El sueño de Bruno Fitipaldo

Fitipaldo, producto genuino de Malvín y que ya ganó la Liga Uruguaya en 2009, asumió un papel protagónico y es uno de los motores del azul que va por su tercer título

La historia de Malvín tuvo en 2006 un punto de inflexión: desde entonces, cuando ganó su primera Liga Uruguaya de Básquetbol, se transformó en un protagonista en todos los torneos y en las últimas cinco temporadas, incluyendo la que está en curso, llegó siempre como mínimo a semifinales.

Desde el miércoles estará en el Palacio Peñarol definiendo ante Aguada el playoffs semifinal y, como se transformó en una costumbre de los últimos tiempos con la camiseta azul, allí estará el base Bruno Fitipaldo.

“El objetivo desde que arrancó esta temporada siempre fue ganar el campeonato. Ahora estamos en una etapa en la que tenés que jugar mejor que en la serie anterior, porque sino vas para afuera”, dijo el jugador a El Observador.

Consultado acerca de lo que se viene, manifestó: “Aguada tiene un jugador desequilibrante y su básquetbol gira en torno a él. Sabemos que los tiros los va a tomar él y eso será imposible impedirlo; lo que tenemos que hacer es bajar sus porcentajes de cancha. De todas formas no nos podemos detener solo en él, esto es un juego de equipo”.

Sobre el camino que recorrió el equipo en esta temporada, señaló: “La temporada regular que hicimos no fue buena. No resultó como queríamos. Arrancamos bien, pero después no rendimos en la medida de lo que esperábamos y para lo que habíamos trabajado”.

Sobre el playoffs de cuartos de final que disputaron ante los macabeos, al que vencieron 3-2, precisó: “La serie con Hebraica Macabi fue muy pareja. Nos cruzamos muy temprano en los playoffs, por eso sorprendió que uno de los dos se fuera tan rápido”.

Consultado acerca de la presencia de los azules otra vez en esta instancia, precisó: “Es raro que Malvín esté otra vez en la definición del campeonato si mirás la historia del club, pero por la actualidad que vive la institución es el lugar que le corresponde. Creo que hubiera sido extraño ver las semifinales sin Malvín. Pero aquí se ve un trabajo diferente desde que llegó Pablo (López) al club, se miró a largo plazo y los dirigentes realizaron una gran apuesta económica. La clave pasa por el trabajo en serio que se realizó, que nada queda librado al azar y la continuidad”.

Fitipaldo es exigente y autocrítico. “Hasta ahora tuve una temporada buena, pero me hubiera gustado ser más regular. Porque tuve partidos muy buenos, pero también de los otros. La clave es ser regular. Creo que a veces influye la edad (en agosto cumple 22 años) y estar fuerte sicológicamente en los momentos más difíciles, como por ejemplo si arrancás mal el primer cuarto no me tengo que bajonear. Eso tengo que mejorar”.


Populares de la sección

Comentarios