, emitió un comunicado muy extenso: "Las afirmaciones del señor Ruglio en cuanto a que se mintió en el seno del consejo directivo respecto a las condiciones de la venta del jugador Santiago Bueno al exterior, no se ajustan a la realidad. (...) La misma fue aprobada por unanimidad y el consejero Ruglio aprobó esos términos".

El propio Ruglio volvió al ataque un par de días después para ratificar lo que había dicho, mientras se encontraba de viaje en Europa.

"Ratifico todo lo que digo y la cifra que entró al club está en actas. Es política barata publicar cifras que no son reales. En la tapa del diario El País salió 'Bueno al Barcelona por cinco millones', y no es verdad. A Bueno se lo vendió a dos cuotas de 750.000 (1.500.000), y menos los descuentos y las comisiones quedó en 1.050.000 según nos informaron en el Consejo Directivo", sostuvo el directivo.

La reacción de Damiani

Ruglio había dicho en Sport 890 que se ve ganador de las elecciones a fin de año y habló del actual presidente carbonero, Damiani.

"Estoy seguro de que en diciembre vamos a pegar un revolcón positivo en las urnas. Vendrá un aire fresco", indicó.

A su vez, agregó que "Juan Pedro (Damiani) será el primer presidente que se irá sin ganar algo internacional" y que "hace un año dijo que se iba a encargar de la parte deportiva: salimos decimocuartos y terminado eliminados en la primera ronda de la Copa Libertadores".

Obviamente que la campaña electoral, como suele suceder en Peñarol, comienza mucho antes, pero esta vez, parece ser récord cuando aún restan seis meses.

Damiani no se quedó callado y en el mismo programa refutó las opiniones de Ruglio y también trató de demostrar que le falta mucho.

No obstante esto, cabe resaltar que hace un par de años fue el propio Damiani quien le pidió a Ruglio que se tirara a presidente de Peñarol.

"El gran problema de Peñarol es la política interna del club. Cuando dije que no iba a ser candidato pensé que se iban a unir y veo con tristeza lo que está pasando", expresó el titular carbonero.

Y agregó con mucha ironía: "Al pobre Nachito se lo está comiendo el personaje. Se salió de la línea. Antes era un romántico, un hincha que quería ser presidente".

Según Damiani, "Ruglio está preocupado... Las encuestas no le dan tan bien. Se puso nervioso por el apoyo que me dio gente importante".

Y no desaprovechó la ocasión para criticarlo por no haber conseguido una entrada para ver la final de la Liga de Campeones, pese a que viajó especialmente: "Viajó a la final de la Champions y no consiguió entrada. Entonces me pregunto: ¿qué contactos tiene? Los contactos se hacen con la experiencia, no con viajes. Tener contactos es llamar a un presidente y que te atienda, no sacarte una foto con uno".

En el medio de todo esto, el candidato por la lista 2017, Julio Trostchansky le envió una extensa carta al presidente Damiani pidiéndole datos claros acerca de lo que se le adeuda a exjugadores y extécnicos de la institución, de lo que se gasta en el Estadio Campeón del Siglo. También quiere saber si existen deudas con la constructora del propio estadio y saber cómo están los estados financieros, así como también, cuál es la deuda que Peñarol tiene con el propio Juan Pedro.

Welker sale a escena

En un informe que se publicó en Referí el pasado 4 de junio, el actual vicepresidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), Edgar Welker, sostuvo que no descartaba ser candidato a presidente de Peñarol en las próximas elecciones, aunque ahora no podía hacer comentarios debido a su posición en la AUF.

De todas maneras, en esta semana, Welker –quien aún no es candidato para titular carbonero, ya que para ello, deberá renunciar a su puesto en la AUF– habló en algunos medios y también criticó a Ruglio.

Como si hubiera escuchado a Damiani, dijo en AM 1010: "Nunca me imaginé que alguien con tantos contactos viajara tantos kilómetros para pedir entradas", respecto a que no pudo conseguir boletos para ver la final de la Champions.

Pero no se quedó con eso, sino que atacó aún más. El vicepresidente de la AUF, reconoció que le entregaron entradas de favor para ver partidos de Uruguay: "Se le ha dado más de una entrada para los partidos de Uruguay. Dentro de las entradas que pidió para los partidos de Uruguay una era para un contratista". Y sentenció: "Tuve que dejar compromisos de lado para darle a Ruglio entradas para sus amistades y para un contratista de jugadores".

Este miércoles, Welker habló en Sport 890 y siguió con el tema: "Ruglio es un dirigente con proyección de futuro pero todavía le falta. Se está preparando para ser presidente pero todavía no está preparado. Está en la etapa de primaria, y luego debe hacer secundaria y universidad".

Por lo que se aprecia hasta aquí, parece que los dichos de Ruglio han molestado a varios dirigentes importantes de la cúpula mirasol.

También es cierto que muchos ven en él al "adversario" más importante contrario al oficialismo de cara a las elecciones de diciembre y a esta altura, todo lo que se pueda decir en su contra, puede servir. Al fin y al cabo, es política.

También habló Betingo Sanguinetti

El compañero de fórmula de Ruglio en las elecciones pasadas, Andrés "Betingo" Sanguinetti, quien prometió el día de las elecciones que si lograba entrar al consejo (es decir, si la lista de Ruglio lograba meter a dos consejeros, se tatuaría la locomotora y el número de la lista 1891, cosa que finalmente debió hacer), habló en la mañana del miércoles en AM 1010.

Sobre Damiani indicó: "Si se presenta, tiene chances de perder (Damiani). Ya quedó demostrado en las últimas elecciones".

También explicó por qué se separó de la lista de Ruglio. "No me gusta la política y estar al lado de Nacho (Ruglio) era hacer política. Por eso di un paso al costado. No sabía que iba a empezar tan temprano la campaña".

"Voy a votar al que muestre que puede lograr un Peñarol unido. Eso es lo que me importa", explicó Sanguinetti.

La movida de las últimas horas

En las redes sociales, en las últimas horas se pudo ver el hashtag #PeñarolUnido. Es algo que se ha visto en las diferentes cuentas de Twitter de dirigentes de divisiones inferiores del club, exdirigentes e incluso, de Jorge Barrera, el potencial candidato a la presidencia por el oficialismo teniendo en cuenta que Damiani no se presentará y que a Walter Pereyra no le dan los tiempos con su trabajo de director general del Hospital Británico.

La intención que persiguen es tratar de unir justamente a la mayor cantidad de carboneros y que esto no afecte no solo el rendimiento del equipo en el actual Torneo Intermedio, sino tampoco en el próximo Torneo Clausura en el que Peñarol se juega muchísimo.

También existe la idea de que de a poco se vayan juntando distintos candidatos en una cantidad menor de listas, ya que como informó Referí, por ahora son seis los candidatos claros: Barrera por el oficialismo, Ruglio, Marcelo Areco por el Movimiento 28 de Setiembre, Julio Trostchansky, José Carlos Domínguez y Darío Pedretti. Si a ellos se les suman Welker y Rafael Fernández, otro que también admitió que pretende ser candidato, las elecciones que vienen no tendrán precedentes en el club de las 11 estrellas.


Populares de la sección