El show de Diego Rolan

Con tres goles del 9, Defensor Sporting goleó 4-0 a Bella Vista y sigue en la parte alta de la tabla

El desparpajo de Diego Rolan cambió el partido. Hasta que el delantero de Defensor Sporting se iluminó, la tarde en el Franzini transcurría cansina, sin emociones... Incluso con mejores intenciones de Bella Vista.

Es más: un remate de Abisab, otro de Torito Rodríguez y un taco del argentino Luna que  encendió los aplausos por el gesto técnico porque la jugada careció de efectividad, son los momentos más destacados antes de que Rolan iniciara su show.

Cuando los partidos están amarrados se necesita un toque de magia. Transcurrían 24 minutos y Rolan decidió que era la hora. Transformó una caricatura en una obra de arte. Pasó la pelota por encima de Pilipauskas y corrió hacia el arco. Se enfrentó al golero y remató cruzado. Golazo, el primero de tres que convirtió para que Defensor obtuviera una victoria contundente y él se llevara la pelota para la repisa.

Ese gol fue lo único que marcó la diferencia en el primer tiempo. Porque futbolísticamente, Bella Vista continuó -y profundizó- la ofensiva sobre el arco de Irrazabal. De ahí al final, el papal llegó seis veces (Peinado marcó el empate, anulado por offside) contra dos de los violetas.

Pero en el arranque de la segunda parte, otra vez Rolan y la fantasía. Cuando el número 9 recibió el largo pase de Ramón Arias, hasta el rock and samba dejó de zangolotearse. Rolan domó la pelota y ante la salida del golero Martínez se la tiró por arriba. Ahí, en los pies del pibe de 19 años, estuvo la distinción.

Cualquier reacción del visitante se terminó de inmediato. En las tribunas y después de una nueva ocasión de Rolan que el golero le atajó, comenzaron a mofarse de Danubio que ya perdía frente a River: “Me parece que el Danu se pa’ la B...”.

Martínez, el golero de Bella Vista, aún estaba mareado. Ignacio Risso le escamoteó el balón afuera del área y se lo cedió a Rolan, para que con un toque suave marcara su hat trick.

Más adelante Arias recogió el balón en el área después de un tiro libre para sellar la victoria 4-0.

Luego, el despropósito. Laens le protestó a Hernández que éste se burlara con una doble pisada y Haibrany Ruiz fue más allá: lo levantó por el aire con una patada que le valió la expulsión. Residuos de un partido que abrió Rolan.





Populares de la sección

Comentarios