El zika le gana a las estrellas

El tenista canadiense Milos Raonic y la rumana Simona Halep desistieron de participar en los Juegos por temor al virus del zika


El tenista canadiense Milos Raonic, finalista del reciente torneo de Wimbledon, anunció este viernes su decisión de renunciar a los Juegos Olímpicos Rio de Janeiro-2016 por temor al virus del zika.

"Es con un corazón entristecido que anuncio mi retiro a participar en los Juegos Olímpicos Rio-2016", dijo Raonic, séptimo en el ranking de la ATP, en su cuenta en Facebook.

"Después de una larga reflexión con mi familia y mis entrenadores, tomé esta decisión por varias razones de salud, incluida la incertidumbre que concierne al virus zika", agregó.

Raonic, de 25 años, indicó que fue una "decisión difícil" y consideró que la misma no debería impactar en la consideración de otros deportistas sobre sus intenciones de participar en Rio.

Tras el anuncio del canadiense, la rumana Simona Halep, número 5 mundial, anunció en Bucarest su baja para el torneo olímpico femenino también por el mismo temor al virus.

"Después de hablar con mis médicos y mi familia, he decidido que los riesgos son demasiados elevados para mi salud y mi carrera, especialmente como mujer", añadió la rumana, cuartofinalista en el último Wimbledon y finalista en Roland Garros en 2010.

El estadounidense John Isner, el austriaco Dominic Thiem, y el dúo australiano Bernard Tomic y Nick Kyrgios, así como el veterano español Feliciano López han optado, por diversas razones, no participar en los Juegos Olímpicos (5-21 de agosto).

Brasil es el país más afectado por la epidemia del zika, un virus transmitido por la picadura de un mosquito que puede provocar microcefalia en el feto, una malformación grave e irreversible, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El organismo recomendó a las delegaciones protegerse del mosquito y evitar contraer la infección por la vía sexual, utilizando preservativos o practicando la abstinencia, ya que el virus puede causar también problemas neurológicos en adultos.


Fuente: AFP