En el camino de los cambios

El empresario de fútbol, Flavio Perchman, asumió la presidencia de Aguada, procura una transformación cultural e intenta conseguir hinchas activos

Nació entre Welcome y Atenas, en pleno Palermo, pero se hizo hincha de Aguada. La situación fue tan curiosa como desafiante, en un barrio donde solo se admiten dos pasiones, porque cuando eso sucedió apenas era un chiquilín, que se encandiló en la televisión con la magia de los primeros extranjeros que tuvo el club de la avenida San Martín, Jeff Granger y Larry Bacon, y con la insoportable capacidad goleadora de Wilfredo “Fefo” Ruiz. Hoy, 35 años después y tras permanecer casi dos décadas lejos de cualquier actividad de los rojiverdes, Flavio Perchman (45 años) volvió como presidente, tiene todo encaminado para concretar la incorporación de Leandro García Morales y desembarcó con un proyecto que propone revolucionar Aguada, con cambios que no se ajustan solo a resultados deportivos sino a una transformación estructural y en la concepción de un club deportivo.

El tema suena tan desafiante como cuando se decidió por Aguada y todos sus amigos le dieron a elegir solo entre dos pasiones. Pero le gusta la idea. En su cabeza dan vueltas las ideas, algunas de las cuales ya están en proceso de ejecución, y las va lanzando una a una en el diálogo con El Observador.

“Queremos que la hinchada de Aguada se involucre todo el año y que su apoyo no solo se circunscriba a los partidos decisivos de una temporada. Es importante que el hincha se dé cuenta de que es arquitecto del destino de su club, el club más popular”, manifiesta para explicar algunas de las movidas marquetineras que proyecta.

Una de las campañas, que se denominará “Vos tenés el equipo que querés”, propone que cada hincha aporte US$ 2 mensuales para colaborar con el club. Ese dinero se podrá aportar a través de locales de cobranza o en el club.

Perchman desconoce cuánto se puede llegar a recaudar; no obstante, para empezar a ponerle números al proyecto, piensa hacer un censo o un estudio de mercado que le permita conocer cuántos hinchas tiene Aguada.

“Aguada para el básquetbol es lo mismo que Nacional y Peñarol en el fútbol; por eso tenemos que seguir el ejemplo de ellos, que hicieron grandes campañas sociales, transformaron la cabeza de sus hinchas y los involucraron con el club. Con más ingresos genuinos los clubes tienen más posibilidades de crecimiento y de estabilidad, porque en el básquetbol hay muchos dirigentes que pasan en forma ocasional, aportan dinero hasta que se aburren y se van. Aguada tiene potencial para hacer algo a largo plazo y que perdure. Tenemos que imitar a Urunday Universitario y Malvín, los casos más recientes de clubes de básquetbol que se transformaron en instituciones deportivas”, agregó.

El presidente plantea mejorar la infraestructura en el mismo predio del club en la avenida San Martín.

“Aguada tiene un tema pasional muy especial, pero hace 36 años que no gana un campeonato. Si el club más popular no gana desde hace tanto tiempo, llama la atención. Por eso proponemos un cambio de idiosincrasia con un proyecto en el que participen todos los hinchas y, si no apoyan, el proyecto tiene fecha de caducidad. Queremos dar un salto de calidad y estructural”, explicó y agregó: “El proyecto va más allá de ganar un partido. Si conseguimos un club que le dé vida al barrio, valores y opciones para los jóvenes, será más fácil conseguir los triunfos”.

Perchman, que es empresario de fútbol, fue electo presidente este año y se mantendrá en el cargo hasta 2014. Comparte la directiva con otro empresario de fútbol, Gerardo Rabajda.

Su primera movida fue la llegada de Leandro García Morales, uno de los basquetbolistas uruguayos más destacados en la actualidad, que está jugando en Venezuela. “Es una apuesta y damos el primer paso para que el hincha apoye. Le estamos diciendo: ‘Esto es viable, y de ustedes depende, puede ser por mucho tiempo o un espejismo como tantos que han pasado por el básquetbol’. De ellos depende”, insiste y repasa los números: Aguada tiene solo 1.500 socios. Tenemos que pensar primero en llegar a 3.000, para alcanzar 5.000 y establecer que los únicos que pueden entrar a ver a Aguada son los socios del club. Al mismo tiempo, explicó que ya empezó la preventa de las butacas para la temporada 2012-2013, las de socios de Oro a US$ 1.500 (se puede pagar en cuotas), que permite el ingreso de tres personas en un sector preferencial y las de Plata US$ 500 (dos personas)

Además, Perchman quiere sumar en todo lo que ya se hizo, como la gran obra social que permitió reconvertir a los hinchas violentos en pacíficos espectadores y acelerar cambios que permitan hacer crecer a Aguada.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios