El Uruguay de mañana

El análisis puesto por puesto permite concluir que hay recambio para el futuro, pero que costará encontrar sustitutos para Cáceres y Arévalo

Es cierto que la historia se está por escribir. Pero al margen de que el camino ni siquiera se empezó a transitar hay detalles que se miran con tiempo. Es que las agujas del reloj siguen girando. Los años pasan para todos.

Uruguay inició su nuevo proceso con la base del plantel que se comenzó a construir antes de afrontar las Eliminatorias para el mundial de Sudáfrica 2010. Por aquel entonces el técnico Tabárez armó la estructura pensando en, al menos, dos procesos. Apostó a determinado perfil de jugador. Se la jugó. No dejó de ser una apuesta arriesgada salir a jugar “la guerra” de las Eliminatorias con futbolistas sin experiencia en esas batallas.

Hoy, que muchos jugadores ya cumplieron los dos ciclos (Sudáfrica 2010 y Brasil 2014), queda la sensación de que el tercer proceso clasificatorio se afronta con determinadas fechas de vencimiento. Es algo lógico y que está claro en la interna del plantel seleccionado.

Uruguay tiene hoy. Pero el técnico no se queda en el presente sino que mira el mañana. Es de ese modo que se va produciendo el recambio generacional. Atendiendo el presente pero mirando el mañana.

La realidad marca que los celestes tienen una base de grupo constituida que se explica desde el conocimiento y el entendimiento del entrenador con una serie de jugadores con los cuales viene trabajando desde hace años.

Esto permite afrontar un “torneo” como las Eliminatorias con una leve ventaja sobre el resto de sus colegas.

Es que en los procesos clasificatorios a los mundiales, los técnicos se transforman en seleccionadores por el escaso tiempo de trabajo que disponen de los jugadores para entrenar. Por eso se explica la definición. Disponen de más tiempo para seleccionar a los jugadores que de trabajo en cancha.

Entonces, las horas de entrenamiento en Uruguay se utilizan en refrescar conceptos que ya están adquiridos. Se gana en calidad de trabajo y no en cantidad.

Por eso hay determinados jugadores que tienen una enorme ventaja sobre los que recién asoman. Tienen crédito. Y acá vale la pregunta. ¿Hay alternativas para todos los puestos? ¿Hay mañana en todos los sectores de la cancha? ¿Qué necesitan los jugadores nuevos que fueron reservados en los amistosos con Japón y Corea del Sur para destronar a los que están jugando?

Hay preguntas que se responden: hay mañana, claro que sí. Quedó evidenciado en los amistosos ganados ante los equipos asiáticos donde, sin tirar campanas al vuelo, se vieron algunas cosas que indican que hay futuro.

El tema pasa por saber si hay mañana en todas las posiciones de la cancha. Y acá la respuesta no es tan segura.

Es que resulta complejo encontrar sustitutos para una zona del campo con escasas alternativas y que en los últimos tiempos se ha convertido en un dolor de cabeza para el fútbol uruguayo en general como el lateral izquierdo. ¿Hay alternativas para Martín Cáceres? Hoy por hoy sí, Palito Pereira o Fucile. ¿Y mañana? Ahí invaden las dudas.

Otra zona compleja es en la zona central del campo de juego. No se visualizan futuros Arévalo Ríos en el equipo de Tabárez. No hay dos jugadores iguales, es claro. Pero al menos se trata de buscar futbolistas con características similares.

La presencia y la personalidad que impone Egidio en el mediocampo celeste no la brinda ningún otro jugador. Lo que representa su figura, la marca, el orden, los relevos. No será fácil. Sebastián Cristóforo pintó bien en la sub 20 pero se lesionó. Habrá que esperarlo. El exvioleta Diego Rodríguez puede ser otra opción. Fue a los Juegos Olímpicos.

Y en ofensiva la búsqueda se inició antes de lo previsto. Es que la sanción de Luis Suárez obliga a buscar soluciones ya. Tarea complicada si las hay. Todo lo que aporta el 9 de Barcelona será difícil de reunirlo en un solo jugador que al menos logre hacerlo olvidar por un año.

El Observador plantea el juego periodístico del presente de la selección y el mañana, posición por posición.

 

PUESTO POR PUESTO

Hoy

Fernando Muslera

En sus primeros tiempos en la selección el técnico Tabárez buscó un golero con la idea de abarcar un período de tiempo en el arco celeste. El entrenador reveló a El Observador que el arco de la selección se había caracterizado por contar con un arquero durante una era y a eso apuntó con Fernando Muslera. El dueño del arco celeste tiene 28 años y llegará al Mundial de Rusia con 32. No quedan dudas de que defenderá la valla en este proceso pero Tabárez ya perfila posibles sustitutos. ¿Qué debe tener el candidato? Muslera demostró personalidad para debutar en Quito a temprana edad. Es seguro y serio. Se repuso de algunos errores que lo pusieron en duda. Muchas veces dudas en las pelotas aéreas. Es bueno a la hora del mano a mano.

 

Mañana

A juzgar por las reservas para los amistosos con Japón y Corea, el entrenador apuntó a Martín Campaña como primera opción de futuro. El actual golero de Defensor Sporting tiene 25 años. Tabárez lo confirmó como el uno titular en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 por lo que hay un conocimiento y confianza. Esto marca que ya tiene la experiencia del peso que tiene la camiseta jugando afuera. Al igual que Muslera se caracteriza por ser un golero serio. Es buen atajador. Le falta salir más en los envíos aéreos. Otras opciones pasan por Salvador Ichazo, que entrenó en el grupo para los JJOO y más abajo, de la última Sub 20, salen Washington Aguerre y Guillermo De Amores.

 

 

Hoy

Maximiliano Pereira

Empezó como una incógnita y se terminó transformando en el jugador con más partido en la era Tabárez que llegó a decir que “Maxi forma parte del ADN de la selección”. Aporta salida, proyección por la banda, solidaridad, polifuncionalidad. No es un jugador fácil de revelar. Los compañeros saben que levantan la cabeza y Maxi siempre está.

 

Mañana

Matías Aguirregaray

Surge como primera opción para perfilarse en el puesto de Maxi. Aguirregaray ya estuvo en la selección con un antecedente que no fue bueno en Chile. De todos modos Tabárez la renueva el crédito. Debe consolidarse, y controlarse porque muchas veces peca de ser demasiado temperamental. Pero es su esencia como jugador. Otras alternativas puede ser Guillermo Varela, Camilo Mayada y hasta José María Giménez.

 

 

Ayer

Diego Lugano

El capitán está definiendo su futuro y perdió el puesto desde el primer partido del Mundial producto de una lesión de rodilla. Lugano aportó desde muchos aspectos: personalidad, voz de mando, presencia, manejo del grupo y desde el punto de vista futbolístico seguridad, buen juego aéreo.

 

Mañana

José María Giménez es presente pero augura un mañana que ilusiona. Es que la personalidad que mostró sorprende para un joven de su edad. Jugó la Eliminatoria y el Mundial como uno más. Se consolidó con la celeste y le terminó sacando el puesto a Sebastián Coates que es otra alternativa. ¿Qué le falta para llegar al nivel de Lugano? La experiencia que brindan los años y consolidarse en Europa. Jugar.

 

 

Hoy

Diego Godín

Es el nuevo referente de la selección. Se lo ganó por su gran momento, por personalidad, por lo que representa en la selección. Aporta seguridad desde todo punto de vista. Es rápido y oportuno para llegar a los cierres. Es bueno por elevación y difícil de superar en el mano a mano. Se transformó en una figura representativa del equipo uruguayo.

 

Mañana

Emiliano Velázquez y Gastón Silva son dos de las alternativas a las cuales recurrió el entrenador Oscar Tabárez cuando la acumulación de amarillas lo puso en apuros en el tramo final de las Eliminatorias. Ambos jugadores fueron líderes en su generación Sub 20. Tienen condiciones futbolísticas pero deben adquirir experiencia con la selección mayor ya que no tienen la misma presencia que Godín.

 

Hoy

Martín Cáceres

Es tal la importancia que cobró el defensa de la Juventus en el equipo que alguna vez Tabárez dijo: “La baja de Cáceres tiene el mismo significado que si falta Luis Suárez”. Es que Cáceres brinda cosas que no puede aportar otro defensa. Seguridad, confianza de sus compañeros y el cuerpo técnico, velocidad, cierres, juego aéreo y la ductilidad de jugar en cualquier zona de la defensa. No le mira la cara a ningún delantero por más promocionado que sea. Se hizo lateral a la fuerza pero se quedó con el puesto.

 

Mañana

Es un gran problema que arrastra la selección desde hace años: la carencia de laterales por el sector izquierdo de la defensa. La ausencia de Cáceres, por cualquier circunstancia, tiene como alternativas inmediatas a Palito Pereira o Fucile. ¿Pero abajo? ¿Quién puede disimular su ausencia? Maximiliano Olivera (entrenó en la selección que fue a los JJOO), Lucas Olaza (Sub 20 2013) y Gianni Rodríguez (Sub 20 2013) surgen como alternativas. Los dos primeros tienen tendencia a irse arriba pero no aportan la misma seguridad que Cáceres. La tarea no será sencilla.

 

Stuani-Tata González

Por la banda derecho de la celeste desfilaron varios futbolistas y muchas veces dependió de la forma de plantear el partido. Un nombre que está desde el inicio del proceso es el de Álvaro González. En los últimos tiempos se sumó Christian Stuani. Generalmente en ese sector del campo Tabárez utiliza un jugador aplicado tácticamente, que cubra el desequilibrio que genera Cebolla Rodríguez por el otro sector. Stuani, por su condición natural de delantero, tienen tendencia a llegar más al arco rival.

 

Mañana

Camilo Mayada fue probado en el amistoso con Corea y respondió de buena manera. El jugador de Danubio tiende a ser un poco desordenado para el puesto pero tiene un cambio de ritmo que no aportan los demás. Deberá cuidar las pelotas que puedan meter los rivales a sus espaldas. No es tan alto como Stuani. Otra opción para el puesto era Federico Pintos, que había quedado en reserva en la lista de los  JJOO pero no fue. El tema es que Pintos entró en conflicto con su club y se perdió.

 

 

Hoy

Egidio Arévalo Ríos

Un jugador que se consolidó y que sorprendió desde el Mundial de Sudáfrica para acá. Es un pacman recuperando balones en la zona media. Ordenado y aplicado. Es el jugador que barre la zona central permitiendo la subida de los laterales. Además es vital a la hora de la presión sobre el rival. Distribuye bien la pelota. No se perfila un candidato firme a sustituirlo en el futuro.

 

Mañana

Muchos piensan en el ex Defensor Sporting, Diego Torito Rodríguez, para revelar a Egidio. Y si bien ambos tienen un enorme despliegue físico, queda la sensación de que Rodríguez no impone la misma presencia que Egidio. El exvioleta fue a los Juegos Olímpicos y es capitán de su equipo Godoy Cruz. Acaso la alternativa que más ilusionaba era Sebastián Cristóforo por lo bien que jugó en el Sub 20. Pero se lesionó y está volviendo a la actividad. Otra alternativa sub 20 es Federico Gino, pero es más parecido a Gargano.

 

 

Hoy

Lodeiro-Gargano

El compañero de Arévalo Ríos varía de acuerdo a las necesidades del equipo. Durante mucho tiempo fue el Ruso Diego Pérez. Después pasó a ser Walter Gargano. Ahora aparecieron otras opciones desde el momento en que Nicolás Lodeiro se adaptó a una nueva posición. Lodeiro no es más el típico enganche sino que aprendió a meterse en la línea de volantes para aportar desde el lugar del doble cinco. Esto le permite al equipo tener salida clara, gestación de juego, visión para asistir a los puntas.

 

Mañana

Dependiendo justamente de las necesidades del equipo hay opciones. A modo de ejemplo, contra Corea terminó jugando Mayada al lado de Arévalo Ríos. Pero acaso la aparición que generó más ilusiones fue la de Giorgian De Arrascaeta. Claro que en otra función. Nunca jugó en el doble cinco. Pero aporta de mitad de cancha hacia delante. Es encarador como Lodeiro y atrevido. No es una función sencilla. Se necesita un período de adaptación y otro de espera, de paciencia de quienes lo ponen en el equipo.

 

Hoy

Cristian Rodríguez

El Cebolla tiene exhuberancia física, es un huracán que encara y en base a velocidad y dribling genera peligro por la banda izquierda. Aprendió a ser aplicado, más ordenado, ya no tiene aquella tendencia a dejar espacios. Se convirtió en un jugador importante en el seleccionado.

 

Mañana

Por razones de edad el que tiene más años por delante es Diego Laxalt que fue reservado por Tabárez pero no confirmado en la lista de jugadores que tuvo en cuenta en los últimos dos amistosos. Laxalt tiene características similares a las del Cebolla en el sentido de que juega por la banda y tiene tendencia a pasar constantemente al ataque. ¿Qué le falta para ganarse el lugar? Consolidarse, tener la experiencia de lo que es jugar en la selección mayor. Otra opción es Alejandro Silva que tiene 25 años.

Hoy

Edinson Cavani

Un superdotado físicamente del que el técnico Oscar Tabárez expresó en más de una oportunidad que “ningún jugador del plantel puede aportar lo que nos brinda Cavani”. Una clara referencia a su exhuberancia física que le permitía poder realizar la función del desdoble. Volantear, bajar a defender y llegar al ataque. En el Mundial aportó desde el punto de vista táctico tomando como referencia a los organizadores de juego del rival (Gerrard y Pirlo). Hoy pasó unos metros más arriba, a su posición original.

Mañana

Diego Rolan, que acompañó a Cavani en el amistoso con Japón, no tiene la misma potencia física que el jugador de PSG. Rolan, si bien en su club Burdeos juega como volante, tiene otras características. Es mejor dotado técnicamente. Para entrar deberá tener espíritu de sacrificio, saber presionar arriba, cosas que está aprendiendo en Europa. Es muy bueno definiendo. Otra opción pedida por la gente es el Diente Nicolás López, pero el DT no lo tuvo en cuenta por el momento.

 

 

Luis Suárez

Hoy

Hay una realidad que preocupa y es la ausencia de un año del salteño en la selección debido a la pena que le impuso la FIFA. Suárez es el jugador más representativo de la ofensiva. Aporta innumerables soluciones. Se las arregla solo, sabe pivotear, jugar de espaldas. Es un especialista en sacar faltas cerca del área. Letal y con instinto asesino a la hora de la definición. Potente físicamente, un toro. Generoso a la hora de la entrega. Es el primero en presionar al rival. Molesto para los zagueros.

 

Mañana

De todos los delanteros que reservó Tabárez para los dos primeros amistosos de su nuevo ciclo acaso Jonathan Rodríguez sea el que tenga más puntos de contacto con Suárez. Por su velocidad, por su potencia, por su olfato a la hora de definir, por su espíritu de sacrificio. Pero claro, le faltan otras cosas que podrá adquirir con el paso del tiempo. Jonathan es más directo, no juega tanto de espaldas al arco. Y el juego aéreo es una de las carencias de su juego.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios