En el espejo de la mediocridad; ¿Quién llega mejor a la definición?

Ambos grandes tienen varios puntos flojos que marcan lo que fue su torneo y lo que puede ser la definición

El punto de diferencia que Peñarol le lleva a Nacional demuestra la paridad que ambos grandes han tenido en un magro Torneo Apertura, en el que ambos pelearán por el título en la última fecha.

Los dos equipos han tenido varios aspectos en común. Ambos no lograron consolidar una defensa solida a lo largo del certamen y han pasado dificultades en el mediocampo. Tampoco han tenido un goleador destacado y salvador, y han recurrido a la pelota quieta, una de las principales armas para llegar al arco de sus rivales.

En lo que respecta a las propuestas de los entrenadores, Peñarol nunca pudo repetir una idea y el mismo Pablo Bengoechea ha manifestado su malestar por no poder hacer rendir al máximo a sus futbolistas. En tanto, Gustavo Munúa se destacó con su estilo en el inicio del Apertura pero luego le tomaron los puntos y supieron cómo jugarle, lo que, sumado a otros factores, provocó la bajada tricolor.

Ahora, con una fecha por jugar, Peñarol llega con tres partidos empatados y una mínima diferencia en la tabla que le permite depender de sí mismo. Nacional, por su parte, recuperó la confianza y espera lograr otro tirunfo y que su rival no gane. Todo puede pasar.

28 Puntos. Tiene Peñarol en 42 disputados. Tiene uno más que Nacional. Cosechó el 66% de los puntos, por lo cual a esta altura está peleando por ser el peor campeón en la historia de los torneos cortos. Nacional ha ganado el 64,2%.
8 Triunfos. Los que han logrado ambos grandes, y Cerro, en 14 partidos. Peñarol perdió 2 y empató 4; Nacional empató 3 y perdió 3.
2 Goles. Es la diferencia para los albos en goles anotados: tiene 29 y Peñarol hizo 27.
2 Goles. Es la diferencia de goles recibidos entre ambos grandes: Peñarol tiene 17 y Nacional 19.

Peñarol, líder entre sus dudas

El arco

Gastón Guruceaga ha sido uno de los jugadores más regulares de Peñarol en el Apertura, con correctas actuaciones y sin responsabilidad directa en los goles que ha recibido el conjunto carbonero, que en total tiene 17 tantos en contra.

La defensa

La zaga carbonera ha sido uno de los puntos débiles del equipo de Bengoechea. Los laterales fueron desbordados en muchas ocasiones, lo que llevó al DT a cambiar varias veces los nombres en las bandas. Valdez ha estado lejos de su nivel y Guillermo Rodríguez tampoco ha podido ser una solución, si bien ha tenido algunos partidos buenos.

El mediocampo

El medio mirasol no se consolida. Siempre tiene algún jugador por debajo de su nivel. Si bien ha tenido a Nandez y Aguiar con correctos desempeños, casi nunca los han tenido jugando bien al mismo tiempo. En los últimos partidos Nández quedó solo para la función de marca, y Aguiar desaprovechado como lanzador jugando por dentro. Píriz ha sido una máquina de errar pases, lo que aumenta las dudas tras la suspensión de Nandez.

El ataque

Forlán es el más destacado en el ataque del equipo carbonero y con sus jugadas y goles –como la que hizo en el gol de Aguiar ante Liverpool y el tanto del sábado ante Plaza– ha logrado darle vida a Peñarol. Pero en ningún momento se ha transformado en el líder futbolístico, como era esperable de acuerdo a su currículum. Después, muy flojos todos sus compañeros: Zalayeta, Luque e Ifrán, de quien se esperaba más.

La idea táctica

El juego de Peñarol ha sido poco claro y depende de impulsos de sus principales figuras, Forlán y Aguiar, principalmente. Bengoechea para un 4-3-3 pero no logra tener juego colectivo. Cuando los partidos se hacen cuesta arriba, recurre al pase largo y saca jugadas de las pelotas quietas.

El técnico

El sábado Bengoechea se fue con bronca porque en 14 partidos no ha encontrado el equipo y no ha podido hacerlo jugar a la altura de los nombres que tiene en el plantel. Aún no está clara su propuesta, depende de sus individualidades y es cuestionado por ser muy conservador en algunos partidos.

La hinchada

Bengoechea exhortó a sus hinchas que alienten al equipo en el último partido para "ayudar" a los jugadores, luego de que los parciales aurinegros manifestaran su malestar con el DT y algunos jugadores en el partido ante Plaza. Se espera que los carboneros llenen el estadio para celebrar el campeonato, aunque habrá que ver cómo reaccionan si el partido se hace cuesta arriba.

El ánimo

Pese a tener un punto de ventaja, lo mostrado en cancha ante Plaza y en los anteriores partidos pone un manto de dudas sobre los carboneros. Saben que dependen de sí mismos, pero jugarán con la obligación de ganar para asegurarse el Apertura.

El último partido

Peñarol tienen un punto más que Nacional y en la última fecha será local ante Juventud de Las Piedras en el Estadio Centenario, donde empató sus últimos tres partidos. No podrá contar con Nandez, una de sus piezas claves en el medio.

Nacional, el escolta que resurgió

El arco

Esteban Conde tuvo un buen comienzo pero en la racha negativa de los albos tuvo flojas actuaciones. Su partido del domingo ante Rentistas es una buena parábola del torneo de Nacional: tuvo una débil reacción en el primer gol de los colorados pero se reivindicó al atajar un penal que le permitió a Nacional seguir con vida y a él recuperar el ánimo. Ha recibido 19 tantos.

La defensa

La defensa tricolor tampoco ha sido un cerrojo y Gustavo Munúa ha tenido que realizar varias modificaciones, tácticas y por lesiones. Diego Polenta es el jugador más regular de una zaga que ha tenido problemas cuando es superada en velocidad, como le pasó a Malvino en el segundo gol de Rentistas.

El mediocampo

En Nacional también ha caído el rendimiento del mediocampo. Porras ya no es la figura que fue en el pasado Uruguayo y el DT ha probado con distintos socios a su lado: Romero, Eguren y Nacho González. En la parte ofensiva, Matías Cabrera aún no aparece y Amaral surge como el más claro para crear situaciones de peligro.

El ataque

En filas tricolores la delantera tampoco pasa por un buen momento. El goleador Iván Alonso, que no estuvo en el último partido por lesión, perdió la precisión y Seba Fernández es en estos momentos el jugador más incisivo en ataque. Abreu, Barbaro, Barcia y Mascia no han podido ganarse su lugar.

La idea táctica

El planteo de Nacional comenzó con un sistema similar al de 4-2-3-1 de Gutiérrez pero con un juego más vistoso, con mucha importancia en la tenencia de pelota. Pero los rivales supieron cómo jugarle y lo complicaron en muchos partidos. Ante Rentistas, si bien tuvo fallos defensivos, el equipo recuperó parte del juego colectivo que había mostrado en el arranque.

El técnico

La propuesta de Munúa quedó clara desde el principio del Apertura –jugar por abajo y cuidar la pelota– pero los rivales le sacaron la ficha y lo complicaron en varios partidos en los que no sumó o dejó unidades. Con el agónico triunfo ante Rentistas, recuperó la confianza en su idea, aunque por momentos dejó el toque rasante para mandar pelotazos a los delanteros.

La hinchada

Nacional deberá jugar en Belvedere donde, por cantidad de hinchas, será local aunque no en el número de seguidores que asisten al Parque Central. La parcialidad tricolor se desahogó el pasado domingo en su estadio y recobró las esperanzas de que pueden ser campeones, aunque no dependen de sí mismos.

El ánimo

Los tricolores llegan envalentonados tras el triunfo ante Rentistas. Así lo destacó Munúa, quien dijo que esa victoria le dio "un gran envión anímico" para la última fecha. A diferencia de Peñarol, los tricolores, al ser los actuales campeones del Uruguayo, tienen menos presión.

El último partido

Nacional, por su parte, deberá enfrentar a Liverpool en Belvedere, con el antecedente de que en este Apertura siempre dejó puntos cuando salió a canchas chicas. El equipo de Munúa no tiene sancionados pero espera por la recuperación de Alonso, Gorga y Romero.

Populares de la sección

Acerca del autor