El UFC se vistió de azteca

El primer evento de UFC organizado en Latinoamérica tuvo una cartelera de lujo, donde la mayoría de los peleadores mexicanos celebraron con su público y que sirvió para que Fabricio Werdum se consagrara como campeón interino de peso completo

La semana de UFC en México lo tuvo todo. Emoción, historias, retos personales que se trasladaron al octógono, dos contendientes peleando por un solo título y, por encima de todo, la pasión de 21 mil mexicanos que no pararon de alentar a sus luchadores favoritos en en un Arena de México totalmente colmado.

Ante semejante marco, la fiesta fue única y la corona interina de los pesados fue a parar a manos del brasileño Fabricio Werdum, indicado en la previa como el favorito a quedarse con el título por El Observador.

La jornada noctura de UFC estuvo repleta de sometimientos y lo que la gente esperaba, un nocaut cinematográfico en cantidad y calidad, pareció reservado para el final por la tremena maniobra de Muay Thai empleada por Werdum para llevarse la victoria por nocaut técnico.

Werdum, un peleador atlético de excelentes condiciones físicas y que reúne lo mejor del Muay Thai ofensivo combinado con técnicas defensivas propias del Jiu Jitsu brasileño, entró al octógono al ritmo de Cielito Lindo, canción que utilizó luego de confirmada la ausencia de Caín Velásquez para ganarse al público local.

Sin embargo, todo el show previo para el favorito le jugó en contra, ya que no pudo conectar golpes de relevancia ni derribar al neozelandés. En cambio Hunt conectó un par de uppercuts en la cabeza del norteño -su especialidad si se tienen en cuenta los registros oficiales de UFC- para hacer cambiar de opinión a la cátedra y comenzar a ganar adeptos en las gradas.

Al inicio del segundo asalto, otro derechazo de Hunt derribó a un Werdum que de la sorpresa pasaba al estupor, por ser menos que su rival. Sin embargo, ante tanto escenario negativo, Werdum sacó a relucir su condición de peleador completo y de un rodillazo que no se esperaba nadie, noqueó a Hunt.

El brasileño fue declarado ganador por un nocaut técnico a los 2:27 del segundo asalto.

Pero no fue la única pelea. En peso Welter se destacó el combate entre el veterano Jake Ellenberger y Kelvin Gastelum, una de las grandes promesas del UFC en la categoría. El duelo, otra de las grandes promesas de la jornada, duró menos de un round, cuando a los 4.46 del primer asalto Gastelum tomó por la espalda a Ellenberger y lo sometió con una estrangulación trasera del cuello.

En peso pluma, Ricardo Lamas derrotó a Dennis Bermudez mediante un jab de izquierda que fue letal para luego, con la mejor versión de su guillotina, obligar a su contrincante a rendirse a los 3:18 del primer asalto.

Pero sin dudas una de las peleas con mejor previa fue la de Augusto Montaño y Chris Heatherly en peso welter. Dodger, un peleador que hace un uso de su imagen y su retórica que enamora a los fanáticos mexicanos de UFC, liquidó a su rival con una ráfaga de rodillazos en la cabeza, logrados luego de un potente uppercut de derecha a los 4:50 del primer asalto.

En el resto de los combates hubo victoria de Marco Beltrán (México) sobre Marlon Vera (Ecuador), de Enrique Briones (México) ante Guido Cannetti (Argentina), triunfo de Gabriel Benítez (México) sobre Humberto Brown (Panamá), de Héctor Urbina (Estados Unidos) por delante de Édgar García (México) y en el combate femenino fue victoria de Jessica Eye (Estados Unidos) ante su compatriota Leslie Smith, en el combate más sangriento de la noche.

En las finales de Ultimate Fighter Latinoamérica el mexicano Yair Rodríguez dio cuenta de Leonardo Morales de Nicaragua en peso pluma y del tambien azteca Alejandro Pérez sobre su compatriota José Quiñónez en peso gallo.


Populares de la sección

Comentarios