El último pitazo

Falleció Ramón Barreto Ruiz, único árbitro uruguayo presente en tres Copas del Mundo de fútbol, de las que fue juez de línea en dos finales

Fue el mejor en su rubro. Inclusive más de un cuarto de siglo después de su retirada. Ese fue Ramón Barreto. Por más que hay un elevado grado de subjetividad, no es exagerado decir que Ramón Barreto Ruiz, fue el mejor árbitro de fútbol que dio Uruguay. Sucesor de otro grande del referato que tuvo Uruguay, como lo fue Esteban “Turco” Marino.

Nació en los últimos días del invierno de 1937, el 14 de setiembre, en Melo. Ramón Ivanhoe Barreto, incursionó en el fútbol como jugador y también en el boxeo, entre 1957 y 1961, en el peso mediano.

En 1962, realizó el curso de árbitro y en 1966 ya era juez de primera categoría y un año después internacional

Eran otros tiempos. No estaba diferenciado el puesto de árbitro central y de asistente. Un árbitro era juez central pero también actuaba como línea. La tecnología era menor y los jueces siempre vestían de uniforme negro.

De Melo al mundo
Barreto es el único juez uruguayo que arbitró partidos en tres ediciones de las Copas del Mundo: fueron cinco partidos en las ediciones de 1970, en México, 1974 en Alemania Occidental y 1978 en Argentina.

En el mundial de México, en 1970, pitó el debut de Brasil en Guadalajara con goleada 4 a 1 sobre Checoslovaquia.    

Cuatro años después, Barreto fue el juez central en el histórico cotejo, disputado en Hamburgo, entre Alemania Occidental y la Oriental, encuentro que se saldó con el sorprendente triunfo de los orientales, por 1-0.  En ese mismo mundial fue segundo línea de la final de 1974 en la que Alemania Occidental ganó  2-1 a  Holanda.

Su tercer mundial fue el de 1978, y pitó la “revancha” de la final del 1974. Fue en el Chateau Carreras de Córdoba, el empate 2-2 entre Alemania Federal y Holanda. En ese juego Barreto expulsó al holandés Dirk Naninga, quien se convirtió en el primer suplente que vio la tarjeta roja en una Copa del Mundo. También en dicha cita mundialista, Barreto fue primer línea en la final entre Argentina y Holanda, en la que volvió a caer el elenco naranja: 3-1

Barreto fue también el árbitro de la final de los Juegos Olímpicos de 1976 en la ciudad canadiense de Montreal, entre Alemania Oriental y Polonia, la que ganaron los germano orientales por 3-1.

Tras el fútbol
Tras su retiro como árbitro,  en 1987, fue presidente de Rampla Juniors, entre 1996 y 1999. Fue integrante de la Escuela de árbitros, e incursionó como dirigente en el boxeo, el ciclismo, presidió la Federación Ciclista Uruguaya y también en el volleyball.

A los 77 años de edad y tras sufrir una infección debido a una larga dolencia en la rodilla, Ramón Ivanhoe Barreto pitó por última vez.


Fuente: Gustavo Martin @martingustav

Populares de la sección

Comentarios