El tenis del futuro

En India crearon una liga con los mejores del planeta y reglas más atractivas

Al tenis tradicional de la ATP y la WTA le acaba de salir un competidor de fuste: se llama International Tennis Premier League, y es una liga con nuevas reglas y con los mejores jugadores del planeta, que promete (y cumple) con un espectáculo más ágil y pensado como show.

Desde hace una semana, 20 de los mejores tenistas del presente y del pasado están jugando el torneo, que consta de cuatro etapas: Manila, Delhi, Singapur y Dubái, todas ciudades en crecimiento y con muchos millones de dólares para gastar. Y la lista de jugadores no se guarda nada: están Roger Federer, Novak Djokovic, Serena Williams, Ana Ivanovic y los históricos Pete Sampras y Andre Agassi, entre muchos otros.

La idea fue del exjugador indio de dobles Mahesh Bhupathi, hoy convertido en un hombre de negocios que se planteó hacer al tenis más divertido y ágil, imitando el modelo del cricket, deporte rey por esos lares. Para eso armó la liga, que tiene cuatro equipos o franquicias respaldadas por fuertes espónsors: Micromax Indian Aces, DBS Singapore Slammers, Manila Mavericks y Musafir UAE Royals.

Cada equipo está capitaneado por una estrella actual del tenis masculino o femenino, secundado por leyendas de otros tiempos. Se juega una fecha por cada sede, todos contra todos, con algunas reglas que tienen al show como eje principal: los partidos son a cinco sets, pero cada uno de esos sets tiene un formato diferente: enfrentamiento masculino, femenino, leyendas, doble masculino y doble mixto.

Así, en los últimos días, se pudo ver cómo Federer hacía dupla con Monfils o la india Sania Mirza, cómo Sampras enfrentaba a Agassi en una remake de los clásicos de la década del 1990, o cómo ayer Federer enfrentaba a Djokovic en la versión moderna del duelo 1-2.

Además, hay varias reglas novedosas, justo en aspectos donde al tenis le aprieta el zapato: por ejemplo, los jugadores tienen 20 segundos para sacar entre un punto y otro y 45 para cambiar de lado, lo que ayuda a la agilidad. También existe un “power point”, por el cual el jugador que recibe puede, una vez por set, pedir que el próximo punto valga doble, con lo que puede pasar de un 0-30 a ganar el game con un solo punto.

Además, no existen las ventajas, lo que ayuda a que los games se definan más rápido, y tampoco los tiebreak: cuando los jugadores empatan en 5-5 se hace un “shootout” de cinco minutos, que gana el que haya obtenido más puntos en ese lapso.

El show está por todos lados: cada  final de punto es acompañado de ruidosa música, y el público participa sacándose selfies, que aparecen en pantalla gigante.

La ITPL no ha sido bien recibida por la ATP y la WTA, y con razón, porque significa una seria amenaza a sus intereses. Lógicamente no le dejaron espacios en sus ya atiborrados calendarios, y por eso se apostó a jugar entre el 2 y el 18 de diciembre, en pleno período de descanso de los jugadores. Para eso tuvieron que abrir la billetera: la organización general costó US$ 17 millones, y además cada equipo contó con un presupuesto de hasta US$ 10 millones para contratar a sus jugadores.

Los resultados, por ahora, son secundarios, pero puede destacarse la victoria de Roger Federer ante Novak Djokovic ayer, o la clara victoria de Sampras sobre Agassi, que llevó a la calva leyenda a decir que se había sentido “extremadamente incómodo en la cancha”, pues acusó la falta de actividad.

Pero más allá de esa frase, los jugadores parecen disfrutar de esta instancia de jugar entre los mejores, sin presiones y por buena plata. Un signo de alerta para el tradicional mundo del tenis, que puede llegar a verse obligado a introducir algunos cambios. l


Populares de la sección

Comentarios