Empezó el show de Nacional

El debut de Abreu, el gol olímpico de Recoba –el tercero en la temporada– y señales de buen fútbol marcaron el estreno tricolor con victoria 3-1 ante Argentinos Juniors

El debut de Sebastián Abreu, las corridas de Carlos De Pena, el gol olímpico de Álvaro Recoba, el despliegue de Santiago Romero y la precisión en los envíos de pelota quieta de Adrián Luna le dieron al hincha argumentos para imaginar que si el equipo que orienta Gustavo Díaz encuentra en esas fortalezas su mejor rendimiento, tendrá muchas razones para celebrar. Sin embargo, tanta felicidad, por el funcionamiento que tuvo el equipo a partir de los 25 minutos y el triunfo ante Argentin Juniors, fue opacada por la fractura de peroné que sufrió el volante Maximiliano Calzada, uno de los jugadores más regulares que tuvo el equipo tricolor en los últimos torneos y que le da un valor agregado al mediocampo.

El entrenador de Nacional, Gustavo Díaz, sigue insistiendo y confiando en que la formación táctica 4-2-3-1, con tres volantes ofensivos, en función de mediapunta, que alimentan de fútbol al hombre de área, le pueda brindar éxitos a lo largo del año. El sábado los recogió, pero le costó mucho al equipo encontrar el punto justo, lógico a esta altura en la que el equipo está en el final de la pretemporada.

La última línea de Nacional, que el sábado jugó sin los dos titulares, Alejandro Lembo y Andrés Scotti, y lo hizo con Adrián Romero  y Efraín Cortés, mostró deficiencias, particularmente por el sector derecho, que fueron corregidas por el golero Jorge Bava, de gran actuación en el partido. El colombiano, sólido en su trabajo, realizó acciones que merecieron el reconocimiento de la tribuna.

De menos a más
El partido no empezó bien para Nacional porque le costó encontrar la pelota y el ritmo de juego. Por esa razón Pablo Hernández adelantó a los argentinos en el marcador a los 6 minutos.

Los tricolores tuvieron que esperar hasta los 16 minutos para dar una de las primeras señales, cuando Núñez trepó por la banda y mandó un centro que De Pena no pudo transformar en gol.

De ahí en más, lentamente, el fútbol de Nacional empezó a encontrar su lugar. Muchas veces con pelotazos o a través de pelotas quietas, pero fue dañando la defensa rival. Así, a los 30 minutos, tras un centro de Luna y un cabezazo de Adrián Romero el tricolor empató, y cinco minutos después, a pura velocidad y con un movimiento con precisión de cirujano, De Pena estableció el 2-1.

En el complemento, el técnico Gustavo Díaz le dio minutos a los juveniles Hugo Dorrego y Gastón Pereiro y reservó para el final el plato principal: el estreno de Sebastián Abreu y la vuelta de Álvaro Recoba, después del desgarro de gemelos que sufrió el 1° de diciembre.

Con Abreu dentro del área, con Recoba flotando y generando fútbol y con la frescura de Dorrego, Pereiro y la experiencia de Medina, la defensa rival debió reforzar el trabajo que realizaba para que no aumentaran las diferencias en el marcador.

Argentinos Juniors resistió hasta que cuando se apagaba el partido y con la complicidad del viento, que el delantero de Nacional aprovechó muy bien, Álvaro Recoba convirtió un gol olímpico  (el tercero en la temporada) para establecer el 3-1 definitivo.

Así Nacional le bajó el telón a su primer partido con todas las estrellas y promovió en el hincha la ilusión de multiplicar algunos de los buenos momentos de fútbol que desplegó ante Argentinos Juniors. No obstante, la ausencia de Calzada, que se perderá el semestre para recuperarse de la fractura, genera un vacío importante en el funcionamiento del equipo, en una zona en la que el técnico la tenía armada, por el nivel que mostró el jugador en los últimos tiempos, porque el club vendió a Facundo Píriz en este período de pases y porque quien lo sustituya tendrá que vivir una etapa lógica de adaptación a la oncena.


Populares de la sección

Comentarios