El semillero de Beckham

El empresario uruguayo Carlos Molinari creará una escuela de juveniles en Miami para surtir al equipo del inglés en la MLS

David Beckham anunció en Miami la presentación de su equipo de fútbol que jugará en la MLS (Major League Soccer), revolucionó la ciudad y despertó el interés del empresario uruguayo Carlos Molinari por organizar una escuela de futbolistas juveniles que surta de talentos al equipo del inglés.

“La idea es desarrollar un proyecto como ya lo hicimos en Montevideo, Bélgica e Indonesia, que tenga un espíritu social y que provea de futbolistas al equipo de Miami”, contó Molinari a El Observador.

Molinari tiene experiencia. Fue presidente de River Plate y vicepresidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) en la década de 1990. “Impulsados por el boom futbolístico que hay en este momento en Miami, nos hemos vinculado a un importante grupo económico para llevar adelante un proyecto independiente y, a través de amigos comunes, vincularnos al de Beckham”, agregó.

La inversión será “varias veces millonaria” y se financiará con un “importante aporte de capital” y patrocinadores, porque “acá hay más posibilidades de tener espónsores”, indicó Molinari desde la ciudad estadounidense. Como ejemplo dijo que entre 2008 y 2013 se invirtieron casi US$ 2 millones anuales en el convenio que trajo a Uruguay a las selecciones juveniles de Indonesia.

Ahora la idea es “más ambiciosa” porque va a contar con “campamentos en América Latina” para detectar talentos, a los que se le brindará “educación, alojamiento y atención sicológica para transformar a los muchachos desde el punto de vista social”. En Europa “los chicos que juegan al fútbol provienen generalmente de clase media, no tienen demasiados problemas, mientras que en Uruguay, por ejemplo, tienen fallas en la formación social”.

La supervisión técnica de la escuela estaría a cargo de un entrenador uruguayo. “Nosotros hemos trabajado con muchos que son exitosos, como Víctor Púa, Jorge Fossati, Fernando Morena, Sergio Markarian y César Payovich”, dijo Molinari.

El límite de edad para los candidatos “es el económico”, puesto que “a los 18 años ya es tarde para formarlo”. Lo ideal es entre 14 y 15 años, “por algo Barcelona fue a buscar a Messi cuando tenía 11”.

Llevar juveniles a Miami “no implica sacárselos a los clubes de origen, sino que éstos van a enviar futbolistas y recibirán dinero por una futura transferencia o un muchacho con menos carencias; lo que buscamos principalmente es insertarlos en el equipo de Beckham”. El scouting se hará también en clubes de Uruguay, “y con el primero que voy a hablar es con mi equipo, River Plate”, dijo Molinari. La movida arrancará en junio, después del Mundial de Brasil. “Estamos buscando lugares para instalarnos en las afueras de Miami porque la ciudad es caótica. Hay dos o tres posibilidades”, señaló.

“Miami es una ciudad de fácil acceso y cualquiera llega en tres o cuatro horas. El fútbol nunca tuvo la relevancia que tiene en Chicago o Washington. Es un deporte de tercer o cuarto orden detrás del básquetbol, béisbol y fútbol americano. Pero desde que Beckham compró la matrícula del fútbol, el revuelo es importante y todo el mundo está expectante dónde será el estadio y cómo se conseguirán los boletos”.

Molinari trabaja con los juveniles de Visé, un equipo de Bélgica, donde tiene el apoyo del técnico de la selección belga. Y entre 2008 y 2013, lideró el convenio que firmó la AUF con Indonesia, por el que los juveniles asiáticos compitieron en el Campeonato Uruguayo de Cuarta y Quinta división. l


Fuente: Juan José Díaz - twitter.com/diazjuanjose

Populares de la sección

Comentarios