El show del MotoGP desde adentro

Referí estuvo en el GP de Termas de Río Hondo y vivió la experiencia del mundial
El ruido de los motores, agudizar la vista para ver pasar los bólidos, el aroma a aceites y combustibles, los gritos de los hinchas... Una cosa es ver el MotoGP, la principal competencia de motociciclismo, por TV, donde se puede observar el show y todos los detalles vuelta a vuelta, y otra es vivirlo desde adentro, donde se perciben sensaciones únicas.

Referí tuvo la oportunidad de presenciar el Gran Premio de Termas de Río Hondo de Argentina, invitado por ESPN, y vio in situ cómo funciona el circo de la máxima velocidad sobre dos ruedas.

Por cuarto año consecutivo, el circuito ubicado en la provincia de Santiago del Estero recibió a los mejores motociclistas en la que fue la segunda etapa de las 18 que forman parte del campeonato mundial.

Embed

Desde el jueves, los principales pilotos, el italiano nueve veces campeón Valentino Rossi, el dueño del título vigente Marc Marquez y quien lidera el campeonato, Maverick Viñales, ambos españoles, entre otros conductores de MotoGp y la categorías previas Moto2 y Moto3, llegaron a las pruebas previas.

Pero desde días antes comenzó la intervención para que el espectáculo llegue al mundo con los mismos estándares de calidad de cada etapa. Dorna (ver apunte) es la empresa española a cargo de todo el show, desde el transporte de los elementos de cada equipo, desde las motos a las cubiertas, así como todos los materiales necesarios para la producción televisiva, desde cámaras a monitores, y otros detalles típicos de cada carrera, como los safety cars, la atención a la prensa y más asuntos a tener en cuenta para que todo sea perfecto.

La primera tarea que realizan es el cableado con fibra alrededor del circuito, que tiene un recorrido total de 4,8 kilómetros. Luego se colocan las cámaras, con un detalle: el camarógrafo de cada curva es el mismo que en años anteriores estuvo en ese mismo sector y que ya sabe lo que debe filmar.
El viernes comienzan las pruebas de pista de las tres categorías, el sábado son las clasificatorias y el domingo las carreras.

Se encienden los motores


El sábado, durante las pruebas de MotoGP, Referí ingresó a la pit lane walk, un paseo que se hace por la zona de boxes, frente a la pista, en donde los equipos muestran las motos y las promotoras reparten afiches de los competidores.

Los fanáticos que hicieron el recorrido coparon el sector de Yamaha para intentar ver la 46 del gran ídolo en Termas de Río Hondo, "il Dottore" Rossi, pero estaba tapada.

Tras bambalinas, en el espacio entre la parte de atrás de los boxes y las carpas de cada equipo, es un desfile de aficionados con la credencial para llegar a esa zona. También pasan las promotoras de los distintos equipos, a quienes le piden para sacarse fotos, así como varios pilotos y mecánicos –el 75% de ellos son italianos, según Dorna–, y muchos operarios que suelen utilizar pequeñas motos para ir de un lugar a otro.

La tarde sigue con la última clasificatoria y con la invitación para ver pasar las motos de MotoGP desde cuatro puntos interiores del circuito. Lo que más impresiona es la velocidad, que ese día llegó a un máximo de 314 kilómetros por hora, así como el zumbido que dejan.

La actividad del sábado se termina con la conferencia de prensa de los mejores clasificados. Marc Marquez fue quien hizo el mejor tiempo y quien recibió la mayoría de las preguntas, las que se hacen solo en inglés y se responden en ese mismo idioma, lo que causó un poco de molestia de algunos periodistas por entender que en una etapa de Sudámerica deberían hablar en español.

Embed

Tras la comparecencia a los medios, en la que está absolutamente prohibido filmar con celulares, el piloto español se fue muy tranquilo por la sala de prensa, un tremendo espacio de unos 50 metros lleno de mesas, monitores y periodistas de varias nacionalidades, con mayoría de españoles e italianos.

El domingo era el día más esperado por los aficionados, que coparon Termas de Río Hondo (ver apunte), así como varios campings y casas cercanas al circuito que se ubica a 6 kilómetros de la ciudad.

La actividad comienza con el Moto3, la categoría de pilotos más jóvenes. Referí pudo acceder a la pista en el momento previo a la largada, cuando ingresan todos los pilotos y sus mecánicos para aprontar los últimos detalles antes de que comience la carrera.

Luego suena una chicharra y todos se retiran rápidamente para ver el arranque de la prueba con la nariz contra el tejido. Entre los presentes estuvo Valentino Rossi, quien observó atento a los pilotos del equipo que tiene en ese nivel y en Moto2, el Sky Racing Team by VR46.

El sonido de las motos acelerando para largar es impactante, como una combinación de truenos y rugidos que ponen los pelos de punta.

Tras la prueba de Moto2, llega el plato fuerte, la carrera de MotoGP, en la segunda etapa del año.
Las gradas están repletas. Hay una tribuna Valentino Rossi, teñida de amarillo, y una tribuna Marc Marquez. Como en el fútbol, los aficionados cantan y aplauden cada vez que las motos pasan frente a ellos.

Desde la curva 1, donde Referí observó la carrera, se ven venir las motos por la recta principal. Demoran pocos segundos en hacer el tramo, pasar y seguir de largo.

Embed

En una de las primeras vueltas, Marquez pierde el control y se va al piso. Festejan los fans de Rossi que cantan "un minuto de silencio" para el catalán. Luego, en el mismo lugar, cae Dani Pedrosa, compañero de equipo de Marquez. Más festejos.

La carrera tiene a Viñales en punta, lejos, y la lucha de Rossi para superar a Cal Crutchlow y quedarse con el segundo lugar a falta de pocas vueltas para el final, logrando el 1-2 para Yamaha, lo que desató la locura de los fans del piloto italiano.

Pese a no haber logrado el triunfo, Valentino tuvo un agradeciemineto para sus hinchas: se paró frente a la grada, hizo sonar su motor y los saludó. Un recuerdo imborrable.

La cifra


167.398 fueron las personas que sumados los tres días de competencias fueron al Gran Premio Termas de Río Hondo, 22% más que en 2016.

Rossi, un argentino más en Río Hondo


15de06 rossi AFP 2 col.jpg

Termina la carrera, Yamaha festeja el 1-2 de sus pilotos y en la vuelta de honor Valentino Rossi invita a su compañero Maverick Viñales a que sonría para una de las cámaras que lleva sobre su moto, en una especie de "selfie televisiva" que luego será una de las imágenes del Argentina GP 2017.

El italiano de 38 años es el dueño del show del MotoGP y lo sabe. Y en Argentina, donde llegó a los 350 grandes premios en su carrera, recibió el cariño de los fans locales, quienes lo idolatran.

El sábado, tras una de las pruebas, los aficionados esperaron que saliera desde el box a la carpa de su equipo. Cuando salió, sus hinchas lo siguieron a través de un pasillo armado con vallas -el único piloto al que se le armó esa contención-, y antes de entrar a su carpa se detuvo y, con una sonrisa, firmó autógrafos mientras le sacaban fotos.

"Rossi para MotoGP es como Ferrari para la Fórmula 1. Con un problema, Rossi un día se va a acabar como piloto y uno cree que Ferrari va a seguir por muchos años más o por siempre", dijo a Referí Martín Urruty, periodista de ESPN MotoGP.

"Recuerdo que en 2014 fue la única vez que Valentino fue a comer al centro de Termas porque ni él mismo se imaginaba lo que iba a pasar. Y cuando se dio cuenta que estaba comiendo y que la gente había cortado la calle esperando que saliera del restorán, tuvo que salir en un patrullero, con la Policía, porque no lo iban a dejar salir", agregó.

Una ciudad tomada por los fanáticos


15de06 fanaticos AFP 2col.jpg

Como en una procesión, miles de aficionados de las motos deportivas llegaron a Termas de Río Hondo para presenciar el MotoGP y de paso hacer ruta con sus máquinas.

Desde el viernes, el centro de la ciudad de 44 mil habitantes quedó colmado por motoqueros que por la noche hicieron rugir los motores de sus motos.

Como en una escena de la saga Rápidos y Furiosos, pero con motos en vez de autos, los motoqueros lucieron sus máquinas en un clima de armonía colectiva.

La música electrónica, el cuarteto y la "cumbia cheta" uruguaya, fue la más escuchada en una plaza repleta, donde no faltó el fernet en vasos de a litro y la cerveza.

Durante tres días, la ciudad termal, cuyo turismo habitual es el de personas mayores que llegan a disfrutar de las cálidas aguas, se puso el traje de MotoGP.

Hoteles y campings se vieron desbordados y los lugareños aprovecharon para alquilar habitaciones de sus hogares.

En los comercios, todo tenía que ver con las motos. ¿Camisetas de fútbol? Ninguna. El merchandising no oficial de los equipos y pilotos fue el que predominó en los comercios, con remeras, gorros, llaveros, pins y más artículos referidos al MotoGP, que tuvieron como los más se comercializados los que correspondían a Valentino Rossi, también ganador en ventas.

Dorna mueve el circo de las motos


15de06 dorna 2 col.jpg

La carrera de MotoGP, la última del domingo, no había terminado pero en el "backstage" de Termas de Río Hondo los equipos y operarios ya estaban desmontando sus boxes y armando los paquetes.

Es que el Mundial de Motociclismo es un gran circo itinerante y el tiempo debe ser aprovechado al máximo para los traslados de una etapa a otra.

Además de la TV, Dorna, propietaria de los derechos del MotoGP desde 1992, traslada todos los implementos que hacen al espectáculo, lo que implica un gran trabajo de logísitica.

Por ejemplo, entre circuito y circuito desplaza entre 310 y 330 toneladas de cargamento. De ese total, 210 toneladas son de las motos de las tres categorías, las que son prototipos, es decir, no se consiguen a nivel comercial, por lo que deben ser cuidadas al máximo para no tener inconvenientes.

Las 100 toneladas restantes son de materiales de televisación, cámaras y monitores, así como los carteles de publicidad, sistemas de relojes y coches de seguridad.

Para mover todo ese material se requieren de cuatro aviones jumbos Boeing 747 Freighter, mientras que para ir hastas los aeropuertos se deben movilizar 45 camiones desde los circuitos a las respectivas terminales aéreas.

La logística de Dorna


  • 330. Son las toneladas de cargamento que moviliza Dorna entre un circuito y otro. Son 18 fechas en la temporada.
  • 45. Son los viajes que se debe hacer en camiones entre circuito-aeropuerto-circuito.
  • 4. Jumbos Boeing 747 se utilizan para desplazar la carga entre una etapa y otra.
  • 84.300. Son los kilómetros que realiza por temporada cada uno de los aviones.
  • 10.245. Son los kilómetros que realiza por temporada cada uno de los camiones.
  • 26. Personas viajan en cada avión de carga: 6 de Dorna, 5 de la compañía aérea y 15 operarios de cada circuito.

Acerca del autor