En el día del penal, Nacional venció 4-2 a Defensor

En un partido donde se cobraron cuatro penales -tres para Nacional y uno a Defensor- el tricolor ganó
Emoción del principio al final tuvo el encuentro en el que Nacional le ganó por 4-2 a Defensor Sporting en cancha de los violetas, en un partido que con el correr de los días será recordado por los cuatro penales pitados por el árbitro Andrés Cunha.

De arranque nomás, cuando el tablero de los minutos aún estaba en 0 y corrían 55 segundos, el juez marcó pena máxima por una mano del paraguayo Ricardo Martínez dentro del área violeta y no lo dudó.

Fue la primera oportunidad para los tricolores. El Diente López tomó la pelota y remató suave, lo que le permitió a Irrázabal volar y contener el penal, tras acertar el palo al que iba el balón.

Así comenzó el partido. Con los tricolores con la pelota, siendo protagonistas absolutos, y con Defensor con un 4-3-1-2 bastante retrasado, esperando en su sector y por momentos partido, con los tres hombres más ofensivos lejos de los volantes de contención.

A los 4', hubo otra incidencia que calentó aún más la tribuna local. Santiago Barboza tuvo un contacto con Diego Polenta y los violetas reclamaron penal. El toque existió, aunque el delantero exageró un poco su caída. El juez, y el asistente, no vieron falta.

El juego siguió con el tricolor instalado por la punta derecha. Fucile se fue arriba con total libertad, mientras que Tabó tuvo buenas y malas a la hora de encarar a Mathías Suárez y mandar los centros al área.

Y con un cruce de derecha a izquierda, llegó el primer gol del partido. La pelota le quedó a Kevin Ramírez y se animó a rematar de zurda, de primera, para meterla abajo, contra el palo, inatajable para el arquero violeta.

El 1-0 tuvo una reacción tibia de Defensor, que mantuvo el esquema y arriesgó poco para buscar el empate. De todas formas, con pases largos para Barboza y Vicente Sánchez, y ganando rebotes con Nico Olivera, se acercó.

El trámite se mantuvo con esos planteos de cada equipo y en un mal rechazo del fondo tricolor, Olivera encontró la pelota al borde del área y remató de derecha para poner el 1-1 en la primera jugada de peligro de los locales, cuando iban 18 minutos.

Con el partido igualado, los roles se mantuvieron como el principio. Nacional llegaba con peligro y en cada ocasión parecía que podía marcar. Para peor, la zaga violeta y el arquero Irrazabal tenían dificultades en situaciones que parecían fáciles de controlar.

El partido también estuvo marcado por varios roces entre futbolistas: López con Zunino y Olivera con Carballo, fueron algunos, en los que tuvo que intervenir Cunha, quien prefirió el diálogo antes que las tarjetas.

Mientras Acevedo se irritaba con los pelotazos mal dirigidos por sus zagueros, Nacional seguía en busca del gol. Y otra mano en el área, esta vez de Suárez, le dio la revancha al Diente, quien remató al mismos palo que en el primero, pero que amagó antes de rematar.

Iban 36' y a partir de ahí, el equipo de Munúa pasó a tocar la pelota de lado a lado, sin necesidad de atacar, ante un rival muy recostado en su arco.

Cuando moría el primer tiempo, Felipe Carballo, de gran despliegue, tomó la pelota en el medio, avanzó unos metros y remató de zurda para anotar un golazo para irse al vestuario con el 3-1 para el conjunto tricolor.

Para el complemento, Acevedo buscó más presencia ofensiva y colocó a Facundo Castro como volante por la izquierda, aunque la variante tardó en causar efecto.

Nacional, muy tranquilo, buscaba con pases largos a López y con las subidas de Tabó, hasta que en una carga por izquierda hubo penal de Fratta a Gamalho, que el brasileño se encargó de convertir.

Muy lejos en el marcador, Defensor se fue al todo o nada para descontar y el ingreso de Acuña le dio el peso ofensivo que no había tenido con los delanteros titulares. En 23 minutos, Romário fue el más peligroso de la viola, al anotar el gol del 4-2, perderse un par de ocasiones y generar el penal que le puso emoción a los minutos finales.

Pero la ejecución de Olivera, en el minuto 90', la tapó Conde, destacado atajapenales, para cerrar su arco y sellar el triunfo tricolor, que con varias bajas por paperas y con la doble actividad, sigue prendido en el Clausura y la Anual, y que, jugando así, promete dar pelea hasta el final.


Embed

Populares de la sección

Acerca del autor