El trío que atemoriza a Ecuador

Las figuras de Suárez, Cavani y Forlán infunden respeto y los ecuatorianos no se pueden sacar de la cabeza el recuerdo de que los dejaron fuera del mundial

Entre los muchos temores que tiene Ecuador para encarar el partido con Uruguay del próximo viernes, hay uno que especialmente le quita el sueño. Es un miedo que arrastra desde el pasado proceso eliminatorio. Es que los ecuatorianos tenían la fiesta armada, pero un grupo de uruguayos se la arruinó.

Podrán argumentar preocupación por el arbitraje. Tendrán especial interés en detener el juego aéreo de la celeste. Solicitarán veedores a la FIFA para que no ocurra nada extraño como aducen. Pero el tema que más les quita el sueño es la fórmula para detener al trío ofensivo celeste.

Los ecuatorianos señalan a Luis Suárez, Edinson Cavani y Diego Forlán como los responsables de dejarlos afuera del Mundial de Sudáfrica de 2010. Y como volverán a estar juntos nuevamente en Quito, las dudas invaden a los locales.

Una prueba es que el diario Hoy presentó una nota haciendo referencia justamente a los tres hombres de la ofensiva uruguaya.

“El tridente del técnico Óscar Tabárez ya eliminó a Ecuador en la pasada eliminatoria, al ganar por 1-2 en los últimos minutos”, reveló.

En Uruguay, las charlas futboleras suelen recorrer otro camino. Cuando se habla del reconocido trío ofensivo que por estos tiempos logró reunir la celeste en su equipo, surgen las comparaciones con el pasado.

Cuando alguien se detiene a mirar una foto de viejos tiempos, enseguida surgen las comparaciones.

Para quienes tuvieron la oportunidad de ver otro fútbol, aquellos jugadores de antes siempre serán mejores que los de ahora. Entonces, como por arte de magia, emerge la interrogante: ¿cuánto valdrían hoy aquellos jugadores que deslumbraron a otras generaciones?

La respuesta es difícil de brindar. Es que los valores de mercado cambiaron de manera increíble. Hoy se pagan fortunas por un futbolista.

Otra situación que es muy común en el transporte imaginario de los exfutbolistas a los tiempos actuales es la dinámica y la condición física. Es que en el fútbol actual cobraron un papel preponderante. Y la interrogante surge espontáneamente: ¿Podría jugar en la actualidad un clásico 10 de los de antes? Se suele decir que los buenos futbolistas son capaces de jugar siempre.

Los tiempos cambiaron, es cierto, pero lo que no se modifica es la aparición en Uruguay de figuras envidiables para cualquier equipo.

Como antes fueron Venancio Ramos, Fernando Morena y Carlos Aguilera, después Antonio Alzamendi, Rúben Sosa y Rúben Paz o el propio Sosita con Daniel Fonseca y Enzo Francescoli, la selección uruguaya de fútbol vuelve a reunir un trío de temor en su ofensiva. Y en Ecuador lo tienen presente por estas horas donde se palpita el duelo que puede definir la clasificación de ambos equipos.

Mucho se escribió sobre Cavani, Suárez y Forlán desde la determinación del técnico Óscar Tabárez de ponerlos juntos, pasando por la famosa polémica sobre la posición de Cavani y hasta los problemas que se generaban para solucionar la baja de alguno de ellos por diferentes circunstancias, llámese sanción o lesión.

Ahora bien: hay un aspecto en el que pocos se detuvieron. El trío ofensivo celeste puede tener un valor por lo demostrado con rendimiento en el campo de juego, pero cuando el mismo está avalado por el dinero que movieron en pases, las conclusiones caen por su propio peso: Uruguay tiene un ataque que genera envidia en América.

Una de las pruebas más contundentes es que Forlán, Suárez y Cavani fueron capaces de mover € 165 millones en pases desde que salieron de Uruguay.

De los tres, el que concretó más transferencias fue Forlán; sin embargo, el que generó más dinero fue Edinson Cavani. Todo esto sin tomar en cuenta las cláusulas que tienen algunas de las figuras celestes para rescindir sus contratos, ni las sumas que estuvieron dispuestos a pagar algunos de los principales clubes de Europa en el último mercado europeo por lograr su concurso. De hecho, al día de hoy se especula con que Luis Suárez pueda pasar a uno de los grandes de España.

Evidentemente, por las cifras que se manejan hoy, Uruguay jamás logró reunir en su ataque una formación ofensiva que moviera tanto dinero en transferencias.

Para la comidilla cotidiana y futbolera quedará si estos jugadores fueron mejores que los de antes. Para los ecuatorianos será un eterno temor. l




Fuente: Jorge Señorans - pampajs@hotmail.com

Populares de la sección

Comentarios