En Defensor hay recambio para rato

La máquina de fabricar y exportar le ganó a Nacional con un equipo repleto de botijas

Formar y exportar son las premisas en las que Defensor Sporting basa su sustentabilidad institucional. Después de cada torneo corto, el equipo vende a sus principales figuras y nuevas promesas ocupan su lugar. Sin embargo, el nivel futbolístico no decae. La viola siempre es protagonista.

El Clausura 2013 no es una excepción. Defensor transfirió a dos de sus puntales: Diego “Torito” Rodríguez y Diego Rolán, además de sufrir otras cinco bajas.

Entonces pasaron a ser titulares futbolistas que alternaban en los torneos anteriores: Juan Carlos Amado, Diego Laxalt y Giorgian De Arrascaeta.

El entrenador Tabaré Silva destacó que del plantel de 18 jugadores que se presentó ayer en el Parque Central, 16 son formados en el club.

Solo Ignacio Risso y el arquero suplente Martín Campaña no pasaron por el horno de talentos del club.

Entre tantos jóvenes aparecen dos elementos importantes para aportar experiencia: Andrés Fleurquin en el medio y Sebastián Taborda en ofensiva.

Taborda, a pesar de desperdiciar alguna ocasión propicia, bajó la pelota para el primer gol y metió una pelota en el palo.

Pero lo más importante de Defensor es que a pesar del constante recambio, la identidad futbolística del equipo no se resiente.

“Somos Defensor, todos los partidos salimos a proponer; creo que jugamos mejor que el rival y solo nos faltó liquidar el partido”, dijo el zaguero Mario Risso.

Con apenas 25 años, Risso es de los más experientes del plantel. “Cuando debuté me alcanzaban la pelota Juan Fernández y Matías Malvino que hoy (por ayer) les tocó entrar y lo hicieron de muy buena manera. Eso me llena de orgullo y de alegría”, comentó el zaguero.

Malvino y Fernández tuvieron que entrar de apuro durante el primer tiempo por las lesiones de Robert Herrera y Ramón Arias.

“Siempre nos pasa algo”, dijo un resignado Risso.

“Es una situación que se viene reiterando en el tiempo”, agregó el entrenador Silva.

Pero una vez más el paliativo de estos contratiempos es la riqueza de la cantera. Defensor siempre tiene a quien echar mano. Apuesta a esa fórmula y la respeta.

Ahora es la era de los Laxalt y De Arrascaeta. Defensor sabe que este ciclo será efímero. De hecho Laxalt ya fue negociado tras su buena participación en el Sudamericano sub 20 de Argentina y en seis meses partirá a Inter de Milán.

Pero el hincha sabe que aunque efímero, el ciclo será disfrutable. Más allá de que el equipo sea o no campeón.

Por las dudas, Risso dejó un mensaje: “Vamos a pelear el título hasta el final”. Silva, por su parte, fue más cauto: “El próximo fin de semana intentaremos ratificar lo de hoy ante Wanderers”.


Fuente: El Observador

Populares de la sección

Comentarios