El wingsuit se cobra otra vida

El deporte de alto riesgo que consiste en volar con un traje que incorpora alas sumó una nueva víctima en China

Un deportista húngaro falleció en China mientras practicaba "wingsuit", una modalidad de paracaidismo extremo que consiste en volar como un pájaro con una especie de traje con alas, al sufrir problemas con su paracaídas y caer a gran velocidad a un valle.

Según informa la agencia oficial Xinhua hoy, el paracaidista, Victor Kovats, se estrelló sobre las tres de la tarde del martes en el parque forestal de la montaña nacional de Tianmen en la provincia de Hunan, sur de China, mientras realizaba un vuelo de prueba.

Al parecer, el húngaro tuvo problemas para abrir su paracaídas al aterrizar y se estrelló contra el valle.

El equipo de rescate desplazado hasta el lugar consiguió recuperar esta mañana el cuerpo sin vida de Kovat a los pies de un acantilado de unos 100 metros de altura.

El húngaro viajó a China para participar en el II Campeonato Mundial de "Wingsuit flying", que iba a disputarse en este enclave del 11 al 13 de este mes.

Para competir, los participantes deben dejarse caer desde los acantilados de la montaña Tianmen, que se encuentran a una altura de 700 metros.

El I Campeonato Mundial de "Wingsuit flying" se disputó en este mismo parque el año pasado, con más de 15 participantes de unas nueve nacionalidades.

El "wingsuit" -cuya traducción literal es "traje alado"- es un deporte de alto riesgo que consiste en planear sobre el perfil de una montaña a unos 160 kilómetros por hora con un traje que incorpora membranas a modo de alas y que ya ha sembrado inquietud en países como Francia, donde este verano cinco "hombres-pájaro" murieron practicando este deporte.

El wingsuit se cobra una nueva vida

Populares de la sección

Comentarios