El zaguero goleador

En 18 años de carrera y con más de 500 partidos a cuestas, Deivis Barone llegó a su gol 53 y se ilusiona con zafar del descenso con Rentistas

El doble ritmo para saltar lo incorporó jugando al vóleibol. En las inferiores de River Plate pulió la dirección del cabezazo. Hoy, a los 36 años, Deivis Barone disfruta su retorno al fútbol uruguayo. Y Rentistas se ilusiona con sus goles: el sábado le hizo dos a Racing y el bicho salió de las posiciones de descenso.

Barone es zaguero. Pero el gol como producto de su gran juego aéreo (mide 1,84 m) es una característica con la que ha forjado una sólida carrera.

"En todos los cuadros que estuve hice goles", le cuenta a Referí desde San Ramón donde vive, a 80 kilómetros de Montevideo.

"Llevo todos los números de mi carrera: partidos, goles, técnicos que me dirigieron; tengo todo anotado", confiesa.

"Son más de 500 partidos jugados y llegué a 53 goles, lo que para un zaguero es una cifra importante", comenta quien debutó en River Plate el 13 de setiembre de 1998 de la mano de Carlos Linares.

"Mi carrera es un kiosco, hay de todo: salí campeón, sufrí descensos, ascendí y jugué copas internacionales", cuenta.

Ahora le toca luchar en Rentistas, el equipo que suma 63 puntos en la tabla del descenso y que tras ganarle a Racing 3-0 el sábado, con un doblete suyo de cabeza, dejó atrás a El Tanque Sisley (62) que junto a Liverpool (50) y Villa Teresa (32) ocupan las tres plazas de descenso.

"Goles como el primero donde voy a buscar la pelota sobre el arco tengo contados. La mayoría son como el segundo donde cabeceo de lejos, sobre el punto penal, y la pelota sale con mucha fuerza", explica.

Barone sigue aportando estadísticas claras y precisas sobre su carrera, algo muy poco frecuente entre los futbolistas: "Fue la cuarta vez en mi carrera que hice dos goles en el mismo partido. La primera fue con River Plate, la segunda con Nacional contra Bella Vista en el Parque Central y la anterior había sido en San Martín de San Juan en un clásico contra Independiente Rivadavia de Mendoza".

"Estoy contento por la vuelta a Uruguay. En 2015 jugué en Guillermo Brown de Puerto Madryn, bien al sur de Argentina. El equipo jugaba por segunda vez en su historia el Nacional B, el objetivo era salvarse y lo logramos. Esa experiencia está fresca", cuenta.

Sobre el presente en los bichos colorados dice: "Ganamos siete de los últimos nueve puntos disputados porque se cambió mucho en el compromiso a la hora de afrontar los partidos".

"Ahora no podemos relajarnos porque en un fútbol tan parejo, si te entregás te pasan por arriba".

El próximo rival será Peñarol y a Barone lo motiva el desafío: "No creo que sean puntos perdibles en este momento. Si nos hubiéramos enfrentado en el arranque del torneo tal vez sí. Nos hemos ganado un respeto, les vamos a dar pelea y hasta podemos sorprender".

Volver a Uruguay implica viajar todos los días 66 kilómetros de San Ramón al Complejo Rentistas. "Voy solo y me gusta llegar una hora antes para disfrutar la previa con los compañeros tomando un mate".

El viaje lo retrotrae a su primer año de inferiores en River Plate donde hacia el trayecto en ómnibus hasta que al segundo año lo alojaron en la pensión del Saroldi.

Barone hizo baby fútbol en Wanderers de San Ramón y jugó dos años en Peñarol Juniors antes de llegar al fútbol capitalino.

Estuvo seis años en River Plate antes de empezar su periplo por el exterior.

Fue campeón en Paraguay con Libertad (2007) y en Venezuela con Caracas (2009) donde formó una durísima zaga con José Manuel Rey.

Le tocó descender con Atlético Tucumán donde no pudo volver a primera en Argentina pero después logró ascender con San Juan.

En su carrera hay de todo a nivel de resultados, pero lo que no faltan son goles. A pesar de ser zaguero.

En Nacional

En 2007, Barone llegó a Nacional procedente de Libertad donde jugó un año y medio, levantó dos copas y disputó dos Libertadores. En los albos jugó la Libertadores 2008 y anotó cinco goles. El equipo no llegó a las finales del Uruguayo pero ganó la Liguilla 2008.

La frase

"Con las manos en el área hay que tener cuidado. Ahora el defensor cada vez que va a bloquear a un delantero tiene que ir con las manos atrás, lo mismo si se tira a barrer. Otro problema son los agarrones porque además de futbolistas ahora somos actores".

2009: año histórico con Caracas

Jugó el primer semestre de ese año, fue campeón del Clausura y le ganó la final del torneo a Deportivo Italia. Participó en la histórica campaña en la Libertadores llegando hasta los cuartos de final.

Una carrera para todos los gustos

Temporadas-Equipo-Balance
1998-2004, River Plate, descendió en 2003 y ascendió en 2004 donde estuvo solo el primer semestre
2004-2005, Instituto de Córdoba, logró la Permanencia en Primera
2005, Junior de Barranquilla, peleó el título
2006-2007, Libertad de Asunción, campeón del Clausura 2006 y del torneo paraguayo 2006
2007-2008, Nacional, tercero en la Tabla Anual, campeón de la Liguilla 2008
2008, Unión Maracaibo, cuarto puesto en el Apertura; jugó la Sudamericana
2009, Caracas, campeón del Clausura y de la temporada 2008-2009
2009-2013, Atlético Tucumán, descendió y no pudo volver a Primera
2013-2014, San Martín de San Juan, logró el ascenso a Primera
2015, Guillermo Brown, zafó del descenso en el Nacional B
2016, Rentistas, pelea el descenso

Populares de la sección

Acerca del autor