El seven va por la hazaña

Los Teros VII disputan el preolímpico de Mónaco buscando la última plaza para Río 2016

Los Teros VII tienen el sábado la prueba más importante de su historia. Así como suena de grandilocuente, es real: el seleccionado de juego reducido uruguayo disputa la clasificación final a los Juegos Olímpicos, en la vuelta de la ovalada a la competencia de los aros tras 82 años.

No hay un desafío mayor en el pasado. Quizás se pueda decir los Mundiales de Seven, o los últimos dos Panamericanos, pero no llegan ni de cerca a la trascendencia mundial que tendrá el torneo de Río 2016, que marcará un mojón histórico para el deporte.

Es que el rugby, y en especial el seven, dará uno de los pasos más importantes de su historia al competir en Río, un torneo en el que 11 equipos ya tienen asegurada su presencia. Queda un solo boleto, y 16 equipos que pelearán por él.

Uruguay no llega como candidato. Pese a ser animador en los últimos años del segundo escalón del seven internacional, ha peleado entre el 20° y el 24° puesto, por lo que meterse entre los mejores 12 sería casi una hazaña.

Pero además, la Unión de Rugby del Uruguay tomó una difícil decisión este año: optar entre la competencia de XV y la de seven. Es que este sábado el XV también se jugará un partido clave en su competencia anual ante España, por la Nations Cup (ver nota aparte), y el grueso del plantel celeste está allí.

La cantidad y calidad de competencia sobrepasó en este año la capacidad del rugby uruguayo, siempre en la necesidad de hacer equilibrios entre el XV, el seven, los juveniles y la competencia de clubes nacional e internacional. De esa manera, en este año se tomó la decisión política de priorizar el XV y los clubes, con lo que el seven quedó en un segundo plano. En ese sentido, el seven cayó en el peor momento en el análisis de la URU.

Detrás de esa decisión hay una cuestión económica y política: el desarrollo del rugby uruguayo hoy se encuentra mucho más vinculado al XV que al VII. La World Rugby es la pata principal del dinero que recibe la URU–como ocurre con todos los países del segundo y tercer escalón del rugby mundial-. Y esa inversión se da en su abrumadora mayoría en el XV. Del seven se encargan los comités olímpicos nacionales. En ese sentido, Uruguay paga el precio de tener un Comité Olímpico con un trabajo mucho menos profesional que la propia URU. En un año clave para posicionarse entre los 20 mejores del mundo en XV, la URU optó por eso en lugar de un torneo que, aún yendo con el mejor equipo, no era favorito por esas escasas 12 plazas.

Pero allí están Los Teros. Compitiendo y buscando la hazaña. Y a pesar de todo, Uruguay termina yendo con un equipo interesante a Mónaco: además del capitán Gabriel Puig, hay un par de jugadores que se destacaron en los últimos tiempos en los selecciones seven (Mauro Daverio, Eugenio Plottier, Sebastián Schroeder, Mateo Tortorella), otros de XV (Santiago Gibernau, Joaquín Dellacqua, Fernando Bascou) y varios de los mejores jugadores de la última selección M20 (Tomas Inciarte, Lucas Duran, Felipe Etcheverry, Juan Manuel Cat, Santiago Gibernau, Iñaki Ormaechea, Luis Zeballos). Eso sí, carece de competencia, ya que este equipo nunca jugó junto, ni siquiera en la temporada de verano de Seven. Y tampoco participó de torneos previos, como el Seven de Roma, donde participaron varios de los rivales de este fin de semana.

Los Teros VII no tienen presión de ser campeón, y ni siquiera de llegar a semifinales, a diferencia de otras veces. Y eso se puede transforme en una ventaja, ante rivales que han hecho de esto el punto angular de su temporada, como Canadá, Chile, Zimbabwe o Hong Kong.

"El equipo técnicamente está limitado, el hecho que tenga solo tres forwards en el equipos e ve trasladado en dos cambios menos", reconoce el DT Diego Rodríguez a Referí desde Mónaco. "Los forwards no pueden jugar de tres cuartos así que tendremos que rotarlos entre ellos. En la parte anímica el equipo progresó bastante, y en el juego también. El objetivo es que los chicos lleguen lo mejor posible y que los jugadores de la m20 sobre todo puedan medirse con muchos de los jugadores de seven del mundo y ver para que están en un futuro", agrega el tucumano, entrenador del seven uruguayo desde el arranque de este año.

Sobre los rivales, Rodríguez indicó: "Canadá es el más duro sin duda, con mucha experiencia en el circuito. Alemania tiene un equipo con experiencia y jugadores muy veloces y fuertes. Sri Lanka puede llegar a ser un equipo de nuestro nivel a priori. La idea es que volvamos fortalecidos de la parte individual, que cada jugador haya evolucionado".

LOS PARTIDOS CELESTES

Los celestes tendrán una exigente serie, aunque no la más difícil (la B, con Canadá, Alemania y Sri Lanka), lo que le deja las chances abiertas a clasificar a cuartos, a donde ingresan los dos mejores de cada serie. El grupo más duro es el A, donde se eliminarán Zimbabwe, Samoa, Tonga e Irlanda. En el B jugarán Rusia, Chile, Marruecos y Túnez, y en la D, Hong Kong, España, México y Corea del Sur. Uruguay debuta a las 6:44 ante Canadá, a las 10.21 enfrenta a Alemania y cierra el primer día a las 13.14. Las dos jornadas van en vivo por FOX Sports.

JUEGAN LOS TEROS XV

Además del seven, Los Teros XV juegan la jornada del sábado desde la hora 10 de la mañana uruguaya ante el combinado de España en el cierre de la Nations Cup de Rumania.

Tras dos derrotas (26-24 ante Italia A y 0-40 ante Rumania), Los Teros van por un triunfo clave, ya que una derrota significará perder el 20º puesto mundial a manos de los españoles.

El partido del conjunto celeste va a la hora 10 de Uruguay y se podrá ver en vivo por DirecTV.


Populares de la sección