El triunfo cubrió el mal juego de Peñarol

El aurinegro venció 2-1 a El Tanque Sisley con goles de Leyes y Píriz, pero terminó arrinconado

Peñarol venció 2-1 a El Tanque Sisley y demostró que sin Jonathan Urretaviscaya, y aún jugando mal, también se puede ganar. El aurinegro consiguió la ventaja en el primer tiempo con los goles de Gabriel Leyes y Sebastián Píriz, y quedó solo en la cima del Clausura. El único que puede darle caza es River Plate, que el domingo enfrenta a Fénix. 

No fue el mejor partido del equipo de Pablo Bengoechea. Es más, terminó metido bajo el arco de Pablo Migliore sufriendo los pelotazos de El Tanque, que después del descuento por intermedio de Matías Zunino, hizo más por el empate que Peñarol por el tercero. 

El Tanque sorprendió a los dos minutos de juego con un tiro libre de Yefferson Moreira que repelió el caño a la izquierda de Migliore. Fue una señal de cómo iba a molestar el conjunto de Raúl Möller (ayer dirigido por su hijo Ricardo) en el primer tiempo, porque las siguientes dos ocasiones fueron cabezazos de Santiago Fogst tras tiros de esquina ejecutados por Nicolás Díaz. El segundo generó un atajadón de Pablo Migliore. 

Pero poco a poco Peñarol empezó a encontrarle puntos flojos a la línea de tres rival. El Japo Rodríguez apareció solo por la zurda y a su remate lo despejó el golero Darío Silva. Después se juntaron Zalayeta y Pacheco, pero le faltaron centímetros al 8 para conectar el centro del 17. 

Se dió luego la primera ocasión para Leyes. Recibió de Zalayeta y el disparo rebotó en el caño. En la segunda orientó mejor el zapato. La asistencia de Pacheco resultó perfecta para romper el achique defensivo y la descarga del delantero fue letal. El sustituto de Urretaviscaya marcó así su primer gol con la camiseta de Peñarol. 

Desde ese momento El Tanque entró en una especie de nerviosismo general. La pifió el golero Silva, Ferrón le obsequió un pase a Zalayeta, Surraco adelantó la pelota y la fue a buscar con una plancha contra Valdez, y a Aguirre se le escapó por abajo de los tapones un pase de Ferrón. Inclusive el gol de Píriz fue producto del desconcierto. El volante ganó el cabezazo entre cuatro camisetas blancas después del córner de Pacheco. 

Peñarol sacó en la primera parte una ventaja importante para calmar la ansiedad que provocó la derrota contra Sud América y demostrar que sin Urretaviscaya también es posible ganar. 

Aunque después tuvo pasajes de sufrimiento, especialmente a partir del gol de El Tanque producto de un error del capitán aurinegro. Porque los que saben también se equivocan. Pacheco dio un pase atrás y regaló un contragolpe que resolvió bien El Tanque. Atacaron cuatro contra tres defensores y terminó Zunino con un remate cruzado. 

Impulsado por el descuento, el fusionado se fue arriba. Se despegó Moreira por izquierda, acompañó Zunino por derecha, manejó con criterio Nicolás Díaz. Hasta parecía que los jugadores de El Tanque tenían más energías que sus rivales. 

El instinto de conservación de Bengoechea hizo que apelara de inmediato a un cambio defensivo. Metió a Marcel Novick y sacó a Pacheco. Dos minutos después, puso al otro Novick, a Hernán, y quitó del campo a Leyes, autor del primer tanto. Y cerró el encuentro con el ingreso de Gonzalo Viera por el Japo Rodríguez. Lo importante de Peñarol es que obtuvo los tres puntos y ahora mira a todos desde arriba, pero la última imagen del equipo no fue buena.


Populares de la sección

Comentarios