En estas canchas se juega fútbol profesional

La divisional de ascenso, el paso previo a la élite del fútbol uruguayo, agoniza con clubes que no disponen de médico, ni dinero para jugar y piden auxilio por las redes sociales, otros que no tienen ómnibus y canchas en mal estado

La cancha de Cerrito no está marcada. Progreso no tiene ómnibus. Rocha habilitó una cuenta en Abitab y RedPagos para que la gente colabore. La tribuna visitante de Central luce desmejorada y con un puesto de venta de refrescos destruido. El plantel de Rampla no tenía médico y algunas veces no dispuso de agua caliente. Y Bella Vista se bajó de la competencia. La divisional B agoniza. Y bajo estas perspectivas vale preguntarse si el fútbol es profesional.

El torneo de ascenso, el que reúne a los equipos que aspiran a jugar en la elite del fútbol uruguayo, vive uno de los momentos más complejos de su existencia.

El sábado se realizó el sorteo en una pomposa ceremonia en Maroñas y televisada por Tenfield. Pero terminó siendo un simulacro.

El martes los clubes fueron a la AUF agonizantes. Cuatro equipos no podían empezar por no disponer del dinero que les permitiera cancelar deudas: Progreso, Tacuarembó, Rocha y Rampla Juniors.

Fue cuando surgió el denominado gesto solidario. “Uno acá ha sido solidario y le han respondido de la misma manera”, expresó Eusebio Javier, presidente de Progreso, al lograr postergar en una semana el inicio de la actividad.

¿Cuánto dinero le falta a Progreso para empezar? Solo US$ 35 mil.

Pero claro, lo que para unos fue gauchada, para otros es sufrimiento. Es que Central Español avisó que, si postergaban el inicio del torneo no podía jugar. ¿Motivos? Le ingresa un reclamo por US$ 48 mil que no puede pagar.

Pero la gran pregunta es ¿para qué van a empezar a jugar? A simple vista esto es pan para hoy y hambre para mañana. ¿De dónde sacarán dinero para pagar los salarios y bancar partidos que se juegan todos a pérdida?

Cancha a cancha, club a club:

Parque Palermo (Central Español)

A simple vista luce descuidado. En la tribuna visitante el pasto está sumamente alto y hay un puesto de bebidas destruido que puede resultar peligroso a los efectos de la seguridad.

Obdulio Varela (Torque)

Es otra de las cancha que no está en buen estado. Probable que la pelota se transforme en un conejo que pique para todos lados.

Maracaná (Cerrito)

La cancha no está marcada. Adentro había dos caballos y el estado del campo de juego es imposible para jugar. Está más proclive a lesionarse que para jugar. Los baños son inhabitables. Cerrito era visitante en la primera fecha.

Paladino (Progreso)

La cancha estaba con al pasto demasiado alto y la empezaron a acondicionar. El club no tiene ómnibus y le paga la nafta a cinco o seis jugadores para llevar al resto de los compañeros a entrenar a canchas de Fútbol 5 cuando llueve.

Parque Ancap

Si bien Uruguay Montevideo está en la divisional amateur, en alguna oportunidad se jugaron partidos del ascenso en su cancha. Es otro escenario en condiciones que no son las más adecuadas.

Parque Salus (Salus)

Escenario que está prolijo y presentable pero tiene algunos detalles típicos del fútbol uruguayo como los particulares vestuarios.

Mario Sobrero (Rocha)

La cancha luce en buenas condiciones. El problema en Rocha es que no hay dinero y la directiva realizó un llamado público en las redes sociales pidiendo plata que se puede depositar en redes de pago.

Goyenola (Tacuarembó)

Las canchas del interior generalmente están bien pero el tema es que el rojo del Norte es otro club con serias dificultades económicas. Tiene un embargo de un exfuncionario y los jugadores realizaron paro por atraso en los salarios.

Olímpico (Rampla Juniors)

En las condiciones habituales. El problema es financiero. Pese a las dificultades de atraso en los sueldos, no tener médico, o no poder entrenar porque no había leña para calentar el agua de los vestuarios, el plantel entrenó y jugó amistosos.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios