En la que te metiste, Luis

Barcelona. La derrota ante Real Sociedad desató una crisis interna con duros cruces y destituciones

Las fiestas de fin de año parecen no haber sido las mejores en Barcelona. Como puede pasar en las mejores familias, en filas del club catalán hubo varias rispideces, tanto a nivel deportivo como dirigencial. Y en el medio, como quien llega por primera vez a celebrar en un nuevo hogar y ve las caras largas, se encuentra Luis Suárez, el uruguayo que sueña con triunfar en los azulgranas, pero que por estos días es testigo directo del mal momento que atraviesa la institución.

El detonante fue el encuentro que Barça perdió el domingo 1-0 ante Real Sociedad, en el que el entrenador Luis Enrique no alineó como titular a Lionel Messi ni al brasileño Neymar, y sí mandó a la cancha al delantero salteño, como principal referencia en el ataque.

Antes del partido, Real Madrid, puntero de la Liga, había perdido ante Valencia, por lo que, luego, Barcelona desperdició una clara ocasión para superar en la tabla a los merengues aunque estos tienen un partido menos jugado.

Messi contra Luis Enrique

Además, las relaciones entre el técnico Luis Enrique y la estrella del equipo, Messi, no parecen atravesar su mejor momento, según la prensa deportiva catalana.

Mundo Deportivo informó que ambos discutieron el pasado viernes en el primer entrenamiento del argentino tras las vacaciones navideñas, y que al astro no le sentó nada bien su suplencia del domingo en Anoeta.

La situación de tensión empeoró este lunes después de que el jugador no participase en el entrenamiento, abierto a los niños, por una repentina gastroenteritis, ni en la tradicional visita posterior a niños ingresados en hospitales barceloneses para llevarles regalos en la víspera de los Reyes Magos.

“Me hubiera gustado estar en el entrenamiento. Nunca falté”, escribió Messi en su Facebook, donde explicó que su malestar no le permitió estar junto a sus compañeros.

Luego, el jugador comenzó a seguir en sus redes sociales a Chelsea, club que ha manejado la posibilidad de ficharlo, lo que levantó polémica en los medios catalanes.

Justo gastroenteritis. El pasado 2 de enero, Xavi había dicho en una entrevista al programa El Pla Sarda que se emite por BTV: “Pasa que la gastroenteritis en el mundo del fútbol suena a excusa, hay algo más. Cuando oyes eso dices... Hay algo más. Lo jodido son los dolores articulares”.

Según As, Luis Enrique quiso abrirle un expediente y aplicarle la multa más alta posible. Desistió luego de que intercedieran los referentes del equipo: Andrés Iniesta, Xavi y Busquets.

La derrota contra Real Sociedad también tuvo daño colateral en la directiva. El presidente del club, Josep Bartomeu, echó a su director deportivo Andoni Zubizarreta luego de que el exgolero de Barça se refiriera al castigo que le impuso la FIFA a los catalanes, quienes no podrán fichar por un año, lo que fue ratificado por el TAS días atrás.

La prensa catalana informó que al titular blaugrana no le gustaron las declaraciones de Zubi tras la derrota del domingo, en las que se desmarcó de la sanción: “Asumir la responsabilidad es explicar los hechos, cómo se tomaron las decisiones, pero poco tendría que explicar porque el vicepresidente que tenía es el presidente actual”.

Al exarquero de la selección española, que asumió su cargo en 2010, se lo criticó también por el fracaso de dos jugadores que fichó en el inicio de la temporada: el desconocido lateral brasileño Douglas Pereira, que apenas cuenta para Luis Enrique, y el del central belga Thomas Vermaelen, que llegó lesionado y que no podrá jugar por mucho tiempo.

La salida de Zubizarreta arrastró también la renuncia de Carles Puyol, el mítico exjugador que se desempeñaba como colaborador de director deportivo y que se solidarizó con su responsable.

El equipo está en carrera en todas las competiciones que disputa. Pero sobre Luis Enrique ya empieza a regir una especie de ultimátum para que aparezcan los resultados.

Los primeros palos a Suárez

El uruguayo, que había tenido actuaciones aceptables y juicios benevolentes de la prensa catalana, tuvo sus primeras críticas tras la derrota ante Real Sociedad. “El nueve del Barça, forjado en Inglaterra, tenía la oportunidad ante Moyes de demostrar que puede ser eso, el nueve del Barça. No logró ser el referente del equipo. Demasiado estático ralentizó algunas jugadas y debió probar mucho más girarse y chutar. No armó la pierna en ocasiones donde se veía clara la opción. Estuvo mate, pero no del que le gusta a él, sin brillo”, publicó Sport.


Populares de la sección

Comentarios