En el sitio correcto

La camiseta que utilizó Fernando Morena la tarde que le hizo siete goles a Huracán Buceo en 1978 –récord hasta ahora imbatido– se encuentra desde el viernes en el museo de los aurinegros debido a una donación del historiador del club

Era un domingo muy frío, pero soleado. Los dos se jugaban bastante. Peñarol seguía su lucha por el título

–que posteriormente conseguiría– y Huracán Buceo luchaba para no descender. Aquel 16 de julio de 1978 se conmemoraban 38 años de Maracaná.

Pero también, tan solo dos días después, Peñarol tenía que jugar un partido muy importante por la Copa Libertadores ante Deportivo Cali, conjunto que por entonces dirigía el argentino Carlos Salvador Bilardo.

Debido a ello, el entrenador aurinegro, el brasileño Dino Sani, les dijo a Fernando Morena –la gran estrella de aquel equipo– y a Ildo Maneiro, que no jugarían ante los tricoplayeros.

Pero finalmente los hizo jugar. “Sí. Nos dijo que al menos jugáramos el primer tiempo. Pero claro, con los tres goles que hice, después no me quiso sacar”, recordó el viernes Morena en ocasión del regreso a casa de la camiseta número 9 que utilizó aquella tarde en la que convirtió siete tantos. Al término del Campeonato Uruguayo, sirvieron para que Morena ingresara un poquito más en la historia ya que llegó a 36, un récord que se mantiene imbatible como el de sus siete tantos en un mismo compromiso.

Así ganó Peñarol. Fue 7-0 que pudo haber sido 8-0 si el propio Morena no fallaba un penal en la hora pitado por Juan Daniel Cardellino. En realidad se lo atajó Ramón Alaniz, quien en esa jugada se luxaría la muñeca.

“Cuando entré al vestuario lo primero que me dijo un dirigente fue: ‘Podías haber hecho ocho’”, recordó el viernes sonriendo. Y luego comentó: “Cada vez que lo veo, le recuerdo aquella situación y se ríe”.

Esa fría tarde solamente se vendieron 11.438 entradas, y uno de los presentes en la platea América, casualmente era Nicolás Falero, exgloria de Central quien luego defendió a Peñarol.

Falero ostentaba el récord de haber hecho más goles en un partido por el Campeonato Uruguayo. Le había anotado seis goles al arquero Bella de Cerro en 1947. Esa marca duró 31 años.

Cuando Morena convirtió el séptimo y le batió el récord por los altoparlantes del Estadio Centenario dijeron lo que había conseguido y que Falero estaba en la platea. En medio del encuentro, el exjugador, ya veterano, se paró y saludó a las tribunas.

Morena contó el viernes que “al otro día, Falero nos fue a visitar a Los Aromos y yo le regalé la camiseta”.

La misma permaneció durante años en la familia que decidió venderla cuando falleció Nicolás.

Allí apareció el historiador aurinegro, Marcos Silvera. “Me hicieron una oferta para ver si la podía comprar y la compré en unos US$ 2.000”, recordó el viernes para El Observador.

“Y al séptimo, descansó”, fue el título del diario La Mañana al otro día de los siete goles de Morena.

La pelota con la que anotó esos tantos, por ahora permanece en su domicilio guardada como uno de sus máximos tesoros.

“Cuesta desprenderse de algunas cosas como ahora que tengo en mis manos esta camiseta. Pero hay que hacerlo. Tiene que estar en este museo. Mis hijos saben que tanto la camiseta de la final de la Copa Libertadores que ganamos en 1982, como la de la Copa Intercontinental de 1982, cuando yo me muera, tiene que venir al museo”, explicó.

Aquella tarde de julio, Víctor Hugo Morales, por entonces, el relator más escuchado por destrozo, no pudo transmitir porque la AUF lo había prohibido. Igual esos goles los escuchó todo el mundo. Fue un día histórico para Morena y para el fútbol uruguayo.


Populares de la sección

Comentarios