En Barranquilla, cuando pierde... pierde dos seguidos

Es cierto que Colombia se hace fuerte en el calor, ganó el 64,1% de los puntos, pero la estadística dice que luego de una derrota el equipo cafetero vuelve a caer

Cada vez que Colombia tiene que decidir la sede de sus partidos de las Eliminatorias se vive el regionalismo a flor de piel.

Los barranquilleros dicen que el calor es la sede del equipo; los bogotanos reclaman que se debe explotar la altura y los de Medellín aducen que no hay escenario como el Atanasio Girardot para meter presión.

La pulseada la volvió a ganar el Metropolitano de Barranquilla, donde el sol, el calor y la humedad pegan duro al visitante.

El propio Diego Forlán, delantero de la selección uruguaya, lo reconoció: “No sé si es preferible la altura o el calor. La experiencia me muestra que en Bogotá nos fue un poco mejor. Jugar en Barranquilla es muy difícil. Estuve allá hace siete años: es como si tuvieras un fuego que te tiran encima. Eso es muy fuerte, se hace muy pesado el partido”.

La estadística es elocuente. Colombia ganó el 64,1% de los puntos que disputó en la referida sede lo que marca que hace valor su condición de local.

Pero también la frialdad de los números revelan que cada vez que los colombianos perdieron un partido, curiosamente pierden el siguiente.

El 12 de febrero de 1997 Argentina terminó con el récord de partidos invicto de los cafeteros en el Metropolitano. Después de  nueve compromisos sin conocer la derrota los albicelestes les ganaron 1 a 0. Al partido siguiente los colombianos cayeron ante Perú.

El 7 de setiembre de 2003, en el proceso clasificatorio para el Mundial de Alemania 2006, Colombia fue vencida por Brasil por 2 a 1. El que sacó provecho en el partido siguiente fue Venezuela.

Colombia necesita recuperarse luego de perder el pasado 15 de noviembre su último duelo contra Argentina. Ahora viene Uruguay y cuando los colombianos pierden en Barranquilla... pierden dos veces seguidas. 

Están presionados por la victoria
El argentino José Pekerman arribó a Barranquilla y además de ser recibido por una orquesta, lo esperaron con la presión de obtener la victoria ante Uruguay.

Una base de jugadores que son figuras en Italia, un Falcao que viene enchufado en España, y algunas caras nuevas pusieron a tope la autoestima colombiana.

Para algunos técnicos del fútbol colombiano, el equipo tiene hombres, calidad y capacidad para superar a los rivales de turno, pero depende de Pekerman.

El DT de Millonarios, Hernán Torres, expresó: “Tenemos muy buenos jugadores, el momento de los que juegan en el extranjero con sus equipos es excelente. Además seremos locales”.

Pero Pekerman no las tiene todas consigo, Nelson Gallego, ayudante de Hernán Darío Gómez en Independiente Medellín, fue más fuerte en sus conceptos. Dijo que Pekerman parece que jugara con miedo de sus rivales: “Los jugadores colombianos que están en Europa tienen más ritmo de juego, un poco más de explosión, pero cuando llegan a la selección el técnico no aprovecha eso. Es demasiado temeroso y está con la idea de que hay que jugar con cuatro defensas, cuatro volantes, un volante y un solo punta, al que nunca acompañan y así es muy difícil. De esa manera Falcao nunca va a rendir”. 


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios