El sueño se volvió una carga y una pesadilla

Nacional juega en Medellín con equipo suplente y con los suspendidos Nacho González, Arismendi y García; el plantel lo completa un lesionado

Con un equipo integrado por los suplentes del plantel principal, por tres futbolistas suspendidos por la Justicia para participar en espectáculos deportivos en Uruguay y con un lesionado entre los jugadores que esperarán en el banco, Nacional enfrenta hoy a Atlético Nacional de Medellín su tercer partido en el grupo 6 de la Copa Bridgestone Libertadores y sin grandes esperanzas ni ilusiones de cambiar la pisada en el torneo en el que marcha último, con dos derrotas, sin goles convertidos y con cinco tantos en contra.

El encuentro entre el equipo colombiano y Nacional, que se jugará en el estadio Atanasio Girardot de Colombia, comenzará a la hora 21.15 de Uruguay.

El técnico Gerardo Pelusso conformó dos planteles para afrontar lo que resta de la temporada 2013-2014 y decidió reservar a sus mejores jugadores para el Clausura, en el que disputa los primeros lugares y defiende también posiciones de privilegio en la Tabla Anual.

En Medellín alineará hoy a jugadores que tienen antecedentes como para ser titulares en cualquier otro equipo de los que participan en el torneo local, sin embargo, las suspensiones que arrastran algunos y el bajo momento deportivo de otros los condena a mirar los partidos desde afuera.

Hoy Rafael García, volante por naturaleza y zaguero como segunda opción, integrará la defensa de Nacional junto a Jorge Curbelo, de irregulares producciones en los tres meses que lleva en los albos.

Los dos que reúnen la condición de titulares en este equipo de alternativa son Diego Arismendi e Ignacio “Nacho” González, que no pueden jugar en Uruguay por suspensión. En cuanto queden habilitados el día 23 de este mes, ambos estarán en la formación inicial del técnico.

De todas formas, pese a que Nacional dejó en un segundo plano la Libertadores, estos jugadores pueden ser capaces de sorprender en la visita de esta noche.

La polémica de Porta
Nacional sorprendió –a propios y extraños– al viajar con un futbolista lesionado para poder conformar el banco de suplentes.

El gerente deportivo Alejandro Lembo confirmó que el club adoptó la decisión de llevar al delantero Richard Porta, pese a que sabían que está lesionado, no puede jugar y que debe continuar con su rehabilitación, porque entendían que el club no podía presentar solo a seis suplentes (cada equipo puede utilizar hasta siete) en la tercera fecha de la fase de grupos.

Por su parte, Porta manifestó: “Me trajeron para completar el plantel y de paso estar con mis compañeros, pero pierdo cuatro días de recuperación. La sanidad me dijo que solo podía hacer piscina”.

La pasada semana el jugador se resintió de una lesión muscular, quedó fuera del equipo que jugó el viernes y, pese a ello, fue a Colombia en un viaje que demandó 13 horas.

El futbolista ayer realizó trabajos supervisados por el preparador físico Julio Moreno, el segundo profe del plantel de Nacional que está al frente de la delegación en Medellín. El responsable del área física en los tricolores, Javier Carballo, trabaja en Montevideo con los futbolistas que se quedaron entrenando en Los Céspedes a las órdenes de Pablo Peirano.


Populares de la sección

Comentarios