El último gran obstáculo de Peñarol

Más allá de que luego vendrán Plaza y Juventud, Wanderers aparece como el rival más complicado

Cuando un equipo hace 11 goles de los 19 que ha convertido en total en el Torneo Apertura por jugadas gestadas siempre por izquierda, ya sea con desbordes o pelotas quietas, da la pauta de algo. Por allí se mueve mejor, tiene más llegada al arco contrario y eficacia.

Esto sucede con Wanderers, el próximo y quizás último gran obstáculo que tendrá Peñarol de aquí en adelante hasta el final del campeonato, sin despreciar lo que puedan hacer Plaza Colonia o Juventud de Las Piedras, los otros dos que vendrán después.

El equipo que dirige Gastón Machado será un duro escollo sin dudas para el conjunto de Pablo Bengoechea.

Más allá de que luego de un comienzo fulgurante ganando 10 de los primeros 12 puntos –incluyendo un triunfo ante Nacional por 2-1 en el Parque Viera–, el rendimiento y los números no se mantuvieron en ese nivel y que también hubo momentos de zozobra como puede ser este mismo –ya que de los últimas nueve unidades cosechó apenas dos– lo que demuestra la típica irregularidad del torneo vernáculo, Wanderers tiene figuras muy importantes como para complicar y mucho a los aurinegros.

Un goleador imbancable

El riverense Kevin Ramírez con apenas 21 años es uno de los indiscutidos futbolistas con los que cuenta Wanderers.

Hasta ahora lleva ocho tantos anotados en el Apertura. Tiene movilidad, cabezazo y gol; y en el área es letal.

Es muy bien ayudado por derecha por Gastón Rodríguez, otro de los futbolistas del club que hizo las inferiores allí.

Entre ambos se las han ingeniado para complicar a varios rivales cuando atacan en tándem.

Pero Wanderers no se queda solo con ese tema en ofensiva. Son muy importantes las subidas de ambos laterales, Alex Silva por derecha y Maximiliano Olivera por la zurda. Este último ha sido trascendente con varias asistencias y algún que otro tanto convertido.

Además, es un equipo en el que varios de sus jugadores le pegan de afuera del área, algo no tan tradicional en el fútbol uruguayo.

Matías Santos es el titiritero recostado en Diego Scotti y Adrián Colombino en la media cancha.

Claro que Wanderers también tiene puntos débiles como el hecho de que sufre mucho por arriba en su propia área, justo uno de los puntos fuertes de Peñarol cuando apuesta a las pelotas quietas.

Así aparece este equipo que quiere empezar a bajar al aurinegro de la punta justo a tres fechas del final.


Populares de la sección

Acerca del autor