Empataron las superestrellas

Con dos goles de Messi y dos de Cristiano Ronaldo, Barcelona y Real Madrid igualaron 2-2 en el clásico español

Los grandes partidos deben ser para los grandes jugadores, y hoy tanto Leo Messi como Cristiano Ronaldo han llevado esta sentencia a la máxima expresión, en un duelo titánico que ha acabado en tablas con dos tantos cada uno, los mismos que reflejó el clásico entre Barça y Real Madrid (2-2).

La estrella portuguesa y la argentina siguen en su particular lucha por el Balón de Oro y en escenarios como éste, el primer clásico liguero en el Camp Nou, han postergado el eterno debate sobre quién lo merece más.

En la misma rueda de prensa el entrenador madridista José Mourinho se ha rendido a estos dos futbolistas que definitivamente juegan en otro liga.

"Debería estar prohibido decir quien es el mejor del mundo, porque estos dos son de otro planeta", ha opinado 'Mou'.

Pronto lo ha demostrado en este partido Cristiano Ronaldo, cuando ha golpeado primero con un soberbio tanto que ha sorprendido por bajo al guardameta Víctor Valdés en el minuto 23 de partido tras recibir un balón de Benzema.

El astro portugués sigue mojando cada vez que llega a Barcelona y ha alargado su racha de goles, con dos tripletes en los últimos dos encuentros, más los dos tantos de esta noche que fulminan todo tipo de tristeza que acarreaba del pasado.

Ronaldo no pierde su sello y ha vuelto a celebrar el gol "calmando" al Camp Nou, como ya hizo el año pasado cuando sentenció la liga para el Madrid, y ganándose la antipatía de los seguidores 'culés'.

Esta noche ha encontrado la rápida respuesta de su antihéroe, Leo Messi, que con un gol de pillo ha vuelto a nivelar la balanza al aprovechar un extraño error de Pepe.

No sería la última palabra de Leo. El jugador rosarino cada vez está más fino en sus lanzamientos de falta y hoy ha vuelto a dibujar una parábola perfecta que ha acabado al fondo de la portería para adelantar al Barça en el marcador (m.61).

Un tanto que ha enloquecido al público azulgrana, y que ponía a Messi a sólo un tanto de ser el máximo goleador de la historia de los clásicos, récord que hasta ahora ostenta su compatriota Di Stéfano con 18 goles. Estadísticas que hablan por sí solas.

Y si el argentino ha marcado un doblete, por supuesto que Cristiano no podía ser menos. Özil le ha dejado solo ante el portero azulgrana con una asistencia fabulosa y el '7' madridista no ha perdonado en el 66.

Un duelo gigante entre ambos futbolistas, que, con permiso del colombiano del Atlético Radamel Falcao García, están condenados a jugarse la lucha por el título de máximo goleador un año más en la Liga española.

En esta noche de clásico, Cristiano y Messi, Messi y Cristiano -a gusto del consumidor- han abierto un nuevo capítulo para que sigan las comparaciones y los debates.

Las tablas de hoy demuestran que su ambición es infinita y que los próximos encuentros y desencuentros prometen, y mucho. La pegada de ambos es incuestionable y su peso en sus respectivos equipos incalculable.


Populares de la sección

Comentarios