El tiempo de las joyas

Nacional y Peñarol buscan darle respiro a la billetera y potenciar a sus valores juveniles, por eso, después de mucho tiempo, ambos tienen más del 50% de su plantel conformado por chicos de la cantera
El fútbol es un juego con ciclos marcados que consolidan tendencias y que se traducen tanto dentro del campo de juego como en los escritorios de quienes manejan la vida institucional de los clubes.

Los entrenadores ponen de moda sistemas tácticos, estrategias a la hora de tener la pelota y dispositivos defensivos para cerrar el arco propio.

Los ejecutivos consolidan tendencias institucionales que van desde comprar a diestra y siniestra o decretar el ascenso de juveniles como modo de subsistencia.

La diferencia entre los cargos es que unos solo necesitan del entrenamiento y los otros de una billetera que banque las ilusiones.

Ese filtro deja a clubes resignados a optar siempre por lo mismo y a otros, como los grandes, a adecuarse a una nueva realidad.

En una economía como la uruguaya que está en fase de desaceleramiento, los clubes buscan ajustar gastos, afinar la mira en las contrataciones y potenciar juveniles como modo de exportación y saneamiento.

Ante este escenario no es novedad que más del 50% del plantel que Nacional y Peñarol tienen haciendo la pretemporada sea made in casa.

La tendencia de los tricolores no es novedad, ya que hace años lograron estabilizar un proyecto de juveniles que consolidó joyas de exportación como Luis Suárez, Nicolás Lodeiro y Sebastián Coates, más la venta de otros jugadores que volvieron muy rápido como Gonzalo Bueno o Santiago García.

Peñarol se dio cuenta tarde del secreto y quemó varias camadas de jugadores luego del conflicto del club con Francisco Casal, que lo dejó mal parado económicamente y en desventaja a la hora de negociar.

En 2008 se contrató Víctor Púa para encender la maquinaria de juveniles, que tuvo dos espaldarazos claves, la construcción del Centro de Alto Rendimiento y la llegada de Juan Ahuntchain.

En ese lapso fueron negociados con éxito Gastón Ramírez, Sebastián Sosa, Guillermo Varela y Jonathan Rodríguez entre otros.

El único equipo que puede permitirse algunos lujos a la hora de gastar en incorporaciones es Defensor Sporting, pero siempre con el respaldo económico de ser el equipo que mejor y más vende en la última década: Martín Silva, Damián Suárez, Martín Cáceres, Maximiliano Pereira, Giorgian De Arrascaeta o Diego Rolan son apenas una muestra.

Otras instituciones como Danubio, River Plate o Wanderers, de gran trabajo en formativas, no tienen otra opción para hacer funcionar al club.

Jugar sin la presión de tener que ganar siempre es campo fértil para animarse a poner juveniles en cancha, un lujo que Nacional y Peñarol no siempre pueden darse.

Joyas ofensivas en el bolso

Nacional se llevó a 27 futbolistas a hacer la pretemporada bajo la dirección técnica de Gustavo Munúa.
De ese grupo de jugadores, 18 son nacidos en filas tricolores y algunos como Federico Silvera, Camilo Rodríguez, Maximiliano Falcón, Agustín Lapido o Diego Torres hacen sus primeras armas con el plantel principal.

"Tener juveniles en Primera es crucial para Nacional. El club invierte U$S 2 millones al año. Tenemos la materia prima y la fábrica en Los Céspedes". José Fuentes.

Luego de hacer caja con Gastón Pereiro -transferido a PSV de Holanda a cambio de € 7,5 millones a cambio del 75% del pase- a Nacional le quedan en puerta de salida Carlos De Pena, Leandro Barcia y Rodrigo Amaral, tres jugadores de neto corte ofensivo y futuro asegurado en el exterior.

De Pena ya fue negociado al grupo Casal en una operación de U$S 3,5 millones a cambio del 50% de la ficha, al tiempo que Barcia y Amaral son en su totalidad del club.

Mirasoles con contención de lujo

Peñarol trabaja con cinco futbolistas más que Nacional, en total son 32, de los cuales 17 son del semillero.

Con la intención de volverse un club exportador, el club dejó de lado 10 contratos altos y la titularidad de valores como Gastón Guruceaga, Emilio MacEachen o Nahitan Nandez hace pesar esa condición.

"Si Peñarol se destaca en algo es en los filtros que emplea para subir juveniles, es el mejor en relación a juvenil subido - juvenil que trasciende". Diego Shaw

A esos nombres se le deben sumar Miguel Merentiel, Gastón Vitancurt, Matías De Los Santos, Darwin Ávila, Matías Rodríguez y Diego Rossi, que entrenarán con el grupo principal.

Valverde, negociado en su totalidad a Real Madrid a cambio de € 5 millones, es el único ya vendido, al tiempo que por Guruceaga y Nandez sobran las ofertas.

Nacional y Peñarol jugados al partido de las juveniles. El semillero define.

Populares de la sección

Acerca del autor