El sueño

Uruguay amaneció ayer clasificado y con una larga lista de desafíos, aspiraciones y motivaciones para la selección y para la competencia local

La clasificación al Mundial de Brasil 2014 abrió para la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) un futuro de oportunidades económicas, futbolísticas y deportivas, al mismo tiempo que reafirmó el compromiso que la selección asumió en los últimos ocho años con un proyecto organizado, serio y ambicioso.
La celeste se fue a descansar el miércoles de noche con el objetivo de la clasificación cumplido y amaneció ayer con una larga lista de desafíos, aspiraciones y motivaciones.

Participar entre las 32 mejores selecciones del mundo significa estar en el escenario más importante en 2014 y asegurarse por participar en la primera ronda del Mundial una cifra que no será menor a US$ 10 millones, estiman en la AUF. Ese dinero llegará en partidas que corresponden a premios y gastos de preparación para el Mundial.

El beneficio es para toda la estructura de la AUF, la del mundo perfecto de la selección y la del vetusto fútbol local, que será recompensado con parte de los millonarios ingresos que generó la selección. La misma que algunos dirigentes cuestionan por estos días, por el alto costo que significa para la Asociación.

Los clubes recibirán el 50% de las utilidades de la Asociación.

En 2010, después del Mundial, cobraron casi US$ 200 mil cada una de las 20 partes iguales en las que se reparten las ganancias. De cara al Mundial, sucederá lo mismo. Deducidos los gastos, pagados los premios a los jugadores, que son socios con la AUF, las instituciones recibirán una buena parte del dinero que ingresa a la sede de la calle Guayabo, pero tampoco resolverán lo que las instituciones no saben solucionar por sus propios medios.
El Mundial también planteará para la selección y para Tabárez un desafío muy particular: intentar repetir o mejorar lo que consiguió en 2010.

El entrenador tiene la ventaja de que dispone de la experiencia de haber trabajado un largo período con los mismos jugadores. Sabe, porque lo hizo en 2010 y 2011, previo al Mundial y a la Copa América, que cuando los jugadores comiencen a llegar a Montevideo para entrenar el último mes en el Complejo de la AUF en la preparación para el Mundial, que debe bajar las cargas para aquellos jugadores que llegarán de una temporada extenuante. Que evitará concentraciones largas y desgastes que provocan muchos amistosos. Al mismo tiempo, los dirigentes intentarán recaudar y aprovechar a generar muchos partidos ya que las selecciones mundialistas estarán cerca de Uruguay (o en Uruguay).

El sorteo

El azar determinará el 6 de diciembre el recorrido de los celestes en Brasil 2014. Tabárez no irá al sorteo debido a que se someterá a una cirugía en la columna, pero concurrirán todos sus colaboradores: los asistentes Celso Otero y Mario Rebollo, el profe José Herrera, además del gerente deportivo Eduardo Belza y el neutral Donato Rivas.

El primer objetivo de la delegación celeste será encontrar el Kimberley de Sudáfrica. Kimberley fue la base de operaciónes de Uruguay, que tuvo bajos costos porque el gobierno local cubrió parte de la preparación celeste. Además, estuvo ubicado en un lugar geográfico estratégico y le permitió a los celestes disfrutar del Mundial sin sufrir el estrés de las sedes mundialistas. La AUF ya recibió ofrecimientos muy buenos, dijeron a El Observador.

La aspiración de la gerencia deportiva es montar el campamento de Uruguay en el medio de Brasil (Brasilia o Belo Horizonte) para disminuir los tiempos de desplazamiento. Están seguro que evitarán el caos de San Pablo.

La posibilidad de permanecer en Uruguay está descartada. La FIFA exige que durante elMundial las selecciones estén en el país anfitrión. Uruguay ya comienza a vivir los preparativos para el Mundial.


Populares de la sección

Comentarios