En busca del partido perfecto para clasificar al Mundial

Los Teros enfrentan el sábado a Estados Unidos en el partido de ida del repechaje americano; los estadounidenses son claros favoritos pero Uruguay se ilusiona con la hazaña

¿Cómo se hace para enfrentar a un equipo que es superior en todas sus líneas y aún salir airoso? Esa es la gran disyuntiva a la que se enfrentan Los Teros esta tarde, cuando se enfrenten a Estados Unidos en el inicio de la serie eliminatoria rumbo al Mundial de Inglaterra 2015.

No es un David contra Goliat, si se entiende que Las Aguilas ocupan el puesto 18 del ránking Mundial de la International Rugby Board (IRB), y Uruguay el 20. Pero sí que hay diferencias, que se han ido agrandando mucho desde aquel 2002 en el que Uruguay consiguió su último triunfo, durante la Eliminatoria al Mundial de Australia 2003.

Desde entonces, el rugby estadounidense ha recorrido el camino del profesionalismo. Es un deporte menor en el país del norte, pero aún así ha incorporado millones de dólares para desarrollar jugadores y enviarlos al exterior. Hoy la columna vertebral de su XV titular juega en la Premiership inglesa, una de las más exigentes del mundo.

Del otro lado, Uruguay ha seguido luchando siempre en el entorno del puesto 20. Tras clasificar al Mundial 2003, quedó afuera de los de 2007 y 2011 en el último peldaño. Ahora vuelve a tener la oportunidad de clasificar directo, evitando el repechaje final que disputó en esas dos ediciones. Y se enfrenta a una dura tarea: porque a pesar del enorme avance que ha tenido el último año, donde pegó un gran salto hacia adelante en preparación a raíz de la concesión del Estadio Charrúa para poner en marcha su Centro de Alto Rendimiento, los rivales han avanzado más y más rápido.

¿Por dónde pueden pasar las chances celestes? Por las armas clásicas: llevar el partido al juego cerrado de forwards, e imponerse en la lucha del scrum, por todo lo que significa en lo rugbístico y en lo anímico. En plantear un partido cerrado, de poco juego, con kicks estratégico que lleven el juego a campo rival y buscando que sus desequilibrantes tres cuartos no tengan espacio para proyectarse.

Pero a su vez, a diferencia de otros tiempos, esta vez Uruguay tiene backs de buen juego, potencia y explosión que permitan no sacrificar esa carta como se hacía en otros tiempos. Y deberán valerse de algo que sí les ha servido en otros tiempos: la ventaja de ser local.

Ante todo, Los Teros necesitan el partido perfecto para sacar una diferencia que permita ir con confianza a la vuelta en Estados Unidos. Ni siquiera eso es garantía de clasificación, pero es la única manera de encarar la serie. Por los antecedentes, es algo que este plantel de Los Teros puede hacer.


Populares de la sección

Comentarios