El tifón Sebastian

Corea. La temida tormenta nunca llegó, pero el paso del alemán dejó huella

Sebastian Vettel consiguió ayer la 8ª victoria de la temporada –cuarta consecutiva– en el circuito coreano de Yeongam, sede de la 14ª fecha.

Se temió durante todo el fin de semana que un tifón azotara la península –pronóstico que afortunadamente no se cumplió– pero fue el alemán de Red Bull el que arrasó con los puntos.

La carrera estuvo plagada de incidentes que afectaron a varios competidores, entre ellos su compañero de equipo, Mark Webber, pero Vettel siempre logró quedar fuera de los mismos.

Primero fue Nico Rosberg (Mercedes) quien se sorprendió cuando su alerón delantero se desplomó mientras luchaba con su compañero Hamilton.

Luego Sergio Pérez (McLaren) vio tras una dura bloqueada cómo su neumático delantero derecho se desintegraba, volando la banda de rodamiento, lo que motivó el ingreso del primer auto de seguridad. Detrás Webber sufría el primero de sus incidentes: una pinchadura tras pasar por encima de los restos que dejó en pista el auto de Pérez.

Tras varios giros se reanudó la competencia, pero poco duraría la bandera verde: Sutil pierde el Force India en un frenaje, golpea con una de sus ruedas traseras un pontón del Red Bull de Webber, dejando a este a un costado de la pista.

El incidente cobró relevancia porque un radiador dañado derramó aceite sobre los escapes calientes, incendiando el auto.

Fue tal la confusión generada que apareció en pista una camioneta de bomberos en lugar del auto de seguridad, tras la cual se encolumnaron los autos mientras Bernd Maylander (piloto habitual del safety car) recuperaba terreno desde el fondo del pelotón.

Los incidentes no lograron inquietar al líder Vettel, pero tampoco a los pilotos de Lotus, Kimi Raikkonen (quien clasificó 10º) y Romain Grosjean, que lo escoltaron en el podio.

Otra enorme performance de Nico Hulkenberg (Sauber-Ferrari) que se batió a duelo con varios consagrados saliendo airoso. El joven alemán merece esa butaca libre en Lotus.

Lewis Hamilton (Mercedes) y Fernando Alonso (Ferrari) sufrieron con los neumáticos durante todo el fin de semana.

Aunque en sus declaraciones digan lo contrario, saben que el campeonato está perdido.

En siete días se verán las caras nuevamente en Japón. l




Fuente: RAFAEL FERNÁNDEZtwitter.com/rafauy

Populares de la sección

Comentarios