El siguiente desafío: 21 kilómetros

Comienza la temporada de media maratón, una distancia que cada vez tiene más adeptos y que genera una mayor movida tanto a nivel de firmas deportivas como en entrenamientos

Cada vez son más los corredores aficionados uruguayos a los que los que les quedan chicos los 10 kilómetros de las carreras callejeras y se animan ir por la siguiente distancia: los 21 kilómetros.

Ya sea por correr más o para buscar nuevos retos personales, los atletas han respondido en buen número a participar en media maratón, lo que llevó a que la Confederación Atlética del Uruguay (CAU) organice un campeonato de esa modalidad, que este domingo tendrá su primera etapa de la edición 2015 con la 3a Corré Montevideo.

“Cada vez crece más”
Hasta hace unos años, eran muy pocas las carreras de media maratón y mucho menos las de maratón. Pero la explosión de las carreras callejeras de hasta 10K, llevó a que cada vez más corredores pasen al siguiente nivel y se larguen a correr los 21K.

Y de a poco comenzaron a aparecer pruebas. “El año pasado hubo cuatro carreras en que compitieron más de 1.200 corredores en media maratón. El mercado cada vez crece más. La gente se va pasando a mayores distancias”, indicó a El Observador el presidente de la CAU, Pablo Sanmartino.

La explicación del desarrollo de estas pruebas de fondo es clara: “Se da porque la gente quiere tener nuevos desafíos, se van pasando a más distancia porque quieren nuevos retos personales”, explicó el titular de la CAU.

Para correr este tipo de carreras se requiere una mayor preparación. No es como en las carreras cortas, donde un competidor con algunas salidas por su cuenta puede largarse a una 10K.

“Ahora, además, hay como una conciencia del entrenamiento, de que hay que entrenar con más tiempo. Y hay muchos entrenadores capacitados. Hay más conocimiento”, indicó Sanmartino. “Hoy en día se sabe que se puede correr la distancia pero hay que entrenar, no como antes que se largaban y la mitad de la gente abandonaba porque no llegaba”.

Las marcas también corren
El auge de estas distancias también ha hecho que las grandes firmas deportivas internacionales se vuelquen hacia ellas. En América del Sur, Nike dejó atrás las pruebas de 10K y desafió a los corredores a ir por los 21K, como ocurrirá por primera vez este año en Uruguay.

En tanto, Adidas desembarcó en el país para ser el principal auspiciante de la Maratón de Montevideo, que además de los 42K tendrá el Sudamericano de 21K el próximo 26 de abril.

“Adidas por ejemplo se instaló en Uruguay exclusivamente para apoyar la distancias largas, en una política a nivel mundial. Es más, van a traer a Uruguay un calzado especialmente para distancias largas, lo que antes no existía”, contó Sanmartino.

“Y lo de Nike fue clarísimo en cuanto el movimiento de 10 a 21K”, agregó. “A las empresas le sirve para promocionar productos nuevos y más técnicos para estas distancias”.

Un corredor de fondo tiene más gastos, acordes a la mayor exigencia. Por ejemplo, un entrenamiento mínimo de maratón lleva 12 semanas con unos 1.500 kilómetros totales y el de 21K se puede hacer en ocho semanas si se tiene una base de carreras 10K. Eso, para los atletas más exigentes, requiere dos pares de championes para preparar los 42K y un par para la media, a los que se le suma otro  para el día de la carrera.

A todo eso, se le debe agregar la preparación con un profesor, más otros implementos como los geles o alimentos energéticos para entrenar, bebidas isotónicas y más.

Los corredores a los que ya les quedan cortos los 10K tendrán en este año por lo menos cinco pruebas de 21K en el calendario de la CAU. Por el Campeonato (ver cuadro) habrá tres en Montevideo y una en Durazno, más la del día de la Maratón de Montevideo. “Hace cinco años había una. Y ahora hay cinco al mejor nivel, con servicios y remera. Eso está bueno porque hace que haya más gente en estas distancias”, dijo Sanmartino.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios