“Empole le da la espalda al deporte”

Desafiliaron de la CAU al club del Poder Legislativo y el entrenador Daniel Leite contó cómo seguirá su proyecto deportivo

Empole, el Club de Empleados del Poder Legislativo, tuvo en los últimos años un equipo de atletismo que compitió exitosamente en la Confederación Atlética del Uruguay. Sin embargo, la semana pasada el equipo se desafilió “por razones administrativas”.

Así lo hizo saber a El Observador Daniel Leite, entrenador de Empole y creador del proyecto de atletismo que encontró en ese club la vía para su desarrollo.

“El presidente Carlos Coba me dijo que no podían soportar más el gasto que generaba el atletismo”, expresó.

“Hace unos años, Ernesto Irurueta (hoy director nacional de deportes) nos dijo que Empole era el único club de funcionarios del estado en el mundo. Ahora ya no hay ningún club de funcionarios del estado en el mundo”, lamentó Leite.

“Es una lástima que la decisión se adopte en un momento del club donde hay un gran potencial de talentos, sobre todo en categoría menores (sub 18). La institución se lo pierde”, dijo.

No quedan tirados
“Por capricho y por pasión todos los atletas y entrenadores pasarán a competir en Enedif (Escuela Nacional de Entrenadores Deportivos e Instructores de Fitness). Ahí hemos formado entrenadores de atletismo en todo el país y es coherente tener un equipo de competencia para aterrizar todos esos conocimientos que le damos a los entrenadores”, argumentó.

Leite seguirá trabajando en Enedif con los otros tres entrenadores que lo hacía en Empole: Daniel Sarmiento, su hija Ana Laura Leite y Leonel Ramírez, estos dos últimos atletas activos.

Enedif, que ya contó con la aprobación para afiliarse a la CAU, absorberá a los cinco atletas que quedaban en Huracán Buceo, entre ellos la mejor saltadora en alto de Uruguay, Lorena Aires, y la entrenadora Alejandra Monza.

“Trabajaremos con responsabilidad empresarial y social porque tenemos 60 gurises que no íbamos a dejar tirados porque lamentablemente Empole le da la espalda al deporte”, contó.

“A los chiquilines los tomó por sorpresa, pero les pedí que recordaran con cariño a Empole porque fue el club que les abrió las puertas y les permitió iniciarse en el atletismo. Esa noche ardió Facebook con mensajes de cariño y agradecimiento al club. Y está bueno, tiene que ser así. Pero así se ve lo que ganamos nosotros y lo que pierden ellos”, sostuvo Leite, quien agradeció al club “por la oportunidad” destacando a dos personas de Empole: Carlos Coba, “que fue el que hizo nacer el proyecto pese a que ahora lo mató”, y a Diego Cuiñas.

Leite terminó contando una anécdota que revela su forma de ver y sentir el atletismo. “Empole ganó muchísimos torneos en la CAU. Cuando terminaba cada torneo, juntaba al grupo y les pedía que levantaran la mano los que se habían subido al podio. Entre 40 eran siempre entre 10 y 12. Después les pedía que levantaran la manos los que habían ganado el campeonato. Ahí la levantaban los 40. Es así, en el atletismo ganamos todos”.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios