“En la gente veías que le tenían un gran afecto”

La experiencia del uruguayo con el escocés, que anunció su retiro, tuvo de todo: “Un día me tiró un zapato y me insultó”, pero “después reconoció que uno de sus errores fue haberme dejado ir”

"Es un hombre de carácter, de temperamento, que es por ahí lo que se ve desde afuera, pero también es un hombre muy bueno, es gracioso y que tiene la virtud de unir a los grupos”, comienza a relatar a El Observador, Diego Forlán, el uruguayo que jugó en Manchester United bajo la dirección técnica de Alex Ferguson y con el que vivió las más variadas experiencias. “Con él tuve muchas charlas después que me fui de Manchester. Me llamó, me manda mensajes y me invitó para la celebración de sus 25 años como manager del club. Recuerdo que me dijo: ‘Quiero que me acompañes y que vengas con quien tu quieras’. Fui con mi madre, y aquello resultó muy emocionante. Y, la verdad, haber formado parte de eso y estar en esa foto, que me hiciste acordar que tengo que pedirle a su secretaria que me la mande, fue formidable”, agrega el futbolista desde Porto Alegre, donde ayer entrenó en doble horario con Inter, sobre el entrenador escocés que tras 26 años, al final de la temporada, se aleja de Manchester United.

Usted, que lo vivió desde adentro, ¿por qué cree que Ferguson se mantuvo durante tantos años ininterrumpidamente en la misma función? ¿Mucho tiene que ver la forma de ser de los ingleses?
Sin dudas, es Inglaterra, pero además es un equipo familiar, en el que te hacen vivir como si fueras una verdadera familia, porque nos conocemos todos los jugadores y quienes les rodean. Con frecuencia se hacían comidas en las que se reunían todas las familias. Mucho tuvo que ver, también la calidad humana de Ferguson, su profesionalismo y, en definitiva, que los ingleses son así. Fijate el caso de Arsene Wenger, que sin los mismos éxitos que Ferguson, se mantiene desde hace casi 20 años en Arsenal. Ellos son así.

Es un hombre de carácter, decía, pero también que une a los grupos. ¿Recuerda algún episodio que lo marcó?
Siempre menciono que cuando íbamos de visitante a jugar por la Champions en la concentración hacíamos un juego de preguntas y respuestas en el que participábamos todos y nos enfrentábamos los jugadores contra cuerpo técnico, utileros, masajistas y demás. Lo hacía siempre después de la cena y nos quedábamos una hora. Aquello era increíble, porque disfrutabas como loco porque nadie quería perder. Las preguntas eran sobre todos los temas, y cuando referían a Sudamérica las respuestas las teníamos Verón y yo. Esas, sin dudas, son experiencias que te marcan.

¿Cómo fue su primer contacto con él?
Por teléfono, cuando todavía jugaba en Independiente. Me llamó dos veces antes de que se arreglara el pase y estuvimos hablando un poco de todo. El día que llegué a Manchester me estaba esperando en el estadio y él mismo me hizo recorrerlo todo, me mostró cada rincón, y me presentó a todos los funcionarios. Tenías que ver la relación de él con todos ellos. Les llamaba por su nombre a cada uno y en la gente veías que le tenían un gran afecto.

Como experiencia, Manchester United, Ferguson, ¿fue para usted como quería?
Me hubiera gustado jugar mucho más, aunque sin dudas fue una gran experiencia. Nunca fui titular indiscutido de él, pero tenía charlas y lo conocías en el aspecto humano y profesional. Con el tiempo él reconoció que uno de sus errores fue haberme dejado ir.

Usted se fue del club en circunstancias muy especiales. En ese momento resultó la mejor salida. ¿Qué sucedió el día que le lanzó un zapato en el vestuario?
Me había dicho una vez que no jugara con un tipo de zapatos, que era mejor hacerlo con otro. Resulta que en un partido ante Chelsea en el final del encuentro intenté controlar una pelota y se me fue porque tenía zapatos de goma. Tenías que ver a ese hombre cuando llegamos al vestuario me insultó y me tiró un zapato. Roy Keane también, me insultaba. A los dos días me acerqué hasta su oficina, le pedí para hablar y le dije que tenía la opción de jugar en Villarreal. Me expresó que hubiera querido que jugara más y me recomendó que me quedara porque más adelante iba a tener más opciones en el equipo, pero también me dijo que entendía la oferta que había recibido, la oportunidad que se me planteaba y que no iba a presentar ninguna oposición. Fue así que me dejó ir sin ningún problema.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios