El Tony está cada vez más cerca del regreso

Los Aromos. Pacheco concurrió ayer por primera vez desde la fractura al complejo aurinegro para entrenarse

Antonio Pacheco regresó el jueves a Los Aromos. Una vuelta tan esperada como la que se produjo cuando el consejo directivo dejó que se fuera a Wanderers. Ahora, volvió después de la fractura de tibia y peroné que sufrió hace dos meses.

Claro que aún le quedan por lo menos cuatro meses más de recuperación, pero la presencia del ídolo de Peñarol en el complejo de entrenamientos causó alegría entre los integrantes del plantel (que ya lo tuvieron de visita el sábado) y entre los hinchas, que esperan cuanto antes, verlo en la cancha, jugando, haciendo goles.

El Tony hizo ejercicios de movilidad en el gimnasio. También hizo musculación y a esto le agrega piscina. Todo gradualmente. En esta primera etapa concurrirá dos o tres veces por semana a Los Aromos.

Se calcula que dentro de un mes tendrá el alta médica y proseguirá la rehabilitación en la cancha.

Pacheco se lesionó el 26 de agosto, en la primera fecha del Apertura. A los 42 minutos del partido contra Fénix, después de haber marcado un gol, chocó contra el panameño Erick Davis. El juego continuó, pero el Tony comenzó a los gritos, “Favaro, Favaro, me quebré”, mirando hacia donde se encontraba el técnico de los albivioletas. El diagnóstico médico fue fractura de tibia y peroné con desplazamiento. Fue intervenido en el hospital Británico.

El 31 de agosto, Pacheco brindó una conferencia de prensa y dijo: “Ya quedan cuatro días menos para volver”. Y recordó: “En el partido estaba ansioso porque vivía un momento muy especial, como lo he vivido el último año; fue otro momento muy especial,  pero eso no llevó a la fractura”.

En la temporada anterior, Tony tomó la decisión de jugar en Wanderers, debido a que el técnico aurinegro de entonces, Diego Aguirre, no lo iba a tener en cuenta. Una gran presión de los hinchas y del DT sucesor de Aguirre, Gregorio Pérez, hicieron posible la vuelta del ídolo al club carbonero para la actual campaña.

Pero después de un recibimiento magnífico de la gente y de muy buenos minutos de fútbol ante Fénix, con un gol incluido, sucedió la lesión.

Sobreponerse a una fractura no es fácil, y menos para un deportista de 36 años. Sin embargo, Pacheco es optimista. “Seguramente voy a volver más pronto de lo que se imaginan, más rápido de lo que se espera habitualmente”, dijo el 31 de agosto.

La lesión generó incidentes de todo tipo y color. Primero, Nacional publicó en el sitio oficial una nota titulada “Fuerza Tony”, que debió retirar de inmediato debido a las críticas de sus propios hinchas. Luego, en el palco del exdirigente tricolor Morgan Martínez apareció una gallina pegada del vidrio, con una vendaje en la pierna y el número 8.

El presidente aurinegro Juan Pedro Damiani exigió disculpas a Nacional, cosa que no sucedió.

El 18 de octubre, Pacheco apareció, ya sin muletas, en un evento de reanimación cardiológica realizado en un hotel de Montevideo. El domingo pasado, tras el gol de tiro libre convertido por el Lolo Estoyanoff, todos se acordaron del Tony porque habían transcurrido 560 días del último gol de pelota quieta de Peñarol; y ¿quién lo había hecho? Sí, Pacheco. El jugador que está cada vez más cerca de volver a la cancha. 

Se repite la alineación

En el ensayo táctico realizado el jueves por Peñarol se confirmó el mismo equipo que viene jugando para enfrentar el sábado, a la hora 17, a Racing: Enrique Bologna al arco, Alejandro González, Carlos Valdez, Darío Rodríguez, Nicolás Raguso; Carlos Grossmüller, Marcel Novick; Fabián Estoyanoff, Jorge Zambrana, Marcelo Zalayeta y Juan Manuel Olivera. Además concentran Lerda, Álvez, Macaluso, Torres, Cristóforo, Pastorini, Gallegos y Siles.


Populares de la sección

Comentarios