El tenis quiere cambios

Djokovic pide no exigir tanto a los tenistas; la Federación Internacional de Tenis propone sets más cortos

Novak Djokovic es el número uno del mundo, y como tal, tiene suficiente poder para que su palabra sea escuchada. El serbio cambió su talante esta semana, y de su habitual buen humor pasó a una mirada crítica sobre la actualidad del circuito.

En particular, hizo hincapié en la necesidad de una reforma del calendario mundial de tenis, que muchos denuncian es una picadora de carne.

Djokovic, primer cabeza de serie del torneo ATP que se juega en Miami, también aseguró le gustaría ver que el Abierto de Australia se jugara un poco más tarde en la temporada, y estuvo de acuerdo con la idea de conceder una semana extra de preparación en canchas de césped entre la final de Roland Garros (arcilla) y el comienzo de Wimbledon.

Además, el tenista, de 27 años, propuso que la Copa Davis se lleve a cabo durante dos semanas cada año o cada dos años. “El formato de la Copa Davis creo que debe ser cambiado. Su compaginación es muy mala, sobre todo para los mejores”, dijo Djokovic. “Tal vez se pueda hacer un evento de dos semanas cada año, o cada dos años, con los 16 mejores equipos jugando en cuatro grupos de cuatro en diferentes lugares, y luego una final a cuatro”, añadió ‘Nole’.

También se refirió al riesgo de lesiones que representa el jugar partidos de Copa Davis justo después de los Grand Slams de Wimbledon y los Abiertos de Australia y de Estados Unidos.

“Si juegas las finales de estos torneos, tiene que volver a Europa y hacer caso omiso del desfasaje horario. En un periodo de dos a tres días uno pasa a jugar de una superficie a otra y somete su cuerpo a un riesgo de lesiones”, dijo.

Djokovic también cargó contra el calendario de la ATP. “Sigo creyendo que el Abierto de Australia debe jugarse un par de semanas más tarde, por lo menos”, acotó sobre el primer Gran Slam de la temporada, que se juega a mediados de enero.

Grand Slams
Nole se quejó del hecho de empezar la temporada con el Abierto de Australia (cemento), y luego una “muy larga pausa” hasta el Roland Garros (arcilla), y otra muy corta hasta Wimbledon (pasto). “Eso no tiene sentido”, apuntó Djokovic.

“Pero esa es la forma en que el calendario ha sido oficialmente adoptado en nuestro deporte, y tenemos que adaptarnos a él, pero estoy siempre abierto a nuevos debates, progreso y cambios que puedan revolucionar el deporte”.

Días antes, el presidente de la Federación Internacional de Tenis (FIT), Francesco Ricci Bitti, dijo que la idea de ciertos cambios estaba sobre la mesa para un congreso de la FIT en mayo, y que tenía su apoyo. En particular se detuvo en el maratónico partido de Copa Davis entre Mayer (Argentina) y Souza (Brasil) que duró once horas. “Cuando en 2010 se produjo aquel 70-68 en un quinto set en Wimbledon, todos hablaban del récord, pero yo les dije que si eso sucedía en una semifinal de Grand Slam lo lamentaríamos todos, porque el ganador no sería capaz de jugar el siguiente partido. No hace falta jugar 15 horas”, dijo a La Nación.

Pero además la ITF también plantea algunos cambios que se vienen hablando hace tiempo, como acortar los sets para que sean más atractivos, o jugar un tiebreak si se llega al 5-5. “Tarda demasiado en llegar al clímax. Jugándolo en cinco games ahorras entre siete y diez minutos por set. Con los sets cortos estás cambiando la estrategia del tenis, con el tie break en cinco, no. Y un set corto acortaría todos los partidos”, dijo en la misma entrevista Juan Magrets, el candidato a suceder a Ricci Bitti en la FIT.


Populares de la sección

Comentarios