El sexo no es tabú en la selección

¿Los jugadores pueden tener relaciones sexuales durante el Mundial? El cuerpo técnico celeste sostiene que confía en el plantel y que depende del tiempo libre que dispongan

Se viene el Mundial. Tiempos de largas concentraciones y, más allá de lo deportivo, por estos días un tema recurrente suele filtrarse en las preguntas a entrenadores: la vida sexual de los jugadores durante la Copa del Mundo, lo que está relacionado con la presencia de las esposas, novias y familias de los integrantes del plantel.

A lo largo de los Mundiales, varios entrenadores han tenido distintas ideas al respecto (ver cuadro). Algunos han sido partidarios del aislamiento total de futbolistas, y otros proclives a la convivencia con las familias.

Sobre la vida sexual de los jugadores también hay distintas bibliotecas. Están quienes consideran el sexo como algo negativo para la actividad deportiva, mientras que otros lo ven como algo normal, incluso algunos futbolistas, como el brasileño Romario, han llegado a recomendarlo.

¿Y Uruguay?

El cuerpo técnico de la selección uruguaya no tiene “nada definido” sobre cómo tratarán estos temas en el Mundial de Brasil, debido a que consideran que todo dependerá de los huecos que queden en una agenda apretada, con viajes, entrenamientos, partidos, conferencias de prensa, descansos y más.

“Nos vamos manejando de acuerdo al tiempo libre que disponemos. En una Copa del Mundo tenemos muy poco tiempo”, dijo a El Observador el profesor José Herrera, ayudante de campo el maestro Óscar Tabárez. “Hay momentos en que los jugadores tienen una convivencia con la familia, como pasó en Sudáfrica, unas pocas horas, pero específicamente en el tema del sexo no hay ninguna recomendación, salvo del tiempo que disponen”, agregó.

En el cuerpo técnico de la celeste consideran que el tema de la vida sexual de sus futbolistas “para nada” es importante. “Yo sé que es un asunto que vende, por eso si hay algún tipo de declaración repercute por todos lados”, expresó Herrera. “Pero nosotros nos manejamos de esa forma: si hay momentos para estar con la familia, bienvenidos, pero es muy difícil. Es algo excepcional, podrá ser una media tarde o un medio día, pero no creo que podamos en esta oportunidad”.

El ayudante de campo de la selección indicó que en el actual proceso los médicos han tenido charlas con los jugadores, “pero no exclusivamente del tema”. “Sí del cuidado personal, las precauciones que hay que tener, de la recuperación”.

“En un campeonato del mundo hay que estar  100% concentrados en los partidos y en la convivencia con el grupo”, destacó.

Una Copa del Mundo tiene un trajín agotador para los futbolistas, quienes deben enfocarse en lograr el mejor rendimiento, dijo el asistente de Tabárez. “Un Mundial se hace cada cuatro años y los jugadores lo juegan dos o tres veces en su vida, los privilegiados que lo pueden hacer. Es un momento de concentración y de apuntar todas las baterías”.

Yo sé que es un asunto que vende, porque hay algún tipo de declaración repercute por todos lados. Nosotros nos manejamos de esa forma: si hay momentos para estar con la familia, bienvenidos, pero es muy difícil”. José Herrera. Preparador Físico de Uruguay

Confiar en el profesionalismo.

Para el psicólogo Gabriel Gutiérrez, director del Consultorio Psicológico del Deporte, quien hasta 2011 trabajó en el proceso de  Tabárez, hay diversos enfoques. “La psicología del deporte en este tema no es tajante, ‘’sexo si o sexo no en las concentraciones’”, dijo a El Observador.

“Lo que más me convence es aquel que confía en el profesionalismo del jugador y deja librado a su conciencia y experiencia la libertad de tener sexo o no previo o durante un evento, por más importante que este sea”, expresó.

No hay recetas únicas.

El psicólogo considera que no hay recetas únicas debido a que no hay “cerebros ni cuerpos únicos”. “La sexualidad no afecta por igual a todos los deportistas”, comentó. “Algunos confiesan que les hace muy bien tener sexo la noche previa y otros están acostumbrados a no tener relaciones y no lo conciben como algo positivo, porque es un pensamiento cargado de dudas o culpa, entonces lo descartan”, detalló.

Sobre este tema, el especialista cree que a los jugadores jóvenes se les puede brindar un “asesoramiento informativo” para que luego decidan su comportamiento. “Obviamente que un Mundial, por ejemplo, no es un momento para nada adecuado para hacer experimentos”.

Con respecto al sexo previo a la competencia, Gutiérrez es tajante: “Sería una falta de respeto significativa subestimar la inteligencia del fútbolista profesional -ni que hablar de quien forma parte de una selección como la nuestra- ya que sabe muy bien por autoconocimiento qué le favorece hacer y qué no para desarrollar eficazmente su potencial. Ya lo han demostrado, y seguramente volverán a hacerlo en pocos días”.

“La sexualidad no afecta por igual a todos los deportistas. Algunos confiesan que les hace muy bien tener sexo la noche previa y otros están acostumbrados a no tener relaciones”. Gabriel Gutiérrez. Ex psicólogo de Uruguay

La familia, “una motivación”.

Para Herrera, antes de los partidos “es imposible” que los jugadores compartan momentos con sus seres queridos. “A veces hay una separación entre un partido y otro que permite una convivencia, que la han tenido en algunas oportunidades, pero en casos excepcionales. Porque durante la Copa del Mundo, o estamos concentrados preparando partidos, jugando, o viajando. Prácticamente estás siempre conviviendo con el resto de los futbolistas”, indicó.

Herrera recordó la experiencia del Mundial de Sudáfrica, en el que la selección concentró en Kimberley, ciudad alejada de las sedes. “Viajábamos a los partidos el día previo, terminaba el encuentro y volvíamos a la concentración”, comentó. “Y en Brasil va a ser similar. No creo que la convivencia con la familia se pueda dar, va a ser muy difícil. Veremos”.

De todos modos, para Herrera la presencia de familiares es “algo importante”. “Si da para tener momentos que puedan estar con sus familias, es una motivaciónmás”.

Asimismo,  Gutiérrez considera que para los jugadores es “positivo” tener cerca a familiares. “La psicología del deporte no tiene una opinión única puesto que eno hay experiencia científica al respecto, en todo caso son tendencias conductuales para comparar”, explicó a El Observador.

Gutiérrez destacó que equipos han logrado triunfos y fracasos aplicando posturas antagónicas. “Se torna muy difícil medir los alcances de cada opción, casi es una tarea imposible, pero de todos modos podemos pensar sobre el tema para razonar lo que en definitiva no pasa demasiado por la razón, sino, en este caso, más por el cuerpo y el corazón”.

Sobre los beneficios que brinda que los jugadores estén cerca de sus seres queridos, el expsicólogo de las selecciones uruguayas considera que “son bastante tangibles en cuanto a la contención afectiva”. “El deportista siente cerca a sus seres queridos, quienes representan los afectos más primarios y lo que es más importante, los incondicionales, los que estarán sí o sí pase lo que pase. Ese valor no es cuantificable en absoluto, pero sí muy importante. Digamos que, en cierto sentido, para el deportista lo más importante del mundo está ahí, en el mismo lugar: su pasión y su familia, su trabajo y sus seres queridos. ¿Qué más puede pedir?”, comentó.

Saturación emocional.

Pero la presencia de familiares también puede traer problemas. “Algunos deportistas pueden llegar a sentir, depende de la personalidad de cada uno, cierta saturación emocional, y si tiene un perfil de mucha influencia sobre su familia, algo bastante común en el futbolista uruguayo profesional o de élite, podría eventualmente, generar una tensión extra, en el sentido de estar pendiente , de manera inconsciente, de que justamente sus seres queridos estén bien, seguros, cómodos”, señaló Gutiérrez.

“Pece más tentadora la idea de que mejor sería que estuviesen solos, aislados, concentrados, y con la certeza de que sus seres queridos, aún estando lejos, están bien, apoyando desde la distancia, es verdad. Pero nos perderíamos lo otro, la contención y el poder de la cercanía. El placer de que están ahí, la seguridad de que están ahí”, explicó.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios