El último intento de Silvera

El árbitro uruguayo se encuentra ante la encrucijada de salvar la prueba física o retirarse
Voy a hacer el último esfuerzo. No me quiero ir así", admite Roberto Silvera. El árbitro, que fue candidato a dirigir en el Mundial y estuvo peleando por concurrir a pasadas ediciones de la Copa América y que hasta hace poco fue uno de los máximos exponentes del referato uruguayo, vive la encrucijada de salvar la prueba física que le permita volver a dirigir partidos o retirarse.

Silvera quiere ganarle la batalla a las lesiones y se encuentra de cara al último intento. "El año pasado fue un desastre, pasé toda la temporada en recuperación y cuando estaba bien me lesioné de vuelta. A determinada edad la recuperación de los desgarros es más compleja", sostuvo a Referí.

"Me estoy poniendo a punto físicamente para ver si puedo arrancar; de lo contrario daré un paso al costado", dijo el juez internacional, que explicó: "No es que no pueda arbitrar, sino que el impedimento es la prueba física que no me permite dar el paso para dirigir partidos".

El juez señaló: "En pocos días se tienen que elevar las listas de árbitros internacionales de FIFA. Me quedaría un mes para ver si me puedo poner a punto".

"Ya tengo 44 años; para mí es una exigencia alta, y más con todo el tiempo que pasó. Pasó mucho tiempo y volver te cuesta más. No he bajado los brazos; en la medida que logre salvar, voy a volver, pero si no, dejo acá", asumió.

Sin tope de edad

Silvera indicó que la medida de la FIFA de no topear la edad para dirigir partidos lo beneficia.

"FIFA quiere que, en la medida que salves la prueba física, no existan límites de edad. El gremio (Audaf) lo quiere aplicar a nivel nacional para que los jueces no se retiren a los 45 sino que puedan seguir, pero no está aprobado. Es un envión pero uno tiene que ser realista de cómo llega a determinada edad. Mirá lo que le pasó a Ubriaco con la Copa América; después de los 40 años no es joda, por más que entrenes, es alta exigencia y encima agregale las condiciones en las que estamos entrenando nosotros", acotó.

Difícil para entrenar

El internacional, que quiere recuperar la categoría, señaló las carencias que existen a la hora de entrenar, lo que se agrava con el conflicto que mantienen los jueces con la AUF, que los ha llevado a no tener lugar para entrenar y a hacerlo de forma individual. "No es excusa pero yo entreno con un profesor en los canteros de Varela". Y señaló con resignación: "No me he sentido a pleno en la parte física. Antes dedicaba más tiempo al entrenamiento, pero ahora tuve que trabajar más. No es una queja pero trabajo de 9 a 19 horas y luego tengo que ir a entrenar".

Silvera concluyó diciendo: "Hablé de esto con Jorge Larrionda y Martín Vázquez. Me estoy dando la última oportunidad. Voy a hacer el último esfuerzo, y si no ya está: son 25 años. Pero tampoco me quiero ir así". l

Populares de la sección

Acerca del autor