El sueño del pibe: de Youtube a la NFL

Un noruego que nunca en su vida había visto un partido de fútbol americano, subió un video a Youtube mostrando sus habilidades; lo contrató un equipo de la NFL y debutó como una estrella

Si fuera una película de Hollywood, muchos la desecharían por poco creíble. Pero pasó de verdad, y es una de las historias del día en el fútbol americano de Estados Unidos: el noruego Havard Rugland, el joven que nunca en su vida había visto un partido de fútbol americano, pero que gracias a un video posteado en Youtube (y a su increíble puntería) se convirtió en una sensación de la NFL. El fin de semana tuvo su debut, y como no podía ser de otra manera fue con gloria.

Todo comenzó en 2012, cuando Rugland posteó un video en Youtube bajo el sobre nombre  “Kickalicious”, mostrando sus increíbles habilidades con el pie: pateaba  de taco un balón de fútbol americano y le embocaba a un tacho de basura, le acertaba de chilena y desde media cancha a los palos, o apuntaba desde 40 metros a un amigo arriba de un bote en el mar y tampoco fallaba.

El video fue una sensación en Youtube (un millón de visitas en pocas horas, y cuatro millones en estos días). Y obviamente, aparecieron miles de escépticos que hablaban de una gran edición. No se quedaron en esa los grandes medios de EEUU, que de inmediato vieron una historia asombrosa y comenzaron a entrevistarlo.

Kickalicious sorprendía a todos: ¿Cómo podía un novato, que reconocía que nunca en su vida había visto un partido de fútbol americano, llegar a la NFL? Es más: el noruego comentaba en una entrevista con NBC que nunca había tomado contacto con uno de los famosos balones ovalados hasta que marzo de 2011 se compró uno por internet. Después todo transcurrió casi simultáneamente: su equipo amateur de fútbol en Noruega lo echó, y viendo de casualidad por TV el Superbowl 2012 se le prendió la lamparita: ¿por qué no llamar la atención en Youtube?

Los directivos de los New York Jets vieron enseguida el combo: talento y una historia magnífica. Lo contactaron e invitaron a un campus de entrenamiento.

No duró mucho en nueva York, quizás porque los  gurúes lo subestimaban: una cosa es patear un video con un amigo en el fondo de tu casa, y otra es hacerlo frente a un estadio con miles de personas gritando. Pero los que no se quedaron en el preconcepto fueron los Detroit Lions, que arremetieron por el ya no tan ignoto noruego. Como todo pateador de la NFL, lo único que tenía que hacer en las tres horas de partido era entrar a la cancha cuando le tocara, patear la pelota y embocarle a los palos.

Rugland mostró su talento, y se ganó su lugar. Firmó contrato, empezó a firmar autógrafos, y definitivamente se transformó en celebridad, mientras aún intentaba aprender las reglas y conocer a sus compañeros, que si bien para él eran desconocidos, son los ídolos de decenas millones de personas.

Hasta que, finalmente, este domingo hizo su ansiado debut: entró dos veces a la cancha en el partido ante los mismos Jets que lo habían desechado, y tuvo dos patadas de 50 yardas, de las más difíciles. Acertó las dos de forma perfecta. El estadio rugió en un solo grito y los compañeros se lo llevaron en andas.  Como en las películas.

Ahora tiene otro capítulo: ganarse el lugar de titular, donde compite contra David Akers, un veterano con más de 15 años de experiencia. Para eso tiene los próximos tres partidos de pretemporada. Lo mejor de todo, es que la historia de Hollywood parece recién estar empezando.

Kickalicious original

Populares de la sección

Comentarios