El triunfo de Trump se mete en el EEUU-México

Jugadores de la selección estadounidense pidieron que respeten a los aficionados mexicanos en el partido de este viernes

El volante Michael Bradley, capitán de la selección de fútbol de Estados Unidos, espera que los partidarios de su equipo demuestren respeto a los aficionados mexicanos en el partido clasificatorio para la Copa del Mundo de Rusia-2018 este viernes, tres días después de la victoria de Donald Trump.

La controvertida retórica de Trump sobre los inmigrantes ilegales mexicanos durante la campaña se suma a la ya fuerte rivalidad entre las dos naciones en el campo de fútbol, pero Bradley dijo que espera que eso no sea un factor en el estadio.

"Espero que nuestros fans hagan lo que siempre hacen: apoyar a nuestro equipo de la mejor manera, lo más apasionado posible. Espero que den a cada persona en ese estadio el respeto que merecen, ya sean estadounidenses o mexicanos", dijo Bradley a los periodistas antes del entrenamiento este miércoles, apenas horas después del discurso de aceptación de Trump.

El magnate y presidente electo se exhibió sumamente ofensivo con los inmigrantes mexicanos durante la campaña electoral.

Bradley añadió que "espero que cada persona que venga al estadio esté lista para disfrutar lo que todos queremos: un bonito juego entre dos rivales deportivos que tienen mucho respeto el uno por el otro y esperamos que sea una noche especial en todos los sentidos".

Por su parte, el arquero estadounidense Tim Howard dijo que esperaba que la emoción en torno al juego del viernes sea puramente deportiva.

La victoria de Trump podría resonar aún más a través del fútbol si su elección afecta las posibilidades de Estados Unidos de montar una oferta exitosa para el Mundial de 2026.

Estados Unidos ha sido considerado un favorito para el torneo de 2026 incluso antes de anunciar formalmente una oferta, pero el presidente de la federación de fútbol estadounidense, Sunil Gulati, dijo al USA Today en junio que tal oferta sería ayudada por "tener a alguien en la Casa Blanca que le da al país el visto bueno".

Deporte, no política

"Ellos (los fans) van a estar emocionados y esperanzados en una victoria de Estados Unidos. Eso es la política y esto es fútbol. Mexico va a tratar de patearnos el trasero y nosotros vamos a tratar de patear el de ellos. No tiene nada que ver con política", dijo Howard.

Señaló que "eso es lo que siempre hemos hecho y, en momentos como éste, es fácil cuestionar las cosas, pero de nuevo, esto es lo que hace que nuestro país sea grande, el hecho de que tenemos nuestro sistema donde cada estadounidense puede ir y votar".

Bradley añadió que "los resultados pueden no ser lo que cada persona quería -algunas personas son felices, otras no-, pero el camino a seguir es reunirse y darle apoyo a nuestro nuevo presidente".

Bradley, quien juega en la MLS estadounidense con el equipo canadiense Toronto FC, finalizó diciendo que "todo esto (las elecciones) ha sido increíblemente cautivador, lo seguí de cerca".

Estados Unidos ha jugado con México en Columbus en los últimos cuatro ciclos de clasificación de la Copa Mundial, ganando 2-0 en cada ocasión.


Fuente: Por Simon Evans, AFP