El verdadero hombre de acero es uruguayo

Eduardo Ortíz, transplantado de corazón, se inscribió para correr el "Ironman" Brasil; está preparado para ser el primero en terminar la competencia, pero aún le falta "de todo" para lograrlo

A los 12 años Eduardo Ortiz fue diagnosticado con una patología cardíaca grave. Con el tiempo su estado de salud empeoró: el corazón comenzó a dilatarse y llegó a tener 180 pulsaciones en reposo (el promedio es de 70). A los 30 años, con su calidad de vida deteriorada y con riesgo de morir, recibió un trasplante de corazón.

"Hasta ese momento yo no sabía lo que era el deporte, lo que era correr. Caminaba dos cuadras y me quedaba sin aire. Luego del trasplante comencé a descubrir un mundo nuevo en el deporte y hacer cosas que para los médicos eran locuras", dijo Eduardo a El Observador.

Luego de lograr una "recuperación asombrosa" comenzó a correr como forma de recuperar su calidad de vida. Con el tiempo lo que empezó como un pasatiempo se transformó en una pasión.

"Según los médicos un trasplantado como yo puede hacer cinco kilómetros en maratones a pie, pruebas de cinco kilómetros en bicicleta (contrarreloj) y 20 kilómetros en pelotón. Actualmente mis entrenamientos pasan los 100 kilómetros", indicó.

Eduardo cuenta que con el deporte no solo recuperó calidad de vida, sino que hasta logró eliminar medicación que antes debía tomar para mantener controlados sus valores. "Hay medicamentos que voy a tener que tomar de por vida por mi condición de trasplantado, pero otros, por ejemplo para controlar el colesterol, he logrado suprimirlos con una dieta sana y deporte. Hay días que si no salgo a hacer alguna actividad física me siento mal, el cuerpo ya me lo pide", explicó.

Persiguiendo un sueño

Eduardo nació en el departamento de Durazno, pero actualmente vive en Maldonado.

Su amor por el deporte lo llevó a competir en diferentes maratones en Uruguay y Argentina. Sin embargo expresa que aún no alcanzó su máxima meta: "Desde hace un tiempo se me puso en la cabeza que quería correr la triatlón Ironman en Brasil. Es una prueba muy exigente donde voy a tener que correr, hacer bicicleta y nadar. Ya logré inscribirme y ahora entreno seis días a la semana con mucho sacrificio para poder ser el primer trasplantado en el mundo en completarla", explicó.

Eduardo no tiene apoyo económico de ningún sponsor u organismo para poder entrenarse. Actualmente cuenta con la ayuda de dos entrenadores honorarios (uno de natación y otro de bicicleta) con quienes entrena hasta siete horas y media por día en Maldonado.

La competencia Ironman se realizará el 25 de mayo de 2014 en Florianópolis, Brasil. Esta es la prueba más exigente del triatlón. Consta de 3,86 km de natación, 180 km de ciclismo y 42,2 km de carrera a pie (maratón). La carrera tiene un tiempo límite de 17 horas y un tiempo promedio de 12 horas.

"Ya pagué la inscripción pero me falta todo. Tengo que comprar una bicicleta de ruta especial, traje de aguas abiertas (para nadar), calzado especial y la indumentaria. Además tengo que resolver el tema de los pasajes, gastos de hospedaje y traslado del equipo. Eso sin contar que tendría que tener una alimentación especial, aunque como muy sano,  tomar vitaminas pero no tengo sponsor para eso", explicó.

Solidaridad y reconocimiento

Si bien en Durazno pocos conocen la historia de Eduardo y su esfuerzo para correr la Ironman, un grupo de amigos resolvió organizar un evento para recaudar fondos. "Mi viejo fue uno de los que les prestó plata a Eduardo cuando fue a competir por primera vez en Buenos Aires. Su historia de vida la verdad que nos conmueve mucho y es por eso que resolvimos darle una mano", dijo a El Observador Jorge Portela, uno de los organizadores del evento deportivo Durazno Corazón Solidario.

El evento tendrá lugar el próximo 15 de diciembre en el parque de la Hispanidad (Durazno) y constará de dos modalidades: running en modalidad 5 y 8 kilómetros y mountain bike en 20 y 40 kilómetros.

"Nos motiva que su caso es algo único, la meta de él es llegar, no va a ganar pero quiere cumplir las etapas en las horas que determina la competencia. Si lo logra, va a ser el primer trasplantado en conseguirlo y es de Durazno por eso cuando supimos que no contaba con apoyo más nos motivó. Lo importante es que siempre trata de dar un mensaje positivo con su experiencia", indicó Portela.

"La meta es intentarlo"

"Quiero correr esta carrera porque soy una agradecido con la vida. Lo hago para mostrar la realidad de los trasplantados y demostrar que si una persona como yo lo puedo hacer todos pueden", dijo.

Eduardo actualmente está desocupado "porque no hay trabajo" y también porque se está dedicando por completo a su preparación.

"Después que venga de la competencia tengo que salir a buscar trabajo y terminar mi libro. Este es mi sueño y la meta es intentarlo", concluyó.


Fuente: Por Marcela Maseda

Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios